8.9 C
General Villegas
lunes, 14 octubre, 2019

Ricardo Biffi: “Nos están monitoreando”

El empresario hotelero -quien fuera víctima de un robo en su domicilio- habló de lo sucedido luego de que la Policía esclareciera el hecho. Los ladrones eran delincuentes de Mar del Plata, quienes también robaron en Ameghino y con un mismo modus operandi: un menor domiciliado en General Villegas era el informante y entregador. Biffi advirtió a toda la comunidad acerca del peligro de delincuentes haciendo trabajos de “inteligencia delictiva”. 

 

Finalmente Ricardo Biffi rompió el silencio y contó, a través de FM Actualidad, cómo fue el robo del cual fue víctima días atrás. La Policía Comunal le había solicitado que no hiciera declaraciones públicas ya que había una investigación en curso, pero el caso fue esclarecido.

Los detenidos e imputados por cometer el ilícito en la propiedad de Biffi (Rivadavia casi esquina Berutti) y también por robar en la vivienda de Enrique Coria (en la localidad de Ameghino) son dos hombres domiciliados en Mar del Plata: Miguel Angel Faijos (54) y Jonatan Nicolás Sosa (33). Un menor de edad (17) sería el entregador,. La investigación estuvo a cargo de ambs dependencias policiales (Villegas y Ameghino), puesto que los robos coincidían en el mismo “modus operandi”. No obstante, fue el personal de la Comisaría y la Patrulla Rural de Balcarce quien detuvo a los malvivientes, quienes claramente estabanretornando a Mar del Plata.

“Recién estoy recobrando la calma. Estoy satisfecho porque el desenlace fue a favor mío. Primero tengo que agradecer poder estar vivo, porque si uno escucha las noticias se da cuenta que historias similares a ésta muchas veces no terminan con un final feliz. La primer pregunta que me hago es ¿Por qué a mí? Fue algo sorpresivo”, comentó Biffi, empresrio hotelero de nuestra localidad.

En cuanto al accionar del menor de edad que habría actuado como aportante de datos Biffi afirmó: “Me da pena porque tengo hijos de 17 y 19 años. Este menor tiene 17 años. En lo que él hace habitualmente se destaca, pero esta vez quedó en offside, esta vez tiró la pelota a la tribuna. Yo a mis hijos les tiro ideas nobles, no delictivas. Lamento que este menor pierda el tiempo marcando una casa o haciendo inteligencia. Da miedo eso”.

Y añadió: “Agradezco haber entrado primero yo, porque si entraban mi señora o mi hija estaríamos hablando de otra cosa. Lo primero que pensé fue en mi integridad física, en que se vayan cuanto antes de mi casa. Esa fue mi prioridad en ese segundo durante el que duró ese encuentro sorpresivo en mi habitación”.

Mantener la calma, algo tan habitual para un hombre con pasado y temple de marino, fue lo que le salvó la vida a Biffi.

“Que te pasen estas cosas es como que te mueven tus bases, tus creencias. Por suerte mis allegados me han apuntalado para seguir adelante. La imagen de entrar a tu lugar más privado y encontrarte con dos tipos no se lo deseo a nadie”, destacó Biffi.

El menor es oriundo de Mar del Plata, pero tiene domicilio en Villegas y viajaba regularmente a Ameghino (de hecho lo hospedaban enel lugar que fue atracado).

“No lo conozco al menor. Sé que en lo suyo es muy bueno, pero ya le tomó el gustito a andar dando vueltas por la ciudad haciendo un city tour delictivo. Mi casa fue una segunda opción, la primera se arrepintió. Nos están vigilando. No pensamos que nos pueda pasar esto, pero hay gente que se dedica a vigilarte y este chico ya le tomó el gusto. La gente tiene que saber con quién convive”, advirtió el empresario hotelero.

Por último destacó el accionar policial y el apoyo de todos los vecinos, que aportaron a la causa con testimonios, fotos y hasta material fílmico.

 

Carta de agradecimiento

“Lectores de Actualidad, aprovecho este espacio para explayarme en alusión a los hechos acaecidos en mi domicilio el día Viernes 9 de Agosto. Deseo expresar mi agradecimiento a todos aquellos que colaboraron en el esclarecimiento de la “visita no deseada” de dos delincuentes seguido de hurto, con la colaboración de un menor “entregador” que habitualmente frecuenta nuestra ciudad, lo que culminó afortunadamente con la detención e identificación de los mismos.

En primer lugar debo reconocer el rol fundamental de todo el personal de la policía local, la que acudió de inmediato a mi llamado, brindándome todos los medios y herramientas a su alcance, en muchos casos reemplazando la ausencia de tecnología adecuada, con su gran labor de investigación y empeño, conteniendo a mi familia, escuchando y respetando cada una de mis hipótesis y sospechas, y mostrando una dedicación, compromiso y perfil humano invalorables.

Desde ya, mis gratitudes para todos los vecinos de mi barrio, quienes desde un primer momento aportaron su colaboración, ya sea mediante material fílmico, mensajes de texto o testimonios, que revistieron vital importancia en la resolución de la causa.

También agradezco a todos mis afectos, amigos y conocidos, que durante los difíciles días sucesivos al episodio, en los que sentí totalmente violado y ultrajado mi seno familiar, encontraron las palabras adecuadas para consolarme y sostenerme para superar la situación.

No podría dejar de agradecer a Dios, quien en esos segundos en que me topé con los ladrones cara a cara al abrir la puerta de mi dormitorio, me iluminó para mantener la calma y priorizar mi integridad física y la de mi señora y mi hija quienes ingresarían indefectiblemente a la vivienda en cualquier momento, lo cual me inspiró para olvidarme de cualquier bien material que me estuvieran quitando, y procurar que se vayan lo más rápidamente posible de mi casa.

Si bien fueron momentos que no le deseo a nadie, soy optimista y considero que el tiempo va a ir sanando la herida, y me aventuro a seguir creyendo en las personas.

Como conclusión, me permito sugerir a mis coterráneos de la ciudad que elegí para formar una familia y echar raíces con mi emprendimiento comercial, que no pierdan la inocencia típica y característica de gente del interior y el respeto por sus semejantes, y que nos brindemos protección unos a otros, que estemos alerta a los extraños que nos vigilan o a las presencias sospechosas, que confiemos siempre en quienes han decidido por vocación asumir la difícil misión de cuidarnos, todo en pos de evitar a futuro episodios como el que lamentablemente me tocó padecer.

INFINITAS GRACIAS !!! Sinceramente. Ricardo Biffi y Familia”.

Dejanos tu comentario

Por favor ingresá tu comentario
Por favor ingresa tu nombre