13.6 C
General Villegas
sábado, 23 octubre, 2021

Antonio Rosales, el árbitro que no quería que lo insulten

Rosales jugó en muchos clubes, en nuestra liga y también en la Liga del Oeste. En todos lo hizo bien y supo cosechar amigos. A la hora de colgar los botines, eligió el referato para seguir vinculado a este maravilloso deporte. Pero eso sí: evitó arbitrar a sus ex clubes. «Yo tenía una linda carrera como futbolista y no quería que la gente me puteara», reconoció.

Antonio Rosales arrancó su carrera futbolística en Juventud de Banderaló, pero esa no fue la única camiseta que vistió. También jugó en Bunge, Atlético Villegas, Ingeniero, Sportivo, Santa Rita, Eclipse, Fútbol Club de Tres Algarrobos y Santa Regina.

«Soy un agradecido del fútbol porque tengo amigos por todos lados», le dijo Rosales a OVACIÓN.

Siempre en la defensa. Jugó de lateral derecho (de 4) hasta que una lesión del «Toco» Luna lo obligó a hacerlo de marcador central (2). En ambas posiciones supo rendir y quedó en la retina de varios que lo vieron jugar.

Disputó cinco torneos regionales (lo hizo con Ingeniero, con Juventud, con Bunge, con los «Verdes» de Cuenca y con Atlético Villegas). Se consagró campeón de la Liga de Fútbol de General Villegas con Juventud -en ese recordado equipo del año 1994- y se retiró en Santa Regina, con 37 años.

Cuando los jugadores cuelgan los botines la mayoría se convierten en DT, pero Rosales tenía otros planes para seguir ligado al fútbol: «Me tiré al referato. Hice el curso. Me gustaba más eso que ser técnico. Dirigía amistosos sin que me paguen. Yo fui jugador y sentía que no podía arbitrar a Santa Rita, a Bunge y a tantos otros equipos porque yo tenía una carrera linda acá y no quería que la gente me puteara. Por eso me fui a arbitrar a la  Liga del Oeste, pero con una condición: no arbitrar los partidos de los ‘Verdes’. Disfruté mucho el arbitraje porque me encantaba», comenta Rosales.

«Recuerdo muchos partidos bravos, como Newbery y Fortín en el clásico de Fortín Olavarría; o un partido bravísimo entre Barrio Norte contra Sport de Cuenca. Recuerdo que lo eché al ‘Negro’ Arce. Se complicó. Pero por suerte nunca tuve problemas», concluye Rosales.