Logo
-
Zonales
Información General

MUJERES EMPRENDEDORAS

Susana Kreutz presenta "Con algo de ingenio"
Dialogamos con otra mujer emprendedora de nuestra ciudad, que comercializa sus creaciones en la Feria de Artesanos, en algunos locales y por internet.

 Susana Kreutz tiene 46 años, y aunque a lo largo de su vida vivió mucho tiempo alejada de su Villegas natal, en lugares como Colonia Catriel, Rincón de los Sauces y Neuquén, volvió a nuestra ciudad para instalarse y criar a su hijo de 9 años.

           
Inicios
            "Empecé con las manualidades hace mucho tiempo, reciclando cosas que tenía en mi casa. Trabajaba en relación de dependencia y quería hacer algo para mí -recuerda- Comencé con las chapitas de las latas de gaseosa, las cuales recolectaba con mi hijo, que era muy chiquito. Había un depósito en donde se guardaban las cientos y cientos de latas que se recolectaban de los boliches, y allí íbamos nosotros a conseguir chapitas".
            Aunque las carteras y monederos que hacía con las chapitas no tenían mucha demanda, dice, su confección le tomaba muchísimo tiempo y trabajo. "Las hervía, las enderezaba y después las tejía al crochet. Mucho no se vendía, porque nadie valoraba ese trabajo"
            Lo suyo es totalmente autodidacta. Nadie le enseñó a tejer.Lo que sabe lo aprendió leyendo, mirando, preguntando, tejiendo, destejiendo y volviendo a tejer.
 
            Otros caminos
            Un día Susana, que trabajaba como administrativa en una agronomía, decidió renunciar debido a algunos problemas de salud. Era la época del Mundial, hace tres años. "Tejí 80 gorros al crochet. Necesitaba hacer algo y las manualidades eran como una terapia para mí", recuerda. Fabricaba de a 7 gorros por día, los publicaba en internet, recibía pedidos, y hacía diseños personalizados. Tejía y tejía.
"Con algo de plata que tenía ahorrada decidí comprar lonas y probar hacer otra cosa. Tenía algunos pocos conocimientos de costura, gracias a mi mamá, y contaba con su máquina y con una mía, más chiquita", dice. Gracias a algunas indicaciones de su vecina modista, Susana confeccionó su primer bolso, al que le puso un broche con imán, ya que todavía no había aprendido a colocar cierres. "Ese primer bolso se lo vendí a la maestra de mi hijo, Patricia Noia. Que lo usó muchísimo y le dio muy buen resultado".
"En 2014 la municipalidad brindaba ayuda a los micro emprendimientos y la primera vez que participé en una feria intenté llenar mi stand con todo lo que encontraba: gorros, posavasos hechos con Cd´s, y objetos de porcelana de una amiga, que me los había prestado para decorar. La gente quería sus jarritas y tazas de porcelana, pero no compraba lo mío. Vendí sólo lo de ella. Al poco tiempo se realizó otra feria, en el parque. En esa oportunidad llevé ocho bolsos, algunos de ellos hechos con corbatas. Como notarás, me gusta lo que es un poco loco y original. Decoré el stand con corbatas. ¡La gente quería comprarme las corbatas y no los bolsos!", recuerda con una sonrisa.
De a poco, Susana empezó a vender algún que otro bolso, fue haciéndose conocida en el circuito de artesanos, y la gente le pedía su tarjeta. Contactó a Marianela Piñas, una amiga, y le comentó su idea de comenzar a fabricar bolsos en cantidad. Ella la apoyó enseguida y juntas trabajaron sin cesar durante todo el verano. "Marianela sabe mucho de diseño y combinación de colores, y me daba muchas ideas. Lo más complicado fue aprender a poner los cierres, que comprábamos por metro para abaratar costos. Hicimos un stock de alrededor de 60 bolsos, mochilas y cartucheras", nos cuenta.
Para la siguienteferia, Susana pidió dos stands, los cuales llenó completamente con sus bolsos, mochilas y cartucheras. Las ventas mejoraron y empezó a recibir llamados de diferentes librerías, que querían comercializar sus productos, a los que llamó "Con algo de Ingenio"
 
Manos a la obra
Cuando terminó el verano y comenzaron las clases, Marianela no pudo seguir ayudando a Susana, por lo que ella debió ingeniárselas para organizarse con la confección de los pedidos y el tiempo que le demandaba la atención de su hijo.
            Las diferentes materias primas las compra en Villegas, a excepción de alguna que otra tela, que consigue en Buenos Aires. Cose en una habitación pegada a su casa, lo cual le permite trabajar de noche sin molestar a su familia.
"Hoy hay muchísima gente que hace bolsos, y es necesario usar el ingenio y la imaginación para hacer diseños que se destaquen", afirma.
            "Hace dos años realicé un curso de bolsos que dictaba Walter Cassano, que no tiene ningún problema en compartir todos sus conocimientos, y a quien considero un gran amigo y una excelente persona. Gracias a él aprendí muchas cosas que no sabía, y me ayudó a atender diferentes detalles", destaca. 
            "Otras personas que me ayudan son Doris Álvarez, una amiga, que a pesar de tener mucho trabajo se las ingenia para darme una mano. Mi mamá, que hilvana y cose botones. Petty Millán de Eguren, que es una especie de talismán de la suerte en todas las ferias, ¡no falla nunca!; Teresa Álvarez, que me ayudó a aprender a usar mi máquina de coser, dándome una mano sin cobrarme un centavo. También estoy muy agradecida con la gente que elije mis productos, y con mis amigas y conocidas, que colaboran con mi emprendimiento, aportando telas e ideas", dice.
           
El día a día
El año pasado Susana envió algunos de sus productos a Neuquén y cada tanto manda a Rosario. De a poco, fue viendo como su emprendimiento tomaba fuerza y ganaba terreno. Hoy Susana comercializa sus creaciones en cuatro librerías, un kiosco, en la Feria de Artesanos y a través de su cuenta de Facebook.
            Carteras, bolsos, cartucheras, mochilas, lonas y bolsas de compras plegables son sólo algunas de las cosas que Susana elabora.
 
           
            Lo más duro de encarar un emprendimiento propio de este tipo, dice, es la falta de continuidad en las ventas, "Hay meses en los que vendés más y otros en los que no. En cualquier caso, no se puede vivir sólo de esto. Además de lo que hago, trabajo como administrativa por hora en algunos comercios".
            "Lo positivo es la gente buena que vas conociendo. Me parece bárbaro que todos se animen a mostrar lo que hacen. El hecho de que seamos muchos, genera una sana competencia en la que todos nos esforzamos por mejorar y diseñar productos originales", afirma.

Esta nota no tiene comentarios
  • IMPORTANTE: DIARIO ACTUALIDAD - El nombre de las noticias no tiene responsabilidad alguna sobre comentarios de terceros, los mismos son de exclusiva responsabilidad del que los emite. DIARIO ACTUALIDAD - El nombre de las noticias se reserva el derecho de eliminar aquellos comentarios injuriantes, discriminadores o contrarios a las leyes de la República Argentina.
  • Nombre:

  • Email:

  • Comentario:


El sitio está optimizado para ser visualizado en los siguientes navegadores:
Mozilla FirefoxMozilla Firefox
OperaOpera
Internet Explorer 7Internet Explorer 6 o superior