4.8 C
General Villegas
jueves, 13 agosto, 2020

El arquero que pasó por Vélez, admira a Chilavert y siempre le agradece a Roberto Bordachar

Lindo recorrido el de Federico Cortaberría en el fútbol. «La verdad que sí. Me ha tocado compartir grandes grupos. De chiquito jugué en Eclipse y después fuí pasando por otros clubes y de todos me llevé grandes recuerdos y grandes amigos», le dijo a OVACIÓN.

Su trayectoria incluye varios clubes de la zona e inferiores de Vélez Sarsfield. «En un momento paso de Eclipse a Sportivo y fue acá donde un hincha, ya fallecido y al que siempre le estaré agradecido, Roberto Bordachar, me llevó a probar a Boca y a Vélez. tuve la suerte de quedar en los dos lugares y por una cuestión de ubicación preferí este último. Tuve la suerte de compartir mi división con arqueros como Pablo Cavallero, que atajó en la selección; y con Martín Tocalli, que actualmente es el entrenador de arqueros de la selección mayor», recordó el Vasco.

«Estaba debajo de Cavallero y cuando uno se prueba con los mejores se da cuenta que no está para ese nivel. Tuve un par de lesiones y ahí me acerqué a la kinesiología. Y cuando me tocó estudiar elegí esa carrera. Estuve 4 o 5 años sin jugar al fútbol hasta que un día me llamaron de Sportivo para jugar en primera», detalló su vuelta a los arcos de la liga.

Tuvo un destacado paso por Juventud Unida de Banderaló, donde se coronó campeón en un gran equipo que integraban Marcelo Dalmasso y Pablo Rosiere, entre otros; y más tarde se reincorporó a Eclipse, donde puso fin a su carrera.

Puesto a hablar de arqueros dijo que «la mejor edad para el puesto es después de los 27, 28 años. Si no ha tenido grandes lesiones ya a esa edad te hicieron todos los goles tontos que te tenían que hacer. Tenés mucha experiencia. Si te ayuda el equipo podés atajar hasta los 35 años sin ningún problema e incluso más».

Para el Vasco «han evolucionado mucho los entrenamientos y sobre todo, en los últimos diez años, la alimentación. Esto influye mucho en el rendimiento.»

Ahora como espectador, «resalta que la liga siendo igual de competitiva pero el fútbol es más físico. Veremos que pasa con la pandemia. Yo creo que la única forma de tener un torneo este año es que todos los jugadores sean de acá. Si quieren traer de lugares donde circula el virus va a ser un lío. Pero lo veo muy difícil».

Consultado por los arqueros que admiró, a nivel local citó que «Ingeniero siempre tuvo buenos arqueros como Janín o Río, pero a mí el que más me gustó fue uno que trajo Eclipse, de apellido Girad, muy ágil y muy ganador. Me impresionaba su forma de achicar y manejar la defensa. Después he visto otros muy buenos como Goicoechea o Damiani cuando volvió a Eclipse, si bien ya era grande.»

Del fútbol grande rescata a «Oliver Kahn, José Luis Chilavert, Luis Islas y como hincha de Boca que soy el colombiano Oscar Córdoba».

Ya retirado, su consultorio de San Martín y Larrea es fuente de consulta de muchos deportistas de distintas disciplinas, muchos de ellos futbolistas en actividad. Por clima, charlas y vivencias… casi, casi, una extensión de los vestuarios de las canchas donde jugó.