5.3 C
General Villegas
jueves, 13 agosto, 2020

«Al fútbol siempre lo llevo dentro de mí»

Walter Daniel Pereyra se destacó como futbolista en Junín, ciudad a la que llegó
siendo un adolescente, ya que hasta los quince años vivió en la localidad de Coronel Charlone, tras nacer el 31 de enero de 1964 en Emilio V. Bunge. Integró planteles de Villa Belgrano, River Plate y brilló en Rivadavia (J), tras lo cual militó en elencos de Banderaló, Salto, Rojas y Alem.

Se inició en el balompié en inferiores de la Liga Villeguense de Fútbol, pero como
Charlone no participaba por entonces en los torneos oficiales, lo llevaron a jugar a la localidad de Buchardo, cuyo equipo era dirigido por el técnico Carnelli.

Una vez instalado en Junín integró las divisiones formativas del Club Atlético Villa Belgrano (donde llegó a Primera división), tuvo un breve paso por River Plate local y se destacó en Rivadavia de Junín, logrando títulos y protagonizando grandes actuaciones con la casaca
albiceleste.

Sobre su llegada a Junín, «Waly» dijo: «A los 15 años me vine a Junín con mi viejo y mi
hermana y vivíamos en Pringles y Cichero. Empecé a jugar en los ‘campitos’ y un día
me vio Alcides Gubitossi, quien era técnico de inferiores de Villa. Tras disputar
algunos partidos con la cuarta, enseguida me convocaron para la Primera. Debuté a los 16
años, en un partido contra B.A.P. Hugo López me hizo debutar. Salí campeón con Villa Belgrano en un Nocturno de la Liga Deportiva del Oeste, con el recordado Héctor Mosca como entrenador. También fui campeón con Rivadavia de Junín en el año 1988, con Daniel González como D.T. y Sergio Lippi a cargo de la preparación física. También recuerdo que pasé por River de Junín, bajo la dirección técnica de Daniel ‘Keto’ Barco».

En otras ligas

Sobre su incursión en ligas de la región, Pereyra recordó: «En 1989, fui con un grupo de futbolistas que estábamos jugando en Rivadavia de Junín al Club Eclipse de General Villegas y en el año 1990 me fui a jugar a Banderaló. Ahí el director técnico era Mario Alberto Rizzi y el profesor Sergio Lippi el encargado de la parte física. Compartí equipo con jugadores como Julián Camino, Daniel Di Gilio, ‘Yani’ García, Gastón
Caresani y Ariel Giangualano, quienes jugaron profesionalmente en Sarmiento de
Junín. También estuve disputando un torneo Regional para Compañía General de Salto; en la Liga de Rojas lo hice en Argentino de esa ciudad y ya en el final de mi carrera pasé por 12 de Octubre de Ferré y terminé jugando para Leandro N. Alem, en la Liga Deportiva Central Vedia. Siempre dije que cuando me costara ir a practicar me había llegado la hora de dejar el fútbol y así fue. Llegué un día de trabajar, al mediodía, y allí sentí que el domingo siguiente sería mi último partido y dejé de jugar a los 33 años».

«El fútbol deja muchos amigos, por eso al fútbol siempre se lo lleva adentro de uno. Agradezco a todos los jugadores con los que compartí como compañero y también a todos los directivos de los clubes en los que jugué, porque siempre me trataron muy bien y me sentí cómodo. También a mi familia, que siempre me aguantó. Gracias totales a todos ellos», concluyó.

Fuente: Democracia