19.8 C
General Villegas
viernes, 25 septiembre, 2020

A 41 años del Mundial Juvenil de Japón, Juan Barbas recuerda aquel equipo campeón

Recientemente se cumplieron 41 años del Campeonato Mundial Juvenil que se disputó en Japón en 1979 y que la Selección Argentina ganó de punta a punta. Aquel equipo estuvo integrado por jugadores de la talla de Juan Simón, Osvaldo Rinaldi, Gabriel Calderón, Ramón Díaz y un brillante Diego Armando Maradona. En el banco, una leyenda: el «Flaco» César Luis Menotti.

Uno de los integrantes de ese plantel campeón fue el mediocampista surgido de Racing Club, Juan Barbas, quien dialogó con OVACIÓN y recordó aquel Mundial, que fue el primero de una rica historia de títulos obtenidos por la Selección Juvenil sub 20.

Barbas fue titular en ese equipo y posteriormente integró el plantel de la Selección Argentina que participó del Mundial 82 en España.

«A través de una pelota alegramos a todo un pueblo, al país. Si bien pasaron 41 años es un Mundial que todavía la gente sigue recordando. Fue difícil porque pasaron muchos jugadores y quedaron 18 para el Sudamericano y para Japón. En el camino quedaron jugadores muy buenos, que estaban a la altura nuestra. Era un grupo muy lindo. Éramos más que un equipo de fútbol, éramos amigos, íbamos todos juntos, todos éramos iguales y tirábamos todos para el mismo lado», recuerda Barbas.

«Para Menotti fue una apuesta muy grande porque venía de salir campeón en el 78. Muchos periodistas le decían que era una locura lo que iba a hacer al agarrar la Juvenil. Pero el ‘Flaco’ era un tipo muy inteligente, sabía el material que tenía, los jugadores que había. Tenía al mejor Maradona, que venía de un golpe muy duro al no haber sido convocado para el mundial del 78 y la revancha la tenía en el 79. Por eso el ‘Flaco’ apostó mucho a este equipo», señala.

La albiceleste integró el grupo 2, junto a Polonia (ganó Argentina 4 a 1), Yugoslavia (ganó Argentina 1 a 0) e Indonesia (ganó Argentina 5 a 0). En cuartos de final eliminó a Argelia (5 a 0) y luego llegó Uruguay en semifinales.

«El partido más difícil del campeonato fue Uruguay. Cuando salimos de Buenos Aires no conocíamos al resto, no sabíamos qué nos íbamos a encontrar, cómo jugaban, la táctica, la estrategia, no conocíamos nada. Con Uruguay ya habíamos jugado el Sudamericano, ellos habían salido campeones y nosotros segundos. Nos conocíamos mucho y estaba la rivalidad entre Uruguay y Argentina. Por eso fue el partido más difícil. Muchos dicen que fue la Unión Soviética porque íbamos perdiendo 1 a 0, pero nosotros seguimos jugando de la misma manera y en ningún momento nos desesperamos. Sabíamos que jugando de la misma manera íbamos a salir campeones. Cuando le ganamos a Uruguay el Flaco nos reúne a todos y nos dice: ‘Muchachos, hoy para mí salieron campeones del mundo, ya lograron lo que yo quería. Si quieren quedar marcados a fuego en la historia les queda un solo partido, pero para mí ya son los campeones del mundo'», afirma Barbas.

La final fue contra la Unión Soviética, el 7 de septiembre de 1979, y se impuso Argentina por 3 a 1 con goles de Alves, Díaz y Maradona.

«En Argentina la gente se levantaba a las 4 de la mañana para ver los partidos, cada vez que ganábamos un partido salían a festejar. Por todo lo que pasaba en Buenos Aires no quedaba otra que terminar ganando el Campeonato Mundial», concluye Barbas.