16.7 C
General Villegas
domingo, 21 julio, 2019

Las aguas bajan turbias

Durante la 3° sesión ordinaria los concejales trataron muchos proyectos de diferente índole. Todos ellos fueron aprobados, por unanimidad o mayoría. Sin dudas, el que despertó más polémicas fue el relacionado con ABSA, su servicio y el aumento de tarifas. Hubo cruces interesantes y hasta se mezcló la política nacional.

 

El clima de campaña política ya empieza a sentirse con mayor intensidad en las sesiones del Concejo Deliberante. Cada vez son más frecuentes las “pasadas de factura”, las “chicanas políticas”, las críticas dichas como al pasar y los comentarios irónicos.

Antes de comenzar a tratar los asuntos del orden del día, se produjo la jura de Oscar Trojaola como concejal del Frente Renovador ante la licencia de la edil Laura Carelli.

La 3° sesión ordinaria contó con unos 20 asuntos entrados legislativos, y alrededor de 15 despachos de comisión. Todos los proyectos tratados por los concejales fueron aprobados, la gran mayoría de ellos por unanimidad y otros tantos por el voto de la mayoría. Sin embargo, y a pesar que en muchos casos había consenso y todos los bloques manifestaban su acompañamiento, se produjeron los inevitables “encontronazos”.

Uno de los proyectos que más debate generó fue el presentado por el bloque Movimiento San Martín, referido al aumento de la tarifa de ABSA. El mismo consistía en un pedido de informe para que la empresa brinde detalles acerca de la ejecución y proyección de obras de infraestructura en el Partido de General Villegas, así como también de la existencia (o no) de estudios de impacto ambiental que determinen el grado de contaminación existente producto de los colapsos de redes cloacales y la falta de agua potable. El proyecto también manifestaba un rechazo y preocupación por el aumento de las tarifas en distritos que no gozan de un buen servicio (como es el caso de General Villegas).

Susana Brime fue la primera en hacer uso de la palabra. Remarcó que el servicio de ABSA fue siempre muy deficitario y que la relación del municipio con la empresa históricamente no ha sido buena (incluyendo cartas documento y juicios). Manifestó su intención de que se retrotraiga el aumento tarifario sobre los distritos que no cuentan con agua potable o un óptimo tratamiento de líquidos cloacales (como es el caso de nuestro Partido) y pidió el acompañamiento de los bloques.

Por su parte Horacio Pascual dijo que se iba a abstener (posición que luego fue acompañada por todo el bloque del Frente Renovador) ya que además de ser concejal ocupa un lugar dentro del Directorio de la empresa interpelada. Si bien el ex intendente de General Villegas reconoció que el servicio brindado por ABSA no es óptimo, también destacó que todas las obras e inversiones realizadas desde el 2016 en adelante se lograron a partir del incremento tarifario.

“Tengo una idea de lo que ocurrió en ABSA y lo que ocurre ahora. Sufrí a ABSA como funcionario, pero en 2016 afronté el desafío de sumarme al directorio y no estoy arrepentido. Cuando tomamos la dirección de ABSA, el servicio de Villegas y de la Provincia estaba colapsado. Todos los kilómetros de cañerías que se cambiaron en la Provincia se hizo a partir de la actualización de la tarifa. sin el aumento no ase podrían haber hecho las inversiones que sí se hicieron. El sistema de cloacas de Villegas está complicado, la situación no es óptima, hay mucho por hacer, pero está la decisión del Directorio de ABSA y de la gobernadora de hacerlo. De hecho el Directorio de ABSA decidió intervenir en el tema del agua potable en Villegas con la planta de ósmosis inversa. Para los que no pueden pagar existe la tarifa social a la que pueden adherirse. Por eso les pido que hagan el esfuerzo porque ABSA va a traer soluciones a Villegas. Voy a trabajar para que de las canillas de Villegas salga agua potable”, argumentó Pascual.

Por supuesto, no tardaron en salirle al cruce.

