16.5 C
General Villegas
martes, 27 octubre, 2020

El Piche Suárez, el defensor al que lo aburría marcar y rompió el mandato de la época

El Piche Suárez es de la raza de jugadores míticos del fútbol villeguense, célebre por su técnica y perfil arriesgado en años que los marcadores de punta eran eso, marcadores, y no los carrileros de hoy donde en su recorrido defienden, crean y atacan, según quién tenga la pelota o en qué zona de la cancha esté.

Juan Carlos Suárez, de él se trata, aunque por el nombre pocos lo identifican. Es el Piche Suárez, aquel 4 de Eclipse en la primera mitad de los ’70. ¿El que tiraba la bicicleta? Ese. ¿Y lo hacía jugando de defensor? Sí, por supuesto. ¿Y lo haría hoy? No, olvidate, ese fútbol no existe más.

Empezó en Sportivo: «Ibamos a la cancha, me vieron jugar picados ahí, con Manuel Piñeyro, y me ofrecieron jugar. Estuve un año, porque un día Macuco Gutiérrez -por entonces defensor de la Maquinita- me vio en la canchita de barrio Ciclón y me llevó a Eclipse.»

«Arriarán; Suárez, Maldonado, Barrios y Ruiz: Pereyra, Coronel y Santos; Paviolo, Polucci y Rodríguez». El tiempo despinta el recuerdo, pero el Yuyo Mario Muriño seguramente también estaba en ese enorme equipo de Eclipse, que extrañamente, ya con otros nombres y estilo, recién alcanzó el título de liga en 1978, cuando Suárez ya no estaba.

El Piche habla de manera especial de su paso por la tercera división, con el Zorro Draperi de DT. «La mitad de los jugadores de tercera pasamos a primera. Ingeniero, Buchardo, Charlone… cada equipazo. Villarino, Cachencho D’orazio, Etcheverry, Bustos… unos jugadores bárbaros», recuerda.

Hizo un solo gol en primera, pero con su sello. Fue a Sportivo, en un clásico en cancha de Eclipse. «Me la dio el flaco Arriarán a la salida del área y encaré, amagando, amagando… mis compañeros me acompañaban y me la pedían, pero no se las dí. Llegué al área y le pegué. Me acuerdo que el arquero de ellos era Rabito Sieyro», repasa metro a metro la conquista.

A los 22 años Eclipse ya formaba parte de su pasado. Se fue a Cosmopolita: «Hicimos buena campaña. Incluso jugamos una final con Atlético. Nos hizo un gol el Yuyo», uno de sus antiguos compañeros, ahora con la camiseta de la Academia.

Se retiró muy joven. «La rodilla… tuve que parar», lamenta. También asume que por entonces la dedicación y cuidado no fueran los de hoy. Una lástima.

Después, los campeonatos de barrios en la vieja canchita donde hoy reina el Fonavi. «Entre amigos, con asado incluido. Jugué hasta los 40 en que me desgarré y no jugué más», le contó a OVACIÓN esta semana, en el aire de FM ACTUALIDAD. «No me arrepiento de nada. No voy a la cancha», se emociona, le cuesta seguir el diálogo.

Lo suyo fue tan bueno como breve. Fue crack pero pudo ser más. Brilló en un Eclipse donde muchos brillaban. Jugó en la selección de la liga. Gambeteaba a los delanteros en un fútbol donde los defensores parecían no tenerlo permitido. Se adelantó a una época. Marcaba y jugaba. Mucho de lo que hace hoy un lateral el Piche Suárez lo hacía hace casi medio siglo. Por eso se sigue hablando de él.

Club Eclipse Villegas – Año 1977: De derecha a izquierda – Arriba: Cichini, Apaolaza, Suarez, Damiani, Rodriguez, Ruiz, Coronel, Nievas, Arribas, Baños y García. Abajo: Paviolo, Rodríguez, Sánchez, Polucci, Pereyra, Muriño y Halatino.