5.9 C
General Villegas
martes, 15 octubre, 2019

La tormenta arrasó con todo

Hubo voladuras de techos, plantas arrancadas de raíz, poste de alumbrado y telefonía derrumbados y pérdidas millonarias en los campos. Agua, granizo e intensas ráfagas de viento castigaron la zona con una crudeza sin igual.

Un impresionante temporal azotó, en la madrugada de ayer, a varios pueblos de nuestro distrito. Un feroz granizada, abundantes precipitaciones y violentas ráfagas de viento (que algunos vecinos no dudaron en calificar como ?cola de tornado?) afectaron a las localidades de Banderaló, Bunge, Piedritas y Santa Eleodora.

El temporal fue tan violento que causó enormes destrozos y pérdidas materiales, aunque afortunadamente no hubo que lamentar heridos. Se volaron techos, las plantas fueron arrancadas de raíz, postes de alumbrado y telefonía derrumbados y hasta un camión se dio vuelta por la fuerza descomunal del viento.
En la zona rural provocó pérdidas cuantiosas: arrasó con la siembra y en algunos campos no dejó ni siquiera comida para la hacienda.
El evento climático tuvo lugar ayer, entre las 5 y las 6.30 (dependiendo la zona).
Rubén Cenizo, de Bomberos Voluntarios de Bunge, detalló que el viento ?al que describió como ?de tipo remolino?- ?voló dos techos y provocó muchos destrozos. Estamos sin corriente, hay plantas caídas y arrancadas, también arrancó los postes de alumbrado y telefonía, y voló las chapas del galpón del ferrocarril. Incluso ha corrido camiones?.
En Banderaló afectó la zona comprendida entre dicha localidad y el camino del Meridiano V, que parecía estar completamente nevado pero, en realidad, estaba cubierto por las piedras que cayeron en gran cantidad.
En Santa Eleodora también se registraron voladuras de techos, así lo informó Marcelo Servera: ?Levantó techos de casas. La mitad del techo todavía no lo hemos encontrado. La piedra ha dejado un desastre. Dicen que no ha dejado ni siquiera comida para la hacienda. Hasta volteó un carro con cereal. Hay plantas tiradas. Parece que pasó una aplanadora?.
En la zona de la Estancia Los Baguales (también Santa Eleodora) rompió galerías de casas y arrancó plantas de raíz.
Teniendo en cuenta la violencia de este fenómeno climático hay que agradecer que no se haya registrado ni una sola víctima. La naturaleza volvió a dar una muestra de su furia y de su fuerza.

Dejanos tu comentario

Por favor ingresá tu comentario
Por favor ingresa tu nombre