12.2 C
General Villegas
miércoles, 19 junio, 2019

“No es para dar por pensado sino para dar a pensar”

70 años después del Congreso de Filosofía de Mendoza, la Comunidad está des-organizada

Por Marcelo Gullo, para Infobae

 

El 9 de abril de 1949,  en la Universidad Nacional de Cuyo, el general Juan Domingo Perón presentó, ante algunos de los más importantes filósofos del mundo, un texto -síntesis de base filosófica- sobre lo que representaba sociológicamente la tercera posición sostenida por su gobierno. El discurso leído por Perón pasaría a la historia en forma de libro: La Comunidad Organizada. Pero, es importante entender  -como el mismo Perón aclaró ese 9 de abril- que la Comunidad Organizada era para él tanto un modelo ideal a alcanzar como un plan en ejecución. Un modelo y un plan que él mismo había ideado, y que como Presidente de la Nación, estaba ejecutando.

Sin embargo, antes de adentrarnos en el recuerdo y el análisis, para que este no sea uno más de los tantos falsos homenajes a los 70 años de la Comunidad Organizada,  preciso es confesar entonces que ese ideal se evaporó en el tiempo y que la Argentina que Perón construyó se ha desvanecido. Porque la única verdad es la realidad y sólo la verdad nos hace libres, es preciso reconocer entonces que la Comunidad Organizada que pensó y construyó Perón junto con  el pueblo argentino ya no existe.

La Argentina industrial es tan sólo un recuerdo, uno de cada dos niños es pobre, cientos de miles de familias están destruidas, los caprichos se han transformado en derechos, el matrimonio no es más entendido como una misión sino como un contrato, la droga hace estragos en los sectores más pobres mientras los ricos se refugian en guetos cada vez más amurallados. Con honrosas excepciones, los dirigentes sindicales se han transmutado en empresarios. Los autodenominados militantes peronistas, en su inmensa mayoría, se han convertido en individuos bipolares que por un lado predican la doctrina de Perón y por el otro -con la excusa de un falso pragmatismo que debería ser llamado “puestismo”–apoyan a candidatos a intendentes, gobernadores, senadores o presidentes que son en realidad liberales o progresistas.
Dios es el gran ausente del discurso de los llamados (por los medios masivos de comunicación) dirigentes peronistas que han olvidado, o no quieren recordar, que el liberalismo y el progresismo son concepciones antropológicamente opuestas a la sustancia misma de la Comunidad Organizada.

Para Perón, la Comunidad Organizada como ideal a alcanzar encontraba sus raíces más profundas en Grecia y Roma. Sin embargo, aclaraba, su plena realización como modelo ideal perenne para los pueblos sólo había sido posible a partir de la rectificación del pensamiento greco-romano hecha por la fe y el pensamiento cristiano. La comunidad organizada pensada por Perón -como un plano que guiaba tanto su obra de gobierno como su propuesta para la organización de la vida en común no sólo de los argentinos sino de todos los iberoamericanos- era en definitiva el resultado  del encuentro  de las tres colinas: la Acrópolis, el Capitolio y el Gólgota. Era el resultado histórico,  querido por la providencia del encuentro entre, Atenas, Roma y Jerusalén, del encuentro entre la razón filosófica de los griegos, el pensamiento jurídico de Roma y la fe y doctrina cristiana que, al proclamar que todos los hombres era hijos de un mismo Padre y hermanos en Cristo,  extendió por primera vez el concepto de prójimo a toda la humanidad. Para Perón el cristianismo le dio a la persona aquello que los griegos sólo habían logrado intuir: la conciencia plena de que poseía un alma inmortal y que creado a imagen y semejanza de Dios era por consecuencia un hombre libre. Es en ese sentido que Perón afirma el 9 de abril de 1949 delante de los  más importante filósofos del mundo:
“La idea griega necesitaba para ser completada una nueva contemplación de la unidad humana desde un punto de vista más elevado. Estaba reservada al cristianismo esa aportación. El Estado griego alcanzó en Roma su cúspide. La ciudad, hecha imperio, convertida en mundo, transfigurada en forma de civilización, pudo cumplir históricamente todas las premisas filosóficas. Se basaba en el principio de clases, en el servicio de un ‘todo’ y, lógicamente, en la indiferencia o el desconocimiento helénico de las razones últimas del individuo.”

