29.8 C
General Villegas
miércoles, 20 octubre, 2021

El voto en blanco y el que no fue a votar: ambos cotizan en bolsa para las elecciones generales

El voto no positivo es la verdadera tercera fuerza en General Villegas (con 2.159 votos). Además, solamente un 67,79% del padrón votó en las PASO, lo que implica que hay más de 8.000 electores que no sufragaron el 12 de septiembre y sí podrían hacerlo el 14 de noviembre. 

En el recuento de los votos positivos de las PASO del 12 de septiembre los guarismos oficiales indican que a nivel local -es decir, para concejales y consejeros escolares- el Frente de Todos obtuvo 6.701 votos (4.763 corresponden a Sol Fernández y los restantes 1.938 a Horacio Pascual), Juntos logró 3.547 votos, Villegas Avanza consiguió 2.014, Vamos con Vos cosechó 1.550 votos y Acción Vecinal Villegas cerró con 1.055 sufragios.

Sin embargo, hay dos elementos claves -importantísimos para la elección del 14 de noviembre- que todos los análisis políticos pasaron por alto.

Uno de ellos es la enorme cantidad de votos no positivos: 2.159 (1.927 en blanco y 232 nulos). Si se contara como un espacio político, claramente los votos no positivos serían la tercera fuerza en el distrito de General Villegas, relegando por muy poco a Villegas Avanza al cuarto lugar.

Otro factor fundamental es que votaron 17.026 personas, un 67,79% del total del padrón electoral (25.125 votantes registrados). En otras palabras, 8.099 villeguenses no sufragaron en las PASO y están en condiciones de hacerlo en las generales.

Si se sumaran ambas cantidades se obtendría un total de 10.258 personas o, dicho de otra manera, 10.258 votos que podrían inclinar la balanza hacia cualquier lugar.

Por supuesto, esto es política y no una clase de matemáticas. El que votó en blanco por hastío, descreimiento o desilusión es muy probable que mantenga su voto. Aunque también es factible que decida cambiar: apoyar al ganador o votar al rival con más chances para que el que ganó en las PASO no lo haga en las generales. Todo puede pasar.

Quienes no fueron a votar pueden mantener esa opinión o volcarse a las urnas para que tal o cual gane o pierda, o para que un nuevo espacio se afiance. De nuevo: es política y todo  es posible.

Lo único cierto son los datos. Sol Fernández ganó la elección con 4.763 votos y logró una lista de unidad con Horacio Pascual y su gente. Eso no implica que los 1.938 votantes del ex intendente van a acompañar a la jefa de ANSES y candidata a concejal, pero si logra asegurarse un porcentaje de ese número su triunfo sería (casi) cosa juzgada.

El panorama de Juntos es más complicado, pero hay estrategias pensadas para tratar de captar más votos. Lo primero es subsanar lo que -con el diario del lunes- parece haber sido un grave error: jugarse el todo por el todo con Facundo Manes y no haber presentado lista con Diego Santilli. En el distrito de General Villegas hubo 1.425 votantes que eligieron al ex vicejefe de gobierno de CABA. Como hubo mucho corte de boleta se presume que esas personas votaron al «Colo» pero no a la lista local de Juntos.

Más allá de ese «error táctico», Juntos selló la unidad en Provincia. Hoy Santilli y Manes conviven en una única lista y ya están lanzados a la elección del 14 de noviembre. Realizaron un acto en Tigre y el intendente Campana estuvo presente. Esto podría beneficiar a la candidata a concejal Claudia Esain y a toda su gente. Lo que deberán hacer es tratar de capitalizar esa unidad para sumar esos 1.425 votos de Santilli (o al menos una parte).

El oficialismo se perjudicó por el voto castigo. La gente le dijo no a la gestión y a sus formas. Hubo mucho vecino que se quejó porque el gobierno no los escuchaba. La gente de los pueblos dijo sentirse abandonada en más de una oportunidad. Por