Logo
-
Nacionales
Información General

Ahora, ¿en qué se puede invertir?
Cambios. Todos los activos emergentes perdieron, pero en el caso argentino el castigo fue mayor por los déficits. El aporte del préstamo del Fondo Monetario.
En enero del 2018, los analistas financieros de los grandes bancos consensuaban un año 2018 tranquilo con tres características: 1) Buen crecimiento mundial, ya que EE.UU. y Europa aceleraban su ritmo y a eso se sumaba China, India, Rusia y Brasil empujando por encima del 2017, 2) La suba de tasa de interés en EE.UU. sería gradual, con un máximo de alza de 0,75% en la tasa de referencia de la Reserva Federal y la proyección de la tasa de 10 años en 2,80% y 3) El dólar con cierta lateralización y hasta depreciándose un poco.
Sin embargo, la sorpresa fue temprana. La tasa de 10 años del Tesoro de EE.UU. rápidamente tocó 3% y eso afecto a las posiciones de los inversores que habían elegido colocaciones en monedas locales de mercados emergentes. A lo largo de todo el mundo, desde la lira turca hasta el real o el peso argentino han sufrido depreciaciones y pérdidas (medidas en dólares) para los inversores.
El año en curso ha sido testigo de una fuerte recuperación del dólar después de la caída sufrida en trimestres previos: incide la expectativa de dos subas de tasas de referencia adicionales y que el proceso continúe dada la buena marcha de la economía basada en el empleo y otros indicadores de coyuntura. Es por eso que comenzaron a perder plata las apuesta de carry trade con monedas emergentes: India, Rusia, Brasil y Tailandia se dieron vuelta junto con otras monedas.