Martín Micucci fue el primero: “El estado del servicio es desastroso. Hay un historial de conflicto por el mal servicio prestado. El agua no es potable, las cloacas están colapsadas, hay un cinturón de líquidos cloacales crudos que rodean el barrio El Cruce. s injusto el aumento por el mal servicio que brinda. Los aumentos son salvajes y no hay justificativo para esta empresa ni para el silencio de los gobernantes”, sostuvo.

Pablo Castagno, del bloque San Martín, también coincidió en que la contraprestación de la empresa es desastrosa: “Se empezaron a hacer obras, pero no se pueden pagar a cualquier costo. La inversión no justifica los aumentos retroactivos que se aprobaron. Hay que hacer fuerza para que este proyecto llegue a la Defensoría del Pueblo y a la Gobernación para que paren con los tarifazos, porque la gente no puede más”, dijo.

Susana Brime insistió en que la tarifa, en distritos como el nuestro, es injusta y que hay una “obligación moral de reclamar por un servicio básico”.

El agua -eje de este proyecto- se enturbió cuando se mezcló con la política. Los concejales del bloque de Unidad Ciudadana, Sol Fernández y Carlos Pardo, dudaron de la pertenencia partidaria e intereses políticos de Pascual y le apuntaron sus cañones: “Se nota que el concejal está incómodo: no se puede ser víctima o victimario. O se cambia de bloque y defiende a Vidal y a un gobierno de tarifas altas y sueldos bajos, o apoya este proyecto”, disparó Fernández. Su compañero de banca agregó: “Impresiona ver a un concejal opositor defendiendo con tanta vehemencia a la gobernadora. No me sorprende, porque integra el mismo espacio que votó el endeudamiento y el pago a los fondos buitres”.

Pascual retrucó: “No estoy incómodo. Nobleza obliga: cuando tenga que defender a Vidal lo voy a hacer, y cuando la tenga que criticar también lo voy a hacer. Si no hay tarifa no hay inversión. Además, la inversión prevista para el distrito supera por mucho lo que se recauda con la tarifa”, explicó.

Alicia Laino y Claudia Esain, concejales del interbloque oficialista, valoraron la actitud de Pascual de resaltar lo hecho por la gobernadora en materia de inversión y obras, y aprovecharon para criticar al kirchnerismo: “Venimos de un gobierno de tarifas bajas y cero inversión. Este es el costo que debemos pagar por un gobierno populista que no invirtió en agua, en energía, ni nada”, expresaron.

Finalmente el proyecto se aprobó por mayoría: todos votaron positivamente, con la salvedad del Frente Renovador que se abstuvo.

Otros proyectos importantes

Se aprobaron los siguientes proyectos:

  • Bloque MSM: imponer el nombre “Paseo de la Mujer” a la bicisenda/senda peatonal
  • Bloque MSM: regulación y unificación del precio de la garrafa de gas
  • Bloque UCR-Cambiemos: instalar un reductor de velocidad en cercanías de la Escuela 3 (calle Azcuénaga)
  • Bloque FR: instalar un cerco perimetral en el tanque del ex Molino Fénix
  • Bloque FR: pedido para incormporar más empleados en el Banco Provincia y mejorar la atención.
  • Bloque UCR-Cambiemos: pedido de bacheo ruta 188 (entre el km 382 y el km 398)
  • Bloque MSM: pedido para instalar un semáforo en la esquina de Berutti y Rivadavia
  • Bloque UCR-Cambiemos: pedido para instalar cestos de residuos
  • Bloque UCR-Cambiemos: otorgamiento de créditos municipales para emprendedores
  • DE: red de fibra óptica a dependencias municipales
  • Bloque MSM: creación del programa “Compro en Villegas” para fomentar el trabajo local.
  • Bloque FR: cubrir la vacante de inspector distrital

 

 

2 Comentarios

  1. Meriva, en su momento, debió hacer la denuncia en la comisaría de la mujer así le ponían una medida restrictiva a su victimario y no tenía que cruzarselo a cada rato.

Dejanos tu comentario

Por favor ingresá tu comentario
Por favor ingresa tu nombre