20.6 C
General Villegas
viernes, 25 septiembre, 2020

Bernardo Mezzelani, del arco al escenario

Debutó en el arco de Eclipse en Piedritas y frente a Cosmopolita, bajo el mando del DT Jorge Rossi. «Eclipse en ese momento traía todo el equipo de afuera y había andado bastante mal, así que en las últimas fechas no lo trajeron. Había que cumplir con el fixture y por eso nos puso a nosotros. Fue una etapa muy fugaz la mía en la primera porque después me fui a estudiar. Cuando tuvimos la posibilidad de agarrar el arco -en referencia a él y al ‘Vasco’ Cortaberría- traían los equipos de afuera y los chicos teníamos que ir a la tercera o hacer banco», recuerda Bernardo Mezzelani.

«Me fui a estudiar. En el año 95 volví y jugué en primera. Sportivo nos ganó en la última fecha del campeonato. Me volví a Buenos Aires, en el 2000 vuelvo a Villegas y empiezo a entrenar con ‘Pelé’ Ruiz. Llegamos a la final y perdimos con Atlético. En la cancha de Atlético ganamos 3 a 1 y me echaron por hacer tiempo. En la cancha de Eclipse atajó Marcelo Albiero. Perdimos 1 a 0, pero como no había diferencia de gol fuimos a un tercer partido en cancha de Sportivo y nos ganaron 4 a 1. Ahí colgué los guantes», rememora.

Entre las múltiples anécdotas, Mezzelani siempre recuerda el gol que Mendoza, arquero de Juventud, le marcó de arco a arco. «Nosotros disputábamos el campeonato con Juventud. Fue en un día de mucho viento. Cosas que pasan. En el entretiempo les dije a mis compañeros que lo íbamos a ganar, que era un empate transitorio. Al final ganamos el partido y el campeonato. Teníamos esa mentalidad ganadora; y arriba Fernando Millán nos solucionaba todos los problemas», repasa.

Tras colgar los guantes, comenzó a darle rienda suelta a su veta artística. Todo gracias a un amigo: Christian Francucci. «Él me metió en este mundo de lo artístico, del baile y de la actuación. Para mí esto es un entretenimiento y lo disfruto. Esto es como jugar al fútbol: durante la semana tenés que entrenar para el fin de semana jugar el partido. Incluso es un entrenamiento más duro que el fútbol porque son horas y horas de dedicación», sostiene.

«Yo soy un tipo que cuando emprende una actividad lo hace seriamente, con dedicación y con pasión. Lo único que hay que tener es coraje, porque si no probás no podés decir si te gusta o no. Hay que tener coraje para encararlo», dice Mezzelani a manera de cierre.