Logo
-
Zonales
Información General

FESTEJOS ADOLESCENTES

El "último primer día" llegó a General Villegas
La novedad que se instaló entre los jóvenes en diferentes lugares del país, y que genera preocupación por su modalidad, alcanzó a nuestra ciudad. No es la primera vez que se realiza, pero el escandaloso ruido de pirotecnia y los gritos a modo de hinchada de cancha de fútbol despertaron las quejas de los vecinos

 Las fiestas privadas. Un tema que no termina de tener debate. Y por si fuera poco, ahora se le suma la denominada "Ultimo primer día", que los alumnos de Nivel Secundario realizan un día antes de comenzar un nuevo ciclo lectivo, que para ese caso iniciaba ayer lunes 12 de marzo.

La pregunta es: ¿en qué estado concurren los chicos al aula?. Si es que realmente van, ya que tal vez en algunos casos quedan rendidos debido a la madrugada de diversión y alcohol que, más allá de la alta música, no tienen para nada en cuenta al resto de los vecinos, que ven alterado su descanso para al día siguiente cumplir con sus responsabilidades y obligaciones.
Varios mensajes llegaron ayer al 15457563 de Radio Actualidad quejándose por la cuestión, poniendo en el foco de la escena a los padres de esos adolescentes y las autoridades correspondientes que no actúan al respecto.
En otros casos los mismos padres reconocían que sus hijos habían concurrido a la fiesta y algunos de ellos hacían un mea culpa con lo difícil que les resulta poder poner límites. Otros simplemente pedían dejar disfrutar a los chicos de esta etapa.
Lo cierto es que el "Ultimo primer día" es un fenómeno creciente difícil de detener y que también ha llegado a General Villegas, con diferentes opiniones al respecto.
Se da hace muy pocos años y la realizan los alumnos del último año del secundario, que al día siguiente tienen la última vez de un inicio de ciclo lectivo, teniendo en cuenta que es el último año de estudio en ese nivel educativo.
La práctica consiste en que los adolescentes se junten en fiestas privadas la noche previa al primer día de escuela del año y, en muchos casos, pasen de largo para llegar al establecimiento educativo borrachos y sin dormir.
"Hay que trabajar en la prevención, porque es un fenómeno social que se viene dando hace algunos años y cada vez se acentúa más", decía en un medio capitalino Claudio Martini, inspector de Educación Secundaria.
"Les pedimos a los padres que acompañen más que nunca y que constaten cómo salen sus hijos a la escuela. No muchos toman dimensión de que esto dejó de ser una fiestita para divertirse un rato y pasó a tratarse de chicos que van sin dormir, que a veces se dan situaciones complejas en la puerta de la escuela y que hay que prevenir por la seguridad de sus hijos y la de los demás", agregó.
"Antes lo hacían pocos alumnos, ahora son cada vez más y directamente alquilan salones de fiesta. Es fantástico que la pasen bien y festejen, siempre y cuando se cuiden. Los chicos entran 7.30 a la escuela y no hace falta decir cómo llegan muchos", dijo.
 
"Tenemos la posibilidad de anticiparnos"
Para entender un poco más este fenómeno, "La Nueva" consultó al psicólogo Luis Gaete (MP 488). "Es necesario tomar esto como una llamada de atención por parte de los adolescentes, si consideramos que es una forma de dejar una huella en su paso por la escuela, con lo que implica como cierre de una etapa de la vida, quizás sea necesario que los docentes, los adultos en general, acompañemos esto. Ahora que el problema ya está instalado hace unos años tenemos la posibilidad de anticiparnos", opinó.
"Es necesario que haya diálogo dentro de la familia, los chicos ahora salen, es más normal que antes, pero la familia es una institución y hay normas que cumplir, si mañana vamos a trabajar no podemos pasar toda la noche despiertos, menos tomando alcohol, y en el caso de la escuela aplica lo mismo. Pueden salir el viernes, el sábado, pero es raro que el domingo el padre no pueda decirle que no a su hijo".
Por último, respecto de la clásica necesidad de las personas de pertenecer, más en una edad como la adolescencia, Gaete opinó que algo de eso puede darse en estos casos, donde el que no va a la fiesta y no transgrede no es "vivo", y que mientras hay chicos que tal vez vayan aun no queriendo hacerlo, en los últimos años se ha incrementado el número de jóvenes que se animan más a decir que no y no tienen tanto temor a ser rechazados, lo que habla de una evolución social.

Esta nota no tiene comentarios
  • IMPORTANTE: DIARIO ACTUALIDAD - El nombre de las noticias no tiene responsabilidad alguna sobre comentarios de terceros, los mismos son de exclusiva responsabilidad del que los emite. DIARIO ACTUALIDAD - El nombre de las noticias se reserva el derecho de eliminar aquellos comentarios injuriantes, discriminadores o contrarios a las leyes de la República Argentina.
  • Nombre:

  • Email:

  • Comentario:


El sitio está optimizado para ser visualizado en los siguientes navegadores:
Mozilla FirefoxMozilla Firefox
OperaOpera
Internet Explorer 7Internet Explorer 6 o superior