Logo
-
Zonales
Información General

MUJERES EMPRENDEDORAS

Mate amargo, arte popular
Dialogamos con María Rosa Cognigni sobre el exitoso emprendimiento familiar que inició hace un año.

 Lo que comenzó como un hobby, se convirtió tiempo después en un emprendimiento que la mantiene ocupada gran parte del día y en el cual participa toda su familia. La protagonista de esta historia es María Rosa Cognigni, tiene 50 años, nació en Bunge, está casada con un villeguense, tiene 4 hijos, tres nietos y vive hace 30 años en nuestra ciudad. Conozcámosla.

 
Inicios
A María Rosa siempre le gustaron las manualidades, talento que heredó y que comparte con sus tres hermanas. "De adolescente lo que más me gustaba era tejer y bordar, lo cual aprendí de mi mamá. Cuando mis hijos eran chiquitos les hacía toda la ropa", nos cuenta. Un día, casi por casualidad, su habilidad para el bordado y la costura llamaron la atención de otras personas, que quisieron comprarle su producción. Así empezó todo.
"Hace algunos años, mientras trabajaba atendiendo un negocio, hice un curso de bordado mexicano. Empecé a bordar en los ratos libres y a exponer lo que hacía en el local. Lo que fabricaba lo hacía para mí, sin intención de vender, pero poco a poco la gente comenzó a hacerme encargues. Mi primera clienta fue Nerina Balán, que me compró unos almohadones tejidos", recuerda.
 
El nombre
"Mate Amargo" fue el nombre que eligió para este emprendimiento, en honor a s padre y sus característicos mates amargos. "Siempre admiré mucho a mi papá, y el mate amargo fue algo muy característico de mi casa", nos cuenta.
 
Ferias
"En mayo de 2016 me invitaron a la primera Feria de Artesanos que se hizo en Villegas. A mí me daba vergüenza, pero mi familia me insistió para que lleve mis cosas", nos cuenta María Rosa.
Luisina, su hija de 24 años que la compaña en la nota agrega: "Cuando empezamos a sacar las cosas que teníamos para llevar nos dimos cuenta de que era muchísimo, y que el stand que nos habían dado nos quedaba chico". Hablan de "nos", porque en Mate Amargo participa toda la familia.
Los puestos de Mate Amargo están repletos de artesanías y decorados con muebles de la familia, que hacen que los productos se luzcan mucho más.
"Lo mejor de las ferias son los comentarios y las palabras de aliento de la gente. Es muy lindo ver que lo que hacemos gusta mucho", dice Luisina.
 
Hay equipo
María Rosa comparte su entusiasmo por el bordado mexicano con su hija Luisina, a quien le enseñó la técnica y con quien lleva adelante Mate Amargo. Pero además participa su marido, que la ayuda en todo lo relacionado a detalles con cuero, y sus hijos, que colaboran en el armado de los puestos en las ferias y en el diseño de muebles para exhibir las creaciones.
"Tengo la suerte de tener un marido que además de ser muy buen padre es super hacendoso y que me acompaña en todo. Él es el que me corta el cuero, me ayuda a colocar las tachas y me hizo las herramientas. Su idea, más adelante, es comprar una máquina para trabajar el cuero; es un hobby que le gusta mucho", dice María Rosa.
La mayor parte de la materia prima la compran en Junín y Lincoln, y algunas telas las traen de Mendoza.
 
Traspasando fronteras
Sin planteárselo, el emprendimiento comenzó a crecer de manera tal que sus creaciones parten a otros pueblos del partido. Además, han participado de ferias en otras ciudades, como Cuenca, Ameghino y en Villa de las Rosas, Traslasierra (Córdoba) "Volví de Córdoba a Villegas sin nada. Vendí todo lo que había llevado, y la experiencia fue hermosa", recuerda.
Lamentablemente, María Rosa coincide con la mayoría de los artesanos locales al afirmar que es prácticamente imposible vivir de las artesanías, "Lo hacemos porque nos gusta, pero reinvertimos todo lo que ganamos. Es muy difícil poder ganar dinero a partir de las artesanías", afirma.
           
Productos
Entre los productos que fabrican, los bolsos y carteras bordadas son toda una atracción y están decorados con muchísimos detalles. También tienen almohadones, monederos, adornos, agarraderas para la cocina, prendas de vestir, mantas tejidas en crochet, pies de cama y mucho más. La prolijidad es su característica y eso se nota en cada producto.
Este hobby, que se convirtió en un emprendimiento laboral, hace que compartan tiempo en familia y, de a poco, su marido va incorporando sus productos artesanales realizados en cuero, como billeteras, llaveros y cintos.
 
Proyectos
María Rosa y su familia están construyendo un local en el Barrio Progreso, donde su marido tiene el taller mecánico. "La idea es vender todas las cosas en un negocio propio y seguir participando de las ferias. Nos gustaría que sea una especie de talabartería, con cosas hechas por nosotras y las artesanías en cuero y hierro de mi marido", explica.
Quienes estén interesados en las creaciones de María Rosa y Luisina pueden encontrarlas en las ferias o contactarlas por Facebook, como Mate Amargo.

Esta nota no tiene comentarios
  • IMPORTANTE: DIARIO ACTUALIDAD - El nombre de las noticias no tiene responsabilidad alguna sobre comentarios de terceros, los mismos son de exclusiva responsabilidad del que los emite. DIARIO ACTUALIDAD - El nombre de las noticias se reserva el derecho de eliminar aquellos comentarios injuriantes, discriminadores o contrarios a las leyes de la República Argentina.
Diario Actualidad comunica que hasta después de las elecciones Primarias Abiertas Simultáneas y Obligatorias (PASO) no publicará en su Libro de Visitas mensajes que hagan referencias político partidarias de ninguna clase o involucren a personas que integren listas de candidatos.
  • Nombre:

  • Email:

  • Comentario:


El sitio está optimizado para ser visualizado en los siguientes navegadores:
Mozilla FirefoxMozilla Firefox
OperaOpera
Internet Explorer 7Internet Explorer 6 o superior