Logo
-
Zonales
Información General

ENFOQUES

Una realidad que duele: 120 pesos para alimentar 40 chicos
Pasó en un comedor de nuestra ciudad. Sí, en Villegas hay más necesidades de las que nos imaginamos.

 A veces la realidad nos golpea en la cara, y no queda otra que dejar de mirarse el ombligo para ver qué pasa a nuestro alrededor, en los barrios de Villegas. Desde hace muchos años, la realidad ha cambiado y, como siempre, el sector vulnerable es el más castigado. Visitamos el comedor Mi Pequeña Trochita, que alimenta entre 30 y 70 chicos (a veces más) de entre 2 y 14 años, y escuchamos un relato de tristeza, angustia y desesperación, aunque también de esperanza y solidaridad.

Juan Manuel Almeira tiene 29 años, es de Lomas de Zamora y llegó a Villegas hace 15 años, huyendo de algunos problemas personales. Es empleado municipal, hace trabajos de albañilería y es uno de los encargados de llevar adelante el comedor, a puro pulmón. "Muchas veces nos hemos ido con lágrimas en la cara, porque no tenemos nada para darle a los chicos", dice, y su voz se quiebra. Su compromiso es genuino, y siente este desafío como propio: alimentar a los niños de su barrio.
 
En carne propia
Lo de la pobreza nadie se los contó. Los que hoy ayudan en el comedor lo han vivido en carne propia. El hambre y la desesperación de no saber si mañana habrá algo para comer.
Tienen bien en claro que algunos hacen política con el tema, especialmente en época de elecciones, visitando las zonas vulnerables para conseguir el voto. Pero con el hambre de la gente no se juega. Y algo es seguro: cuando los políticos se van, el hambre queda. Las necesidades trascienden a toda bandera política y credo religioso.
"Cuando yo era chico estuve mucho tiempo metido en el paco, y pude salir gracias a la ayuda de un lugar como este. Yo iba a un comedor que me ayudó mucho a salir adelante, y por eso quiero hacer lo mismo por los chicos de acá", nos cuenta Juan.
 
El comedor
El comedor Mi Pequeña Trochita funciona de lunes a viernes, en el mismo galpón en donde antes era el Merendero La Trochita, que abrió sus puertas en marzo de 2016 y que hace poco más de dos meses pasó ofrecer la cena en vez de la merienda, "Vimos que hacía más falta la comida de la noche. Irse a dormir con hambre es terrible, mucho más en los meses de frío", explica Juan. Con el correr de los meses han visto duplicarse la cantidad de niños que se acerca por un plato de comida, o buscando ropa o calzado.
Aunque son 4 personas fijas las que ayudan cada día en el comedor, Juan dice que siempre aparece gente nueva dispuesta a ayudar. Gustavo Correa, correntino, es el encargado de cocinar y Daniel Casefus, chaqueño, lo ayuda. Juan barre, pica la cebolla, pela las papas y reparte los platos. El resto limpia y se reparte las demás tareas del comedor. "Acá tenemos voz todos. Cuando hay uno o dos caciques la cosa no funciona; acá somos todos indios, y respetamos un orden", sostiene.
 
120 pesos, para 40 chicos
Aunque el comedor recibe algo de ayuda municipal, no alcanza. "Hay veces en las que no tenemos nada para darle a los chicos, es desesperante", dice Juan. "Por lo general piloteamos bastante bien el tema de la comida, porque la gente nos ayuda. Pero hay veces en las que no tenemos nada para darles, y es terrible", dice, y sus ojos se llenan de lágrimas. Hace una pausa, le cuesta seguir hablando. "Hemos ido a golpear puertas de distribuidoras o comercios grandes, para pedir comida para los chicos, y nos han dado vuelta la cara. Por lo general, la mayoría de los que ayudan, no tienen un mango"
A Juan no le sobra nada, pero pone de su propio bolsillo cuando no hay comida para los chicos. "En una oportunidad me encontré con que no había nada para darles. Yo había juntado 120 pesos en una changa de electricidad, y con esa plata le cocinamos papas fritas a los 40 chicos. No alcanzaba para otra cosa. Algo había que darles, estaban ahí, mirándonos", recuerda.
"A los chicos les estábamos dando de comer carcasas de pollo. Se nos caía la cara, pero no teníamos otra cosa. Por suerte, aparentemente del municipio nos van a empezar a ayudar más, porque con lo que tenemos no alcanza. De verdad que no alcanza. Gracias a Dios, la gente siempre está y aporta con lo que puede. Omar Torres, un vecino, siempre nos ayuda con lo que puede. Ahora Desarrollo Social le paga el alquiler del galpón, pero durante un año y medio no nos cobró ni el alquiler ni la luz. Es un capo", afirma.
"También vendemos tortillas saladas, que hacemos con harina que nos donó un hombre, y la ganancia la usamos para comprar cosas para el comedor"
 
            ¿Educación? ¿Qué educación?
Para hablar de desarrollo, hay empezar por alimentar mejor. Alimentar a los niños, a todos. Ellos no pueden educarse si no tienen para comer. Fatiga, sueño, debilidad, falta de concentración. Hambre. El fácil darse cuenta que, con el estómago vacío, difícilmente puedan estudiar.
"¿Cómo te vas a sentar a estudiar si la panza te ruge de hambre?", se pregunta Juan. "Por ahora las noches son cálidas y venimos zafando, pero en invierno vamos a tener que pensar cómo hacer para aguantar en el galpón"
 
Serán más en invierno
Las bajas temperaturas de invierno castigan a muchos, eso no es una novedad, aunque la realidad parece no cambiar sino empeorar. Aunque comerciantes y vecinos colaboran mucho, siempre se necesitan alimentos no perecederos, útiles o ropa en buen estado.
Todos podemos colaborar. Leche, cereales, galletitas, agua, alimentos no perecederos como arroz, lentejas, polenta, frutas y verduras y todo lo que pueda sumar al plato de los chicos. También calzado y abrigo para el invierno que se aproxima, útiles escolares, guardapolvos y todo lo que pueda servir para un niño en edad escolar. A su vez, se necesitan platos, vasos, cubiertos, banquetas y sillas para el comedor, ya que muchas veces los chicos no tienen donde sentarse a comer, y productos de limpieza, como detergente y lavandina.
Si querés ayudar, podés contactarlos por Facebook o acercarte hasta el comedor, situado frente a la plaza Evita, en la Trocha. Todo suma.

Comentarios (2)
  • IMPORTANTE: DIARIO ACTUALIDAD - El nombre de las noticias no tiene responsabilidad alguna sobre comentarios de terceros, los mismos son de exclusiva responsabilidad del que los emite. DIARIO ACTUALIDAD - El nombre de las noticias se reserva el derecho de eliminar aquellos comentarios injuriantes, discriminadores o contrarios a las leyes de la República Argentina.
carla trabaja ahi, su cel es 03388 15677913
  • por: pedro
  • 19/03/2018

Hola.Soy villeguense,vivo en Mar del Plata.Me gustaría saber de que otro modo(que no se facebook)podría contactarme con el comedor.
Gracias
  • por: Marina Hechem
  • 14/03/2018

  • Nombre:

  • Email:

  • Comentario:


El sitio está optimizado para ser visualizado en los siguientes navegadores:
Mozilla FirefoxMozilla Firefox
OperaOpera
Internet Explorer 7Internet Explorer 6 o superior