40.3 C
General Villegas
domingo, 24 enero, 2021

Conociendo al concejal – Hoy: Horacio Pascual

Nacido y criado en Bunge, hombre de familia, apasionado por la política y admirador del proyecto nacional elaborado por Perón, Horacio Pascual es mucho más que un concejal del Frente Renovador. En un mano a mano con Actualidad, el ex intendente de General Villegas se animó a hablar de su pasado y de lo que quiere para el futuro.

El objetivo de esta columna es escaparse de la clásica nota política y conocer de cerca a la persona. En otras palabras, correr el foco del político y centrarse en el vecino; porque más allá del concejal que ocupa una banca hay alguien con intereses, formas de pensar y particularidades que lo hacen único.

Para ello, Actualidad confeccionó un cuestionario con el objetivo de conocer más íntimamente a los concejales. Hoy es el turno de Horacio Pascual, legislador del Frente Renovador

Diario Actualidad: ¿Dónde y cuándo naciste?

Horacio Pascual: Nací en Emilio V. Bunge, un 17 de junio de 1961.

DA: ¿A qué colegios fuiste (primaria y secundaria)? ¿Qué te gustaba hacer? ¿A qué jugabas? ¿Cómo describirías esa etapa de tu infancia y adolescencia?

HP: Estudié la primaria en la Escuela 12 y la Secundaria en el Instituto Secundario San Juan Nepomuceno de Emilio V. Bunge.

Hermoso tiempo de ese Bunge de calles de tierra, donde jugábamos a todos los juegos de la infancia de aquellos tiempos: bolita, figurita, fútbol, ajedrez, cartas, veranos de pileta en los clubes, lo que surgiera hasta la entrada del sol.

Me gustaba mucho andar en la calle y en las casas de mis amigos y amigas vecinas. Tuve la suerte de tener muy buenos promedios escolares primarios y secundarios, lo que hacía que mis padres me permitieran vagabundear y no dedicarle mucho tiempo al estudio.

Fue una infancia y adolescencia feliz. Único hijo, con padre y madre de maravillas, y un montón de amigos y amigas que hicieron que no me diera cuenta que no tenía hermanos.

DA: ¿Cómo era tu familia? ¿Cómo estaba compuesta? ¿Qué hacían tus padres?

HP: Éramos tres personas en casa: Myriam, ama de casa, madre genial, todo amor; Antonio, carnicero y productor ganadero, un papá fuerte, derecho, colaborador incansable de Fútbol Club Bunge. En ese hogar aprendí del respeto hacia los demás y de la importancia de ser honrado en la vida.

DA: ¿Te fuiste a estudiar? ¿Qué y dónde?

HP: Desde que leí el preámbulo de la Constitución Nacional en instrucción cívica me di cuenta que me gustaba el tema político. Soñaba con cambiar el mundo, mi país, mi pueblo.
Cuando egresé del secundario decidí seguir una carrera universitaria que me permitiera desenvolverme en materia política. Elegí abogacía porque entendí que era la carrera que mas me preparaba para esa tarea.

Estudié Abogacía en la ciudad de Rosario, lo cual me preparó muchísimo para mi posterior desempeño público. Obteniendo excelentes calificaciones en todo lo que tenía que ver con Historia, Derecho constitucional, Derecho público provincial y municipal, derecho político, derecho de la integración latinoamericana, derecho internacional público, etc., y no prestándole atención a los derechos procesales. Ser abogado no era mi vocación, no culminé la carrera, faltándome muy pocas materias. No era mi vocación. Hoy, a la distancia, me doy cuenta que debí haber estudiado Ciencias Políticas. Pero agradezco profundamente la formación jurídica que me otorgó la facultad de Derecho de Rosario.

DA: ¿Y tu historia laboral? ¿Cuál fue tu primer trabajo? ¿Qué otros trabajos hiciste? ¿Ahora –además de ser concejal- de qué trabajas?

