11.7 C
General Villegas
jueves, 6 agosto, 2020

Cómo nació el Maratón de Reyes y por qué se llama Camilo Martino

El 5 de enero de 1967 se disputó por primera vez la Maratón de Reyes “Camilo Martino” organizada por el Club Barrio Alegre, y desde ese momento de manera ininterrumpida se concreta anualmente, cumpliendo en 2020, 54 ediciones consecutivas. Es el evento deportivo más importante de la ciudad y una cita obligada para los atletas de elite nacional y del continente.

En el 2016, cuando la competencia cumplió 50 años, Ruben Islas, colaborador incansable de Barrio Alegre, presentó un trabajo en las Jornadas de Historia sobre la prueba. Lo hizo en colaboración con el periodista del diario La Opinión, José Goycoechea. Dicho trabajo destaca los datos más sobresalientes de la prueba, a través de un recorrido histórico.

“La Maratón de Reyes es uno de los eventos deportivos más importantes de Trenque Lauquen. Es una prueba de pueblo muy distinta a otras tantas, ni mejor, ni peor, pero distinta y esto la destaca” señala ese texto.

“Entre los puntos fuertes de la misma tenemos su tradición, lleva 50 años de forma ininterrumpida, siempre fue ganada por un atleta de nivel, tiene una gran convocatoria de público, los atetas de elite hablan muy bien de ella, todo termina con una gran cena de premiación para todos los atletas y colaboradores”.

¿QUIEN ERA CAMILO?

Camilo Martino fue un atleta de baja estatura, que se destacó sobretodo en pruebas de 1500 y 3000 metros,  al cual se lo veía entrenar en el sector de quintas del Tropezón (Norte de la ciudad), zona donde vivía. Estaba impregnado de un corazón totalmente celeste.

El señor Omar Pedretti comentaba que Camilo, para medir sus progresos lo solía llevar al circuito interno del Viejo Club Ciclista (Av. García Salinas y Arrastúa) o a la Ruta Nacional Nº 5, para medir sus tiempos con un reloj pulsera. En algunas ocasiones los tiempos no coincidían con los esperados, de allí venían los reproches de Camilo, “están mal tomados”. Nunca sabremos quién tenía razón.

Camilo se hizo muy popular entre los corredores de su época, a tal punto que invitó a su casa a Delfo Cabrera (Medalla de Oro en los Juegos Olímpicos de Londres 1948) y al día siguiente hicieron una exhibición en la vieja cancha del Club Ferro Carril Oeste.

Una multitud de gente estuvo presente. En el final, Delfo en un gesto caballeresco, dejó pasar en la línea de llegada primero a Camilo, recibiendo el aplauso del público presente.

Cuando Martino dejó de correr, se dedicó a volcar su experiencia entrenando a jóvenes de nuestra ciudad.

De allí surge la idea de organizar una carrera de calle para darle competencia a alguno de sus atletas. Era una idea novedosa debido a que hacía mucho tiempo que en Trenque Lauquen no se hacían este tipo de pruebas.

Fue con esa inquietud a su Club Barrio Alegre, logrando contagiar su entusiasmo.

¿POR QUÉ UNA NOCHE DE REYES?

Sugirió hacerla un 5 de enero y en horario nocturno. Tuvo algunos resquemores. ¿Justo ese día y a la noche? Pero Camilo dijo su célebre frase “le pedimos prestada la gente al cura”, y fue suficiente argumento para aquellos audaces emprendedores.

Varias personas se pusieron en marcha para la organización de esta prueba, algunas del club y otras solamente amantes del deporte. Se definió un circuito con partida desde la sede del Club ubicada en Alte. Brown Nº 78 y con un trazado en general por calles céntricas con finalización en Av. Villegas al 350, donde se encontraban dos casas comerciales que esponsoreaban la prueba.

Así fue que un jueves 5 de enero de 1967, a las 19 hs, se encontraban frente a la sede del club, algunos organizadores, entre ellos Omar Pedretti y Pichica Venturi con la sensación de que no vendría nadie a correr.

En ese momento de incertidumbre, el conserje del Club recibe dos llamadas telefónicas, que indicaban que venían atletas de 9 de Julio y de Gral. Pico. Información suficiente para confirmar la prueba.

A las 22 hs en punto, se puso en marcha la primera edición, donde 18 atletas debieron sortear algunas lagunas en las primeras cuadras que eran de tierra, pasando por el paso a nivel de Ameghino-Avellaneda para desembocar en la Av. Villegas totalmente colmada de público, para sorpresa de atletas y organizadores.

