Logo
-
Zonales
Información General

Salud y prevención

Comienza la campaña de vacunación contra la Fiebre Hemorrágica Argentina
El sábado 10 y el domingo 11 se instalará una carpa del Hospital en el Parque Municipal. Esta contará con 200 dosis para vacunar a personas que vivan en la zona rural, empleados rurales, transportistas de cereal o habitantes de la zona urbana que convivan con roedores (los transmisores de esta enfermedad mortal).

 Este fin de semana, en el marco de la Fiesta de la Tradición, se comenzará a aplicar la vacuna contra la Fiebre Hemorrágica Argentina (mejor conocida como la enfermedad de los rastrojos). Habrá una carpa del Hospital Municipal instalada en el predio del Parque y allí habrá disponibles 200 dosis que fueron gestionadas en la ciudad de Pergamino (sede en la Provincia de Buenos Aires donde están las vacunas). Se vacunará no sólo la gente que vive o trabaja en el campo, sino también la gente que trabaja con cereales, como por ejemplo los transportistas.

"Si bien la enfermedad es antigua, no está erradicada. En Villegas somos zona endémica. La circulación del roedor (el ratón maicero), que es el portador del virus Junín (causante de la enfermedad), no va a desaparecer nunca de esta zona. El noroeste de la Provincia de Buenos Aires, Santa Fe, Córdoba y La Pampa son zonas endémicas, por eso la vacuna forma parte del calendario obligatorio en estas 4 provincias. La vacuna preventiva de fiebre hemorrágica debería estar aplicada en todos los trabajadores rurales o en aquellas personas que, aunque no vivan en la zona rural, viajen con frecuencia a trabajar a esta zona", comentó Silvina Riat, jefa de Epidemiología del nosocomio local.
Si bien el público con mayor potencial de contagio es el que vive y trabaja en la zona rural, no se descarta
 
¿Quiénes deben vacunarse?
La vacuna debe ser aplicada a partir de los 15 años. Es una única dosis que otorga inmunidad para toda la vida.
No se puede aplicar en embarazadas o en mujeres que estén amamantando. Tampoco se aplica en personas con algún proceso infeccioso agudo, ni en personas que estén con tratamientos que les bajen las defensas (como son corticoides en forma crónica u otro tipo de tratamientos como los oncológicos).
Para aplicarse la vacuna no se debe haber recibido -un mes antes- ningún tipo de vacuna ni gammaglobulina (componente de la antitetánica). Una vez aplicada la dosis no se puede recibir (por el lapso de un mes) ningún otro tipo de vacuna, ni gammaglobulina.
Es una vacuna que tiene un alto potencial virulento, por eso debe aplicarse sola.
¿Cómo se contagia?
Los roedores son los que transportan el virus. Lo hacen a través de la saliva, de la orina y de las heces, contaminando el ambiente. El ser humano se contagia a través del ingreso del virus por vía respiratoria o a través de las conjuntivas. Otra vía de contagio es por el contacto directo con el suelo contaminado por los roedores.
"Hay que tener la precaución de no llevarse tallos y semillas a la boca, nada que esté en contacto con el suelo. Es una zoonosis: el contagio lo transmite el roedor. No se ha podido comprobar el contacto interhumano", informó la profesional de la salud.
 
¿Cómo prevenirla?
"La medida preventiva fundamental es la aplicación de la vacuna con la que evitas tener la fiebre hemorrágica y quedas cubierto para toda la vida. Obviamente hay otros tipos de cuidados, como el lavado de manos y el cambio de ropa si se estuvo trabajando en un depósito o en lugares donde se sospecha que hay roedores", expuso la doctora Riat.
"Los roedores no se van a exterminar porque son una plaga. Pero uno puede evitar que estén cerca del domicilio. Lo fundamental es desmalezar el perímetro de nuestra casa, no juntar basura, tratar de mantener los alimentos para los animales en envases de plástico y tapados, y combatir a los roedores de la mejor manera que se pueda. Hacer hincapié en que las zonas donde juegan los chicos estén completamente libres de pastos altos", detalló.
"No todos los roedores son los que portan el virus de la fiebre hemorrágica, pero los roedores producen otras enfermedades graves como son el Hantavirus y la Leptospirosis. Por eso hay que combatirlos", añadió.
 