HP: Regresé de Rosario porque mi papá había disuelto una sociedad empresaria con un tío y volví a mi pueblo a trabajar con él, en tareas rurales y complementarias de la carnicería. Me casé, tuve hijas, fui concejal muy joven y tuve la suerte de poder colaborar para transformar a través de la política la vida de los ciudadanos de General Villegas y sus pueblos, logrando que sea realidad el desarrollo armónico de la ciudad cabecera y los pueblos del partido a través del gobierno municipal.

Actualmente continuo con la colaboración de mi esposa María en las tareas de producción agropecuaria, en las tierras heredadas de mis padres.

DA: ¿Cuál dirías que es o fue la etapa más feliz de tu vida y por qué?

HP: Todavía no me he detenido a hacer una mirada retrospectiva de mi vida en profundidad, pero me considero un agradecido en la vida que me tocó y toca vivir. Creo que lo mejor está por venir.

DA: ¿Hay algo que tengas pendiente?

HP: Muchísimas cosas, muchos sueños por concretar, y sobre todo públicos. Sé que puedo colaborar mucho para mejorar la calidad de vida de nuestra comunidad.

DA: Si pudieras cambiar algo de tu vida (en cualquier ámbito de tu vida): ¿Qué cambiarías? ¿Te arrepentís de algo?

HP: Como les decía no he hecho todavía una mirada retrospectiva en profundidad. Seguramente encontraré lo que me preguntan, pero ahora solo pienso en el futuro, con regresiones al pasado para aprovechar experiencias y conocimientos.

DA: ¿Qué tipo de música escuchás? (Género y artistas preferidos)

HP: Me gusta la música ,escucho todo tipo, según el momento. Tengo recuerdos inolvidables de niño de haber visto en vivo a todos los cantantes de folcklore de mi país, en el Festival que se hacia en Piedritas.

DA: ¿Leés? ¿Qué te gusta leer?

HP: He leído mucho sobre historia, filosofía, política, economía, Perón. Hace poco tiempo descubrí a Gabriel García Márquez y estoy leyendo toda su obra. Descubrí en él que existe un realismo mágico, que me transporta a un mundo que yo no conocía.

DA: ¿Mirás televisión? ¿Preferís televisión o una serie de Netflix? ¿Qué ves?

HP: De pequeño iba con mi mama al cine de mi pueblo. No me perdí película que proyectaron. Inclusive íbamos a pueblos vecinos como Santa Regina, Charlone, a ver estrenos que no llegaban a Bunge. Hoy soy de ver televisión por las noches, fundamentalmente documentales de la vida humana, y muy de vez en cuando alguna película.

DA: ¿Cómo te definirías?

HP: Es muy difícil autodefinirse. Uno es lo que cree que debe ser, soy un agradecido, me tocó criarme en una hermosa familia, formar una hermosa familia y poder formar parte de un gobierno municipal que le mejoro la vida a la gente. Y espero poder seguir haciéndolo.

DA: ¿Cuáles son tus prioridades: qué es lo más importante del mundo para vos?

HP: Poner mi granito de arena para lograr la felicidad del Pueblo y la grandeza de la Patria. No puedo entender cómo teniendo todos los climas, las mejores tierras, los recursos naturales, los científicos, los técnicos y la capacidad de trabajo, los argentinos sigamos aumentando el número de pobres. Tiene que haber una salida, para que nuestro país crezca, se desarrolle y distribuya riqueza a través del trabajo y la seguridad social.

DA: ¿Cómo es tu ideal de vida? En otras palabras: ¿Cómo te gustaría que fuera tu vida?

HP: Vivir en una comunidad que se realiza, en un país que crece, se desarrolla y genera trabajo para su gente.

DA: ¿Cómo te imaginas de acá a 10 años?

HP: Disfrutando de el país que quiero, y mis hijas retornando al país porque hay futuro para los argentinos.

DA: ¿A quién admirás y por qué?

HP: Admiro a mis padres, y a todos los que lucharon y luchan para construir un país mejor.

DA: ¿Cuál es tu pasión?

HP: Tuve muchas pasiones en mi vida, fútbol, padel, etc. Hoy solo me concentro en una: cómo desde la política podemos mejorar la vida de los ciudadanos.

