Logo
-
Zonales
Información General

Ivana Boccio y su familia se preparan para un nuevo viaje solidario
Nuevamente, con enorme esfuerzo y gracias al apoyo de su familia y de cientos de personas, Ivana Boccio partirá este viernes rumbo a Santiago del Estero llevando un camión repleto de alimentos, prendas de vestir, artículos de limpieza, colchones, juguetes, útiles escolares y muebles.

Este será su cuarto viaje al norte de nuestro país. Una cruzada solidaria que eriza la piel y nos obliga a la reflexión: qué bueno que estaría si existieran más personas con esa garra y ánimo de ayudar.

          

            Como todo comenzó

La primera acción solidaria que Ivana emprendió fue hace varios años atrás, con motivo del día del niño. En ese entonces, organizó una colecta para ofrecer panchos a los niños del barrio Ciclón. El resultado fue una jornada hermosa que le hizo darse cuenta de que, si uno se lo propone, puede ayudar al prójimo a niveles inimaginables.

Movilizada por un espíritu solidario, se puso manos a la obra para recolectar todo tipo de artículos y alimentos para mejorar la realidad de muchas familias del norte de nuestro país.  Hay quienes le preguntan por qué viaja hasta Santiago del Estero, pudiendo ayudar a la gente de nuestra ciudad. Al respecto, ella opina que en Villegas hay políticos, instituciones y organizaciones que tienen como objetivo asistir a quienes lo necesiten. En cambio, donde ellos van no hay nada. Son gente dejada de lado por el sistema. Niños que día a día caminan kilómetros para recibir un plato de comida en el colegio, el cual cuenta con un único maestro. No hay médicos. No hay luz ni cloacas. Casi no hay agua.

 

Quienes hacen posible todo

Ivana es una agradecida de la vida. Consciente de que es una afortunada, por el simple hecho de contar día a día con un plato de comida sobre la mesa y un lugar en donde dormir, se moviliza incansablemente para ayudar a quienes no pasan por la misma suerte. A ella nadie le regala nada. Todo lo hace a pulmón, a veces con esfuerzo sobrehumano. "Nada de esto sería posible sin el apoyo de toda la gente de Villegas y los pueblos, que colaboraron donando la mayoría de las cosas que llevaré en el camión", nos cuenta.

 

Hay equipo

Su marido es, una vez más, quien se encarga de llevar con su propio camión todas las donaciones a Santiago del Estero. La acompaña también Josefina, su hija, una niña fuera de serie que sueña con algún día estudiar abogacía para poder llegar a ser presidenta y "acomodar" el país. Además del combustible, los gastos del viaje, alojamiento y demás, Ivana y su familia se encargan de conseguir, arreglar o comprar todo lo que haga falta y que no haya sido donado.

           

Las donaciones

            El camión viajará con artículos de los más diversos, entre los que se encuentran colchones, alimentos, ropa, juguetes, golosinas, agua y hasta una estufa y un lavamanos. Este año, además, Ivana propuso llevar cepillos de dientes y dentífricos, para enseñar e inculcar a los niños del colegio y sus familias hábitos de limpieza bucal.

Si bien muchas personas intentaron realizar donaciones de dinero, Ivana no las acepta. Prefiere que colaboren con cosas que tengan en sus casas o que puedan comprar. No quiere el dinero porque, explica, con dinero de por medio, aparecen problemas de cualquier tipo.

 

Preparativos

El estudio fotográfico de Ivana está repleto de bolsas con las donaciones. Ella y su hija catalogaron y organizaron todo, separando la ropa por edad y género. Si bien muchos de los alimentos quedarán en el colegio, para poder garantizar el desayuno y almuerzo de los chicos, también armaron bolsas de para que las familias puedan llevarse a sus casas.

Nuevamente, saldrán de madrugada, con el mate listo y mucha paciencia para afrontar un viaje largo. Gran parte del camino es por tierra, en pleno monte. Ya saben cómo llegar. Y saben que los están esperando.  

 

La sonrisa de los chicos, la mejor recompensa

A donde Ivana va no hay televisores, celulares ni tablets. Los chicos no están estresados por actividades extracurriculares. Admiran a su maestro y saben geografía e historia. Tienen muchísimos sueños, algunos tristemente inalcanzables.

            Ya está flameando la bandera que los recibirá, hecha por los chicos. La llaman casi todos los días, ansiosos de su llegada. Es que para ellos el regreso de Ivana en el camión es una fiesta, la alegría de saber que no están solos: en el interior de la provincia de Buenos Aires mucha gente se movilizó para ayudarlos.

 

            Cómo ayudar

            ¿Querés ayudar? Doná. Tenés tiempo hasta el jueves, antes de que se vaya el camión. Todavía hacen falta juguetes, para que cada uno de los niños pueda recibir algo, alimentos, útiles escolares, platos, vasos, cubiertos y gaseosas "Yo sé que las gaseosas no son parte de las cosas elementales, pero es lindo poder darles de probar al menos una vez en su vida. Que vivan esto como un festejo", dice.

Podés comunicarte con Ivana o acercarte hasta su estudio fotográfico, en San Martín 675. Todo suma.

Esta nota no tiene comentarios
  • IMPORTANTE: DIARIO ACTUALIDAD - El nombre de las noticias no tiene responsabilidad alguna sobre comentarios de terceros, los mismos son de exclusiva responsabilidad del que los emite. DIARIO ACTUALIDAD - El nombre de las noticias se reserva el derecho de eliminar aquellos comentarios injuriantes, discriminadores o contrarios a las leyes de la República Argentina.
  • Nombre:

  • Email:

  • Comentario:


El sitio está optimizado para ser visualizado en los siguientes navegadores:
Mozilla FirefoxMozilla Firefox
OperaOpera
Internet Explorer 7Internet Explorer 6 o superior