¿Cuáles son los síntomas?
"Esta enfermedad es altamente grave y comienza con un fiebre aguda (mayor a 38°), dolor de cabeza, dolor retro-ocular y un estado gripal con dolores gripales y articulares. En el caso de la fiebre hemorrágica avanza a un estadio superior, de gravedad moderada, donde empiezan a aparecer indicadores de sangrado o neurológicos. La diferencia con el estado gripal es que no tiene catarro en las vías aéreas superiores. Es un síndrome gripal sin tos, ni dolor de oídos, ni dolor de garganta", explicó la jefa de Epidemiología.
"A las 24/48 horas persiste la fiebre, aumenta el dolor muscular/articular, hay decaimiento y falta de apetito. Se produce la inflamación y enrojecimiento de encías y paladar, las mucosas de la boca sangran y pueden aparecer sangrados por la nariz. En las mujeres también se producen sangrados entre los períodos menstruales", agregó.
La jefa de Epidemiología remarcó que, ante la presencia de estos síntomas, es necesario acudir al médico. Pero también advirtió a los profesionales de la salud que tengan en cuenta la existencia de este flagelo y que no lo descarten. "Es fundamental que los médicos estén atentos a la aparición de petequias en la zona de las axilas. También disminuyen los reflejos (hiporreflexia), por eso es importante que los médicos tomen los reflejos. En otras provincias hubo casos de personas que fallecieron y no eran pacientes que no habían consultado, sino que consultaron pero nunca se sospechó de una fiebre hemorrágica", afirmó.
El estadio último de la enfermedad es cuando el paciente presenta un cuadro neurológico grave, con convulsiones, estado de coma, o con un cuadro hemorrágico severo porque no tiene factores de coagulación.
 
¿Cómo es el tratamiento?
Lo fundamental para el tratamiento es un diagnóstico temprano. ¿Por qué? Porque si no se aplica el tratamiento en el lapso de 7 días de evolución de la enfermedad, el cuadro se vuelve irreversible y puede ocasionar la muerte.
"El tratamiento adecuado es plasma de personas convalecientes, es decir plasma que donaron personas que tuvieron la enfermedad y se curaron. Ese suero debe aplicarse antes de los 7 días de la enfermedad. Al octavo día ya no se puede aplicar porque no da resultados. Es una enfermedad grave y nos da poco tiempo para actuar. Tenemos solo una semana para tratar al paciente. Por eso no se espera ningún resultado serológico, es decir ningún análisis que nos confirme la fiebre hemorrágica para tratar al paciente. Con la clínica, con un hemograma viendo los glóbulos blancos y las plaquetas disminuidas y sabiendo si la persona habita en zona rural o si ha tenido contacto con roedores, es suficiente. Después se confirmará si realmente fue fiebre hemorrágica o no", advirtió Riat.

Esta nota no tiene comentarios
  • IMPORTANTE: DIARIO ACTUALIDAD - El nombre de las noticias no tiene responsabilidad alguna sobre comentarios de terceros, los mismos son de exclusiva responsabilidad del que los emite. DIARIO ACTUALIDAD - El nombre de las noticias se reserva el derecho de eliminar aquellos comentarios injuriantes, discriminadores o contrarios a las leyes de la República Argentina.
  • Nombre:

  • Email:

  • Comentario:


El sitio está optimizado para ser visualizado en los siguientes navegadores:
Mozilla FirefoxMozilla Firefox
OperaOpera
Internet Explorer 7Internet Explorer 6 o superior