DA: Si solamente dependiera de vos: ¿Qué proyecto elaborarías porque consideras que Villegas lo necesita urgentemente?

HP: No puedo imaginarme algo así porque no creo en los proyectos individuales, ni fuera de la ley. Sí puede haber iniciativas individuales, pero necesariamente deben debatirse y lograr consensos para llevarlos adelante. Nunca se debe subestimar una opinión, todas deben ser consideradas en la elaboración de un proyecto común, y tomar una decisión al respecto. Por supuesto salvo casos de urgencia o fuerza mayor, en los cuales es deber del gobernante actuar rápidamente. Y sí tengo en mente la elaboración de un proyecto integral para lograr un desarrollo armónico de General Villegas y los pueblos, el cual seguramente vamos a debatir dentro del espacio que integro y con las instituciones de la comunidad.

DA: Si solamente dependiera de vos: ¿Qué cambiarías para modificar la realidad de Villegas (áreas del gobierno, funcionarios, una nueva carta orgánica, mentalidad de la gente, cualquier cosa que te parezca)?

HP: En ese proyecto integral para el desarrollo del partido de General Villegas que me referí en la anterior pregunta es necesario incluir cambios sustanciales: descentralización de los pueblos, descentralización en la ciudad cabecera por barrios, con participación comunitaria, descentralización en mas cooperativas por regiones viales para el arreglo de caminos, integrar y darle participación a las instituciones intermedias en el desarrollo comunitario, darle oportunidad a todas la fuerzas vivas para que se integren al desarrollo de nuestra comunidad. Más participación ciudadana para un mejor gobierno Municipal.

DA: ¿Y en el país?

HP: En el país es tiempo de hacer aquello que Perón proponía muy claramente y nos dejó como tarea a las generaciones futuras: «Hacer un proyecto Nacional que nos abarque a todos, un amplio ámbito de coincidencia nacional para que de una vez por todas los argentinos clausuremos la discusión acerca de aquellos aspectos sobre los cuales ya deberíamos estar de acuerdo”.

Parece hoy muy difícil, pero ese es el sueño que debemos perseguir los argentinos para lograr la grandeza de nuestra Patria y la felicidad de nuestro pueblo. Muchas Naciones desarrolladas ya lo consiguieron hace tiempo, y elaboraron un proyecto de país que llevan adelante a rajatabla, más allá de discusiones en otros temas.

DA: ¿Con qué político (actual o histórico) te identificás? ¿Por qué?

HP: Me identifico más que con la persona en sí, que tiene importancia, con el pensamiento. Me parece que el proyecto nacional elaborado por Juan D. Perón (un Perón reflexivo luego de 18 años de exilio y toda su experiencia de vida) el 1° de Mayo de 1974. Refleja un punto de partida para la elaboración de un Modelo Argentino para desarrollar y poner en marcha en este país, para que definitivamente tomemos la senda del crecimiento con justicia social.

DA: ¿Cuál consideras que es la mayor injusticia en este país?

HP: No puede ser que teniendo un país con una geografía variada que permite todas las producciones, bajo una ventajosa multiplicidad de climas, exentos de problemas raciales o religiosos como en otros países y amplitud de recursos naturales, sigamos teniendo semejantes índices de pobreza. Urgentemente la dirigencia política debemos buscar en todos los ámbitos, dejando de lado mezquindades políticas, caminos que nos conduzcan al crecimiento de nuestro país, con generación de empleo y justicia social.

DA: ¿Cómo sería el país ideal para vos?

HP: Un país con un amplio ámbito de coincidencias, y que de una vez por todas clausuremos las discusiones acerca de aquellos aspectos sobre los cuales ya deberíamos estar de acuerdo.

Ni mas ni menos que sentar las bases de un Modelo Nacional, poniendo el acento en el crecimiento del país, el pleno empleo y sin exclusión de sectores.

Esa es la tarea, sé que no es fácil, pero ese día tiene que llegar. La supervivencia de nuestra patria depende de ese gesto político.