10.3 C
General Villegas
domingo, 16 mayo, 2021

«El intendente se comprometió a dar una respuesta de la manera más rápida posible»

Luis Eliceche, de la comisión Unidos por Banderaló, habló con Actualidad acerca de la reunión que mantuvieron los vecinos de esa localidad con el jefe comunal. De las 3 enfermeras del CAPS una estaba aislada por COVID, la otra fue trasladada a General Villegas y la restante no daba abasto para visitar todos los pacientes con coronavirus (que llegaron a ser 63) que tiene el pueblo.

La comisión Unidos por Banderaló se reunió con el intendente Eduardo Campana para hablar sobre el tema que más preocupa a la localidad por estas horas: la salud. Desde hace varios días Banderaló está padeciendo un fuerte brote de COVID y sus números son desmesurados teniendo en cuenta la cantidad de habitantes.

En su peor momento, el pueblo lindero con la provincia de La Pampa llegó a tener 63 activos y este fin de semana falleció un hombre de 55 años.

Es por eso que desde la comisión antes mencionada solicitaron una reunión con el jefe comunal Eduardo Campana, quien se comprometió a buscar una solución para los reclamos de los vecinos.

«El saldo fue positivo, pudimos pedirle lo que teníamos en mente. Él nos escuchó y se comprometió a dar una respuesta de la manera más rápida posible. Lo que estamos planteando es que tenemos un déficit en la atención en el tema salud. El problema mayor apareció cuando la enfermera encargada del CAPS de Banderaló fue trasladada a Villegas. En Banderaló hay tres enfermeras: una se fue a Villegas, la otra enfermera estaba aislada por ser positiva y quedaba una sola para todos los pacientes, que son un montón. Banderaló llegó a tener 63 pacientes y considerábamos que para ella sola era mucho. El pedido era que la repongan con otra enfermera para ayudar. La respuesta del intendente fue que él iba a hablar con el Dr. Bertone -encargado de los CAPS de los pueblos- y que iba a tratar de resolverlo en poco tiempo», comentó Luis Eliceche, integrante de la comisión Unidos por Banderaló.

Si bien los números de infectados comenzaron a bajar todavía siguen siendo elevados para una localidad pequeña.

«Pasó Semana Santa, viajó gente y vino gente a la localidad. También pudo haber sido que la gente no comunica si tiene algún síntoma. Fueron pasando los días y eso hizo que aumenten los casos tan considerablemente, porque la verdad que fue un salto grandísimo. En poquitos días llegamos a 63 personas y la verdad que es una locura», afirmó Eliceche.

La comisión tiene como tarea tratar de resolver las necesidades de la localidad. En este sentido todos pusieron manos a la obra para poder arreglar la moto de la única enfermera, con el objetivo de que pueda visitar a todos los pacientes COVID.

«Eso lo pudimos hacer, es una cosa pequeña pero a ella le permite movilizarse con mayor rapidez. También hemos ayudado con donaciones de insumos a la salita», expuso Eliceche.

La buena noticia es que la enfermera del Hogar de Ancianos se ofreció para trabajar medio día en la atención de pacientes no COVID y en la atención telefónica del CAPS, lo que permitirá aliviarle el trabajo a la enfermera del Centro de Atención Primaria de la Salud.

«Necesitamos un médico estable. Fue uno de los pedidos que le hicimos al intendente. Sabemos que es algo complicado que alguien venga a vivir a Banderaló. Una de nuestras tareas es tratar de ayudar a que haya un médico estable en el pueblo. Eso es lo que pedimos siempre», concluyó Eliceche.