23.9 C
General Villegas
lunes, 18 noviembre, 2019

Julieta Agüero: «Que la justicia haga lo que corresponde»

¿Qué hay detrás de la reyerta de la semana pasada en barrio La Trocha? Amenazas con arma de fuego, una brutal golpiza a un menor de edad (que terminó con 10 puntos en la cara), denuncias varias y un conflicto que puede terminar mal si la Justicia no toma cartas en el asunto 

 

Julieta Agüero es una de las protagonistas de la gresca que tuvo lugar en barrio La Trocha el pasado viernes 1° de noviembre y que involucró a cerca de 20 personas. Como consecuencia de la batahola un hombre de 71 años resultó herido y dos mujeres fueron imputadas en una causa caratulada «Amenazas y Lesiones Leves».

Una de esas mujeres es Julieta Agüero, quien visitó los estudios de FM Actualidad para dar su versión de los hechos y para responder a las denuncias que se hicieron en su contra.

«Esta chica Belén Campos (la otra imputada) dice que la golpeamos mi mamá y yo, lo cual no es verdad. Ellos (Belén Campos y otros miembros de su familia) fueron a mi casa por un problema que hubo con mi sobrino a la salida del boliche: lo agarraron Adrián Campos (hermano de Belén Campos) alias «el Poroto» y Maximiliano Vilches y le pegaron con una manopla. Le destrozaron la cara y le rompieron la boca. Tiene 6 puntos por dentro y 4 por fuera. Cuando lo terminan de golpear le dijeron que era un mensaje para mí. Por supuesto que hicimos la denuncia, mi hermana y mi cuñado (los padres del menor agredido) la hicieron», declaró Agüero.

Según sus palabras el problema se remonta a un episodio entre Vilches y su propio hijo (menor de edad): «Maximiliano Vilches amenazó a mi hijo de 16 años con un revólver. Esto fue hace un mes atrás. Me acerqué a su casa para hablar. Con su padre no se puede hablar, pero con su madre sí. Él ya es mayor y hace lo que quiere. Yo lo denuncié y él tomó represalias contra mi familia, contra mi sobrino. Ellos dicen que el problema venía por un casco, por una moto, y a mi familia eso le molestó porque a mi sobrino de 17 años le destrozaron la cara. Ya estamos cansados», afirmó.

En esa denuncia efectuada contra Vilches, Agüero mencionó que éste vendía drogas y eso habría enfurecido al denunciado.

Y luego añadió: «Cuando le pedí explicaciones de por qué le pegaron a mi sobrino, Adrián Campos reconoció que le había pegado porque estaba alcoholizado y con efecto de drogas. Después terminó diciendo que lo había mandado Maximilino Vilches. No se puede seguir así porque va a terminar mal. Doy la cara porque sé que son todas mentiras las que dijeron, doy la cara porque da bronca: mi sobrino no puede ni siquiera comer y ellos andan paseándose por todos lados. La Policía actúa como tiene que actuar, pero las decisiones las toman allá arriba en Trenque Lauquen. El juez y el fiscal son los que toman los decisiones».

¿Qué pasó el día de la pelea?

«Ellos ingresaron a mi casa. Joan Orozco, que es primo; el padre de ellas, Ramón Campos; Belén Campos; Melanie Campos y Adrián Campos. Tengo pruebas de que ellos estaban en mi casa con fierros y amenezando.Belén Campos hizo amenazas sobre mi casa: me dijo que la iba a prender fuego, que no me iba a quedar nada, que me iba a morir calcinada con mis hijas adentro. Mi papá reaccionó y les dijo que se vayan. Tenían una botella de vidrio: Adrián Campos la rompió y Belén Campos la tiró hacia mi papá, abriéndole la cabeza», detalló Agüero.

«Todo el mundo conoce a esta gente. Ellas son las famosas ‘Cholitas’. Cuando andaban en banda agarraban a los menores, les pegaban, los robaban y nunca pasó nada. No hay que tenerles miedo porque sino ellos siguen haciendo lo mismo. Estas chicas cuando eran menores de edad se cansaron de hacer cosas. Quemaron una casa y no pasó nada. Hacen barbaridades en el barrio. Uno no puede decir nada porque sino ellos toman represalias. Nosotros reaccionamos como familia: cuando le vimos la cara a mi sobrino los queríamos prender fuego. No voy a negar la impotencia que teníamos, estábamos muy enojados», agregó.

Agüero dijo no tener miedo, pero teme por su familia: «El temor es por mi hijo y mi sobrino. Ellos son adolescentes, tienen que ir al colegio y tienen que salir a hacer sus actividades. No por esta gente los voy a tener encerrados. Espero que no los molesten más. Esperemos que la Justicia tome las medidas que corresponde. A nosotros como familia nos da bronca e impotencia porque estos chicos le pegaron a un menor, lo dejaron tirado, todo roto y después andan por la calle como si nada hubiera pasado. Alguien los tiene que parar», concluyó.

 

 

Dejanos tu comentario

Por favor ingresá tu comentario
Por favor ingresa tu nombre
Este sitio esta protegido por reCAPTCHA y laPolítica de privacidady losTérminos del servicio de Googlese aplican.