13.7 C
General Villegas
viernes, 21 febrero, 2020

IMPUESTOS: FRACASÓ EL TRATAMIENTO Y CRECE LA TENSIÓN ENTRE KICILLOF Y CAMBIEMOS

Tras dos días de intensas negociaciones, con cruces y acusaciones entre la oposición y la Gobernación, las negociaciones para intentar aprobar la ley Impositiva terminaron ayer en un rotundo fracaso, lo que produjo un pico de tensión política entre Juntos por el Cambio y el gobernador Axel Kicillof, que ahora se vio obligado a insistir con el proyecto pero a través de Diputados, lo que no ocurrirá hasta al menos la segunda semana de enero.

El proyecto había comenzado a ser tratado ayer, pero la sesión fue pospuesta para hoy, lapso en el que se generó una negociación que finalmente no prosperó cuando los senadores opositores, que tienen una mayoría de 26 a 20 que les permite bloquear iniciativas, hicieron uso de ese número: se negaron a bajar al recinto, lo que terminó por impedir el tratamiento.

El eje del debate fueron las alícuotas del 75% a las categorías más altas del Impuesto Inmobiliario -rural y urbano- que según Juntos por el Cambio no solo es «excesivo» sino que afecta de modo «dramático» a la clase media. Para Kicillof, en cambio, esa postura es una «mentira» que esconde un «extorsión» política, ya que los opositores «nunca quisieron negociar».

«Estamos ante una situación penosa y una actitud irresponsable de la oposición. La actitud de ayudar a un nuevo gobierno les duró 9 días, nos dejaron una Provincia arrasada y no ayudan, sólo buscan un oportunismo político», dijo Kicillof en una conferencia de prensa junto a la vice Verónica Magario y al presidente de Diputados, Federico Otermín.

Unos minutos antes, en la Legislatura, el intendente de Vicente López, Jorge Macri, que ofició de vocero de la oposición, había dicho que «no diremos que sí a un 75 por ciento, a algo que supere la inflación» porque es «excesivo» y afecta de modo «dramático» a la clase media». También se quejó de los incrementos del Ingresos Brutos a categorías «productivas».

En cifras

La controversia encierra una cuestión de cifras. Según Juntos por el Cambio, el aumento en el inmobiliario tal como fue planteado por el gobierno afectaba a 2,6 millones de contribuyentes. Admitió que en las negociaciones  entre la noche de esa jornada y el viernes el gobierno había aceptado cambios pero que igual impactaba en un millón de contribuyentes, por lo que no dio su apoyo.

Kicillof rechazó con énfasis ese argumento: «Planteamos un aumento en promedio similar a la inflación, no menor ni mayor. Pero los propietarios de propiedades más ricas pagan más porque los que menos tienen pagan menos que la inflación». Reiteró que la alícuota del 75% afecta solo a 200 propiedades rurales y que el 94% del Urbano pagaría un aumento anual de hasta 7500 pesos.

El gobernador dijo que son «son personas que pueden pagarlo» y que si lo hacen de contado  tendrán un descuento del 20%, lo que lleva el nivel al 54%, lo que reclama la oposición, que no quiere ninguna suba por encima de la inflación. Además, sugirió que detrás de la negativa de la oposición existe un intento de presión por el reparto de cargos en empresas y organismos del Estado.

«Este gobernador no aceptará extorsiones para aprobar leyes», redondeó  y acusó a la oposición de que «nunca quiso negociar porque «querían este hecho políticos, que ustedes (por los periodistas estuvieran ahí» y yo tenga que explicar». En ese sentido, además, sugirió que detrás de la actitud de la oposición hay una presión para quedarse con cargos que constitucional o tradicionalmente le corresponden en empresas y organismos del Estado.

En contraste, la oposición había asegurado que no votará incrementos por encima de la inflación, es decir del 54.6% de promedio porque eso sería desproteger a «nuestros contribuyentes».

Cómo sigue

En ese marco, Kicillof anunció que enviará «un nuevo proyecto» a la cámara de Diputados, lo que implica un nuevo llamado a sesiones extraordinarias, ya que el actual expiró hoy. Si se tienen en cuenta feriados, es difícil que ese tratamiento ocurra antes del 6 de enero.

Dio por hecho así que se abrirá una nueva negociación, aunque el punto crítico volverá a ser el Senado. Respecto al accidentado inicio de relación con la oposición en esa cámara, señaló que «no hay que preguntarse qué vamos a hacer con el senado sino que va hacer el Senado con nosotros».

Dejanos tu comentario

Por favor ingresá tu comentario
Por favor ingresa tu nombre