¿Dónde invertir ahora? Mientras se mantenga la volatilidad en los mercados es preferible obviar las monedas emergentes, en especial de Latinoamérica, y seguir priorizando el dólar y otras monedas en las que la tasa de interés subirá pronto como el euro. Sobre todo atento a que los primeros son mercados pequeños y el exceso de liquidez mundial tiene un impacto fuerte cuando estos fondos entran y también cuando se retiran.
Elegida la moneda, pasemos a los instrumentos: En bonos está claro que las tesorerías de países desarrollados tienen por delante más subas de tasas de referencia que hacen difícil que los recomendemos, y menos los más largos, ya que vemos a los bancos centrales tratando de subir la pendiente de la curva de rendimiento. Dicho esto, un bono de plazo corto de EE.UU., que rinde el 2,50% anual y de alta liquidez, es mejor que tener dólares atesorados.
En mercados emergentes priorizamos los créditos con grado de inversión y cortos (no más de 5 años). Los bonos high yield o de alto riesgo se verán afectados un poco más. La parte larga de la curva, si bien es la que muestra más atractivo en cuanto a rendimiento, también es la que estará más expuesta negativamente a subas de tasas.
Respecto de los commodities, en años con mayor crecimiento económico, la inflación es una consecuencia de ese proceso y las materias primas son activos duros que responden bien en momentos de aceleración de la inflación. Un caso especial es el petróleo, donde creemos que podría haber alcanzado un techo a corto plazo, luego del fuerte y reciente rally, la posibilidad que la OPEP y Rusia incrementen su producción y que la mayor oferta del shale oil norteamericano continúe. A esto se suma el ?gentil? pedido de Trump a la OPEP para que aumente la producción.
La reversión en el flujo de fondos que sucedió a partir de febrero produjo un severo ajuste en acciones de emergentes y sobre todo de Latinoamérica, en una región en la que además de Argentina, tanto México (por su proceso eleccionario) como Brasil (huelgas y elecciones sin un fuerte candidato a la vista) se encuentran bajo presión. Nos gustan las empresas de gran capitalización bursátil y del Dow Jones, índice para el cual le estimamos un recorrido de hasta 10% en un plazo de un año dada la fortaleza de las ganancias luego de la reforma fiscal. Entre los sectores, el tecnológico se encuentra en una clara tendencia alcista y las financieras deberían beneficiarse del mayor spread de tasas de interés. Por ahora no aumentaremos posición en petroleras y acciones que compiten con la tasa de interés, como empresas de elevados dividendos o conservadoras como utilities o consumo no discrecional.
Vayamos a la Argentina. ¿Lo peor ya pasó? En materia económica y en especial de mercados en donde la política se mezcla con lo financiero, nunca conviene apresurarse en pensar que un determinado proceso terminó porque depende de la información nueva que pueda llegar a darse y su incorporación a los precios de los activos.
El mercado local se ha visto sacudido en mayo por diversos factores. Aunque el escenario internacional haya sido la justificación con la suba de tasas de interés que empezó a darse en diciembre, o la mayor aversión al riesgo de los operadores en febrero, gran parte del impacto que afectó a la Argentina es por la debilidad estructural en materia de déficit fiscal y de cuenta corriente que se viene arrastrando desde varias décadas.
Hay que tener en cuenta que el humor de los mercados en nuestro país no solamente depende de los deberes bien hechos o mal hechos por el Gobierno, sino que también impacta lo que ocurre en otros mercados y economías mundiales. Y la coyuntura global nos está invitando a invertir de manera más cautelosa en un ambiente más volátil que antes, aunque no necesariamente negativo. Las grandes dudas se centran en un panorama relativamente desalentador en el corto plazo, con restimación del crecimiento al 1,3% y de la inflación minorista al 27,3% para este año, según el consenso privado medido por el REM.
Pero el que no arriesga no gana. Ya pasó la corrida cambiaria y se dio un proceso de depuración de los activos argentinos como hacía mucho no se veía, y tenemos además el anuncio del acuerdo con el FMI por un monto de 50 mil millones de dólares y la posibilidad de ser reclasificado como mercado emergente por MSCI. El escenario luce enrarecido, pero ahora las alternativas de inversión para beneficiarse en el largo plazo son numerosas y están al alcance de todos, aunque los riesgos persisten.
La incertidumbre sobre las tarifas de servicios públicos fue uno de los drivers que terminaron afectando a los precios de los títulos públicos. Por si esto fuese poco, ahora los problemas políticos en Brasil suman más preocupaciones.
Ahora bien, ya aprobado el préstamo del FMI, entendemos que una condición sine qua non será que Argentina deberá ajustar su déficit fiscal, estimado en 2,7% para éste año y una meta 1,3% en 2019 (baja 0,9 puntos porcentuales). Equilibrio fiscal primario en 2020 y superávit de medio punto en 2021. Entendemos que esta reducción sería una combinación de magro crecimiento más reducción del gasto. Hay que ver cómo será la flotación del dólar y si seguirá devaluando con traslado a la inflación. En ese caso parte del gasto real sería licuado. Caso contrario, si el peso se mantiene o se fortalece, el ajuste mostrará un costado más recesivo. Es importante entender hacia dónde vamos para poder decidir en qué sectores invertir. Por supuesto, si el 20 de junio somos reclasificados como emergentes, eso podría ser una ayudita para las acciones. Y si el compromiso del FMI y otros organismos y el plan de reducción del gasto público es ?implementable?, entonces los bonos podrían tener una ayudita.

Para un inversor local tolerante al riesgo, un portafolio de inversión de cara al mediano plazo podría resumirse en un 22% de acciones y el resto en renta fija. La misma podría estar distribuida en un 33% en pesos y el 45% restante en dólares. El peso argentino fue la moneda que más se devaluó, con un 44% desde inicios de diciembre, por lo que gran parte de la esperada corrección en el tipo de cambio ya se dio. Entre las alternativas en pesos sugerimos concentrarse en el vencimiento de Lebac de julio, así como en el bono atado a la tasa de política monetaria y algunas otras alternativas atadas al CER como el TC21 y TC25. En dólares recomendamos Letes a agosto, así como los Bonar 2020 y 2024. Entre las acciones sugerimos Cablevisión, Banco Macro, Grupo Financiero Galicia, Holcim Argentina y Ternium Argentina. 

Esta nota no tiene comentarios
  • IMPORTANTE: DIARIO ACTUALIDAD - El nombre de las noticias no tiene responsabilidad alguna sobre comentarios de terceros, los mismos son de exclusiva responsabilidad del que los emite. DIARIO ACTUALIDAD - El nombre de las noticias se reserva el derecho de eliminar aquellos comentarios injuriantes, discriminadores o contrarios a las leyes de la República Argentina.
  • Nombre:

  • Email:

  • Comentario:


El sitio está optimizado para ser visualizado en los siguientes navegadores:
Mozilla FirefoxMozilla Firefox
OperaOpera
Internet Explorer 7Internet Explorer 6 o superior