Sin embargo, aclara Perón, que de esas tres colinas será a la del Gólgota a la que le corresponderá realizar el aporte más sustancial porque es el cristianismo el que “hizo de la libertad -teórica y limitada hasta entonces- una posibilidad universal”. A partir de la conciencia del libre albedrío instaurada por el cristianismo no se podrá ya nunca más considerar al hombre como  juguete de los dioses, ni como un animal esclavizado por el impulso ciego de sus instintos,  ni como sujeto determinado por las fuerzas materiales surgidas  de la relación con los medios de producción. El cristianismo no será para Perón el opio de los pueblos sino la condición histórica necesaria para la liberación de los mismos. El cristianismo será para Perón la primera gran revolución, la revolución trascendente dentro de la cual se insertará la revolución justicialista como expresión política, adaptada a los tiempos,  de esa revolución trascendente inaugurada por el mensaje cristiano. Es en tal sentido que Perón afirma en Mendoza el 9 de abril de 1949:

“Una fuerza que clavase en la plaza pública como una lanza de bronce las máximas de que no existe la desigualdad innata entre los seres humanos, que la esclavitud es una institución oprobiosa y que emancipase a la mujer; una fuerza capaz de atribuir al hombre la posesión de un alma sujeta al cumplimiento de fines específicos superiores a la vida material  estaba llamada a revolucionar  la existencia en la humanidad. El Cristianismo, que constituyó la primera gran revolución, la primera liberación humana, podrá rectificar felizmente las concepciones griegas. Pero esa rectificación se parecía mejor a una aportación. Enriqueció la personalidad del hombre e hizo de la libertad, teórica y limitada hasta entonces, una posibilidad universal. En evolución ordenada, el pensamiento cristiano, que perfeccionó la visión genial de los griegos, podría más tarde apoyar sus empresas filosóficas en el método de éstos, y aceptar como propias muchas de sus disciplinas. Lo que le faltó a Grecia para la definición perfecta de la humanidad y del Estado fue precisamente lo aportado por el Cristianismo: su hombre vertical, eterno, imagen de Dios. De él se pasa ya a la familia, al hogar; su unidad se convierte en plasma que a través de los municipios integrará los Estados, y sobre la que descansarán las modernas colectividades.”

El cristianismo es para Perón la condición necesaria y la base sustancial que hace posible la libertad del hombre y de los pueblos cualesquiera sean las circunstancias que al hombre o a los pueblos les toque vivir. El cristianismo es para Perón la sólida verdad que le permitirá al hombre, armado con ella,  “desafiar cualquier mudanza” favorable o desfavorable. Es por eso que Perón afirma que con la “feliz revelación” aportada por el cristianismo:
“La libertad, expropiable por la fuerza antes de saberse el hombre poseedor de un alma libre e inmortal, no será nunca más susceptible de completa extinción. Los tiranos podrán reducirla o apagarla momentáneamente, pero nunca más se podrá prescindir de ella: será en el hombre una ‘conciencia’ de la relación profunda de su espíritu con lo sobrehumano. Lo que fue privilegio de la República servida por los esclavos, será más adelante un carácter para la humanidad, poseedora de una feliz revelación.”

El peronismo, antes de ser infectado por el neoliberalismo en la década de los 90 y por el progresismo en las primeras dos décadas del nuevo siglo, se planteó como una tercera posición superadora del liberalismo y del marxismo para la construcción de una Comunidad Organizada tal como Perón la había explicitado en aquel ya lejano 9 de abril de 1949. Sin embargo hoy esa idea fuerza ha sido abandonada por la dirigencia liberal y progresista que se ha adueñado del movimiento político creado por Juan Domingo Perón. El peronismo se ha transformado de un movimiento  de liberación nacional en un partido de administración colonial. En el más eficiente partido político para la administración colonial. Hoy la oligarquía financiera internacional tiene dos brazos, el neoliberalismo y el progresismo. Lo que es lo mismo que decir liberalismo de derecha y liberalismo de izquierda. Y la mayoría de la dirigencia peronista se ha entregado a uno u otro de los brazos de la oligarquía financiera internacional.

A setenta años de aquel  memorable  discurso de Perón en la Universidad de Cuyo la Argentina es hoy una comunidad desorganizada, sin Dios, sin trabajo y sin justicia.

El autor es politólogo y ensayista. Su último libro es “Relaciones Internacionales. Una teoría crítica desde la periferia sudamericana” (Biblos, 2018)

1 Comentario

Dejanos tu comentario

Por favor ingresá tu comentario
Por favor ingresa tu nombre

ÚLTIMAS NOTICIAS

Cuento del tío: Habrían estafado a vecino de Saboya en 250...

Así lo indica la información extraoficial, luego de que el teniente Damián Varas, a cargo del Puesto de Vigilancia de Villa Saboya, alertara a...