Logo
-
Zonales
Información General

La depresión como etiqueta
por Lic. Mariana Rodríguez
Psicoanalista
 La recurrencia a las "etiquetas" diagnosticas suele calmar a los pacientes y a veces también a los profesionales. A los pacientes porque les confiere una identificación "soy depresivo" y nombrarse de ese modo es más tranquilizador que pensar que algo tienen que ver con sus padecimientos. A los profesionales también puede calmarnos manejarnos con estándares universales, perdiendo de vista la singularidad del sujeto.
Lo problemático de las etiquetas es que en la medida que tranquilizan, nos inmovilizan e impiden interrogar sobre las causas.
Al psicoanalista le interesa trabajar con las causas inconscientes y además parte de considerar un sujeto que siempre es responsable de sus elecciones. Hace lo mismo con la depresión, la que no aborda como una enfermedad que instalo el azar o la genética sino como un efecto de la posición del sujeto.
La depresión es la consecuencia del aplastamiento del deseo.
Con deseo no nos referimos solamente a las ganas de hacer cosas, aunque efectivamente eso forme parte del deseo.
El deseo es el combustible psíquico necesario para sostenernos como sujetos buscadores, es esa energía inextinguible que hace que nos sintamos vitales, que hace que nos propongamos metas y juntemos los recursos necesarios para hacer el camino. Sabiendo que hacer el camino es lo más importante puesto que cuando lleguemos al objetivo estaremos gratificados por el logro pero nos quedara un resto que no podrá colmarse y eso hará que escojamos nuevas metas y que se relance la búsqueda. Ese resto incolmable es el deseo. Por eso el deseo es falta y nunca esta ligado a la satisfacción absoluta.
Cuando ese rasgo de deslizamiento se convierte en un modo de vida que impide al sujeto estabilizarse en su mundo de relaciones y hace que la persona salte de una cosa en otra permanentemente, ahí hablamos de una insatisfacción que se ha vuelto sintomática.
"Hacer el camino" nos remite al costo subjetivo, al "cómo" arribamos a nuestras metas, a ponernos en juego y a arriesgar alguna cosa.
El concepto de deseo es central en la teoría psicoanalítica. En el interjuego del deseo y la demanda, los dos tienen una relación inversamente proporcional, cuanto mayor es la sujeción a la demanda menos gravitación tiene el deseo y por ende el sujeto. Por eso un psicoanálisis apunta a modificar la relación que tenemos con la demanda. Pretendiendo no desentendernos de la demanda ni del Otro sino apuntar a cambiar nuestra posición respecto del Otro para que ese lazo sea menos alienante.
Sostener a un otro que no puede solamente puede realizarse bajo la forma del sacrificio y eso nos deja del lado de la alienación y no del deseo.
 Vivimos en una época en la que poco importa el cómo se consiguen las cosas, se desestima la cuestión de hacer el camino porque creemos que eso nos va a demandar un trabajo enorme. Entonces a las cuestiones singulares que tienen que ver con la historia de cada sujeto se suman las condiciones de la época, condiciones culturales que poco ayudan a salir de esa suerte de pereza del deseo. Estamos en un momento de la historia en la que hay una sobreestimación de la satisfacción, en desmedro del deseo. Satisfacciones diversas en un mundo consumista que nos alienta la ilusión de que nada es imposible. Los sujetos se conducen más en la dimensión de la exigencia que la del deseo. Los valores en lugar de estar articulados al deseo guiándonos de la buena manera, se convierten en imperativos superyoicos. Hasta el disfrute y el bienestar emocional se han convertido en exigencias, con la connotación paradójica que esto tiene. Lacan sostiene que la depresión acontece por "cobardía moral?, entendiendo esto como no poder conducir la propia vida de acuerdo a lo que uno quiere, no responsabilizándose por los propios actos. No tener el coraje de querer lo que se desea.
Tanto Freud como Lacan plantean que la renuncia al deseo incrementa la voracidad superyoica. El sujeto paga esa renuncia experimentando un profundo sentimiento de culpa.

Esta nota no tiene comentarios
  • IMPORTANTE: DIARIO ACTUALIDAD - El nombre de las noticias no tiene responsabilidad alguna sobre comentarios de terceros, los mismos son de exclusiva responsabilidad del que los emite. DIARIO ACTUALIDAD - El nombre de las noticias se reserva el derecho de eliminar aquellos comentarios injuriantes, discriminadores o contrarios a las leyes de la República Argentina.
Diario Actualidad comunica que hasta después de las elecciones Primarias Abiertas Simultáneas y Obligatorias (PASO) no publicará en su Libro de Visitas mensajes que hagan referencias político partidarias de ninguna clase o involucren a personas que integren listas de candidatos.
  • Nombre:

  • Email:

  • Comentario:


El sitio está optimizado para ser visualizado en los siguientes navegadores:
Mozilla FirefoxMozilla Firefox
OperaOpera
Internet Explorer 7Internet Explorer 6 o superior