13.6 C
General Villegas
sábado, 23 octubre, 2021

Aldana Videla: «Estamos viviendo una situación de acoso y hostigamiento»

La gente de Patronus se queja del accionar del área de Comercio de la Municipalidad de General Villegas. Denuncian que hay «persecución» y que los tienen «en la mira», a pesar de tener todo en regla. Más allá de algunos episodios complicados, los shows volvieron a la cervecería de Castelli y Alvear.

Con los números del COVID aparentemente contenidos en nuestro distrito, poco a poco los bares y restaurantes vuelven a funcionar bajo una cierta «normalidad». Tanto es así que la cervecería Patronus ya comenzó a organizar algunos shows, siempre respetando lo que marca el protocolo.

Este sábado 18 tocarán los chicos de «Yuria», mientras que el sábado 25 lo hará Federico Cufré. Como el cupo es reducido (70% del aforo), es necesario reservar con antelación al 03388-15536534.

Sin embargo, no todas son rosas. También hay espinas.

«Estamos viviendo algo triste. Arrancamos a trabajar el 22 de enero. Desde el primer momento le dimos una posibilidad de trabajo a mucha gente de Villegas y desde el primer día tuvimos problemas con una inspectora de comercio que tiene una forma muy mala de hablar. Nosotros tenemos todos los papeles al día, tenemos la habilitación de bomberos de Pehuajó, que son bomberos policía y son los que nos permiten hacer shows. Siempre le ofrecemos a la gente el distanciamiento que corresponde para que se sientan seguros en nuestro espacio. También hay un alcohol en gel por mesa. Tenemos todo en regla. Pero la realidad es que no nos están dejando trabajar. Aún dándole la posibilidad de trabajo a gente de Villegas, aún dando a conocer a bandas locales y fomentando la música local, lo cierto es que estamos viviendo una situación de acoso y hostigamiento porque nos tiene todo el tiempo en la mira. Entiendo que la inspección es un trabajo y lo están haciendo. Nosotros siempre colaboramos y estamos dispuestos. Pero este fin de semana vivimos una situación fea: fue la policía al bar. Eran las 2.10 de la madrugada y la realidad es que el bar estaba cerrado desde las 2. La barra y la cocina estaban cerrados. Eso generó una imagen muy fea en la cervecería. Hablé con otras personas del tema para ver qué es lo que podemos mejorar o qué es lo que nos falta para no estar todo el tiempo en la mira. Nosotros tenemos muchas ganas de trabajar porque tuvimos mucho tiempo cerrada la cervecería, pero nos están poniendo una piedra atrás de la otra y esa situación no está buena», expresó Aldana Videla, de Patronus.

«La exigencia viene por el lado del horario. Nosotros tenemos todo en regla y los papeles al día. Este fin de semana se hicieron las 2.10 de la madrugada y había dos mesas nada más, y estaban en su derecho de terminarse la cerveza. Yo hablé con el jefe de Comercio (Federico Gonella) y me decía que él había comunicado que tenían que ser más flexibles con el horario porque no estamos cerrando a las 5, eran las 2.10 y es algo que puede pasar. No sé si tienen un problema con nosotros, pero eso es lo que se siente. Estamos todos el tiempo en la mira, no importa que hagamos bien las cosas. Estoy dispuesta a que ellos controlen y midan las mesas, pero creo que se nos está atacando», añadió Videla.

«No sabemos qué va a seguir pasando, pero no queremos vivir el hostigamiento que vivimos durante todo el verano», cerró.