Comentan que el padre Emilo estaba muy molesto, la prueba había acaparado la atención, distrayéndolos del paso de los reyes magos.

¿POR QUÉ LA DISTANCIA DE 7.500 METROS?

Camilo tenía como pupilo a una joven promesa, Julio Fotgman. Y había notado que Julio tenía un mejor desempeño en 7.500 metros, de allí la sugerencia de que la prueba tendría que ser de esa distancia.

No se equivocó con su pálpito. Julio Fogtman tuvo siempre una destacada actuación en cada edición en las que participó, llegando en dos oportunidades a ser 4to. Un atleta que trascendió las fronteras de Trenque Lauquen, llegando incluso a correr para un club de Capital Federal.

¿POR QUÉ SIEMPRE LA PRUEBA TERMINÓ CON UN ASADO?

El señor Omar Pedretti, nos dijo que entre los visitantes llegó un periodista de 9 de Julio, quien consultó cuáles eran los premios y con qué se agasajaba a los atletas, comentando que en algunas carreras se les estaba dando de comer a los corredores.

Rápidamente los organizadores se pusieron en marcha para comprar la carne en lo de Guma (el carnicero del barrio), prender el fuego y tener el asado listo para recibir a los participantes en la sede después de la premiación, que se realizó en la línea de llegada.

Al año siguiente esas mismas personas realizaron la misma acción, simplemente porque se había hecho así el año anterior y así quedó esa linda costumbre, siendo la única en el país con esta modalidad.

¿POR QUÉ SIEMPRE TUVO UN GANADOR DE PRIMER NIVEL?

La primera edición fue ganada por el mejor corredor atleta de la zona José Shulmeister de Gral. Pico, pero al año siguiente vino a correrla Osvaldo Suárez. Un eximio atleta, ganador tres veces de la San Silvestre de San Pablo (Brasil) en los años 1958,1959 y 1960, dueño de varios récord que perduraron por varios años. Damos como ejemplo el de 5.000 metros conseguido por Don Osvaldo en el año 1960 y que recién fue batido por Jorge Monin el 11 de noviembre de 1980, algo similar hacia al día siguiente Fernando Marrón bajando el de 10.000 metros que también estaba en poder de Suárez.

Osvaldo se enteró de casualidad que había una prueba en Trenque Lauquen, ya que se encontraba en el final de su carrera atlética y estaba en el comienzo de una nueva etapa, la de entrenador.

La segunda edición la ganó y se sintió tan bien en ella que al año siguiente regreso para ganarla una vez más. Y desde allí en adelante le brindó su apoyo. En principio enviando a sus pupilos a correrla (todos de muy buen nivel atlético), en otro momento en el que era representante de una conocida marca de indumentaria deportiva, con el apoyo de esta marca a la prueba.

Cada vez que pudo la visitó y con los años entabló una fuerte amistad con Roberto Pedretti, la cual perduró.

Es probable que la figura de Osvaldo Suárez en la segunda edición, fuera el trampolín que trasportara la prueba a nivel Nacional y despertara el interés de participar de los mejores atletas del país

¿POR QUÉ SE PUDO ORGANIZAR DE FORMA ININTERRUMPIDA?

Difícil respuesta, en primera instancia siempre contó con muchos colaboradores, pero desde lo organizativo, la prueba de reyes casi desde su nacimiento tuvo una estructura firme, un referente se hacía responsable de una tarea y quedaba en sus manos el conseguir los elementos y colaboradores necesarios.

Así había grupos que se encargaban de la difusión, de la inscripción, del cerramiento, de la clasificación, de la cena, etc. En conversaciones informales con muchos de los colaboradores históricos, comentaban que cada uno de ellos tenía asignados una tarea específica y la mantuvieron durante mucho tiempo. Después de 50 (años) todavía quedan algunos de ellos, firmes en sus puestos.

Un atleta de elite, comentó que felicitaba al Club Barrio Alegre, porque siempre organizó la Maratón de Reyes, en las buenas y en las malas.

Tal vez la respuesta está en la formación de esa estructura, que fue tan rígida que logro que la prueba se pusiera en marcha año tras año hasta el día de hoy.

 

Fuentes: OESTEBA – Trabajo de investigación histórica sobre la Maratón de Reyes presentado en las Jornadas de Historia, por Ruben Islas y José Goycoechea.

Fotos: archivo Club Barrio Alegre.