9.7 C
General Villegas
lunes, 14 octubre, 2019

Más cuidadosos que nunca

Así tenemos que ser los villeguenses. Cuando la ciudad se había tranquilizado con respecto a hechos delictivos, la inseguridad volvió. Esta vez con una nueva modalidad que preocupa a los vecinos y tiene a maltraer a la policía: los motochorros. Por si fuera poco, durante la mañana de ayer una pareja abrió un auto en pleno centro y se llevó documentación de su interior

 

“No hay que entrar en pánico ni asustar a la gente, pero tampoco podemos minimizar lo que está pasando”, había dicho el miércoles por la mañana el subcomisario Lucas Pereyra en RADIO ACTUALIDAD, respecto a los delitos que se vienen cometiendo en la modalidad motochorros.

Ese mismo día, a última hora de la tarde, hubo un intento de robo y otro que logró ser cometido, en la calle Rivadavia entre Parra y Panacea. La víctima fue una mujer que circulaba en bicicleta a la que le arrebataron la cartera del canasto, provocando su caída. Fue trasladada por Same al Hospital municipal y ayer debió ser trasladada a un centro de mayor complejidad, debido a que en la caída sufrió una fractura de rodilla en una de sus piernas, lo que transforma en Lesiones Graves lo que sólo era Leves en el primer momento de intervención policial.

Mientras desde el Gabinete Preventivo local y la DDI se trabaja en la investigación de estos hechos, que hasta el cierre de nuestra edición sumaban un total de cuatro, se conocía el robo de documentación del interior de un automóvil.

“Me bajé tres minutos para pagar una factura y dejé el auto sin llave. Cuando salí del lugar donde estaba, me dijeron que habían abierto el vehículo y la guantera, llevándose lo que había ahí”, le dijo Mariana Müller a RADIO ACTUALIDAD.

Ocurrió alrededor de las 11 de la mañana, en la calle Arenales entre Rivadavia y Castelli. “Me dijeron que era una pareja, que la mujer fue la que abrió el auto y entró. Por suerte no tenía nada de valor”, agregó la damnificada, mientras aguardaba ser atendida en la estación de policía local para radicar la denuncia.

La joven pidió la colaboración de la comunidad en caso de que la documentación a su nombre sea encontrada por algún vecino, pero fundamentalmente quiso contarlo para que estén alertas, ya que se están repitiendo situaciones de inseguridad preocupantes en cualquier momento del día. Evidentemente ni siquiera la luz natural intimida a quienes se mueven en la ciudad observando cada uno de nuestros movimientos, para aprovechar el mínimo descuido.

Dejanos tu comentario

Por favor ingresá tu comentario
Por favor ingresa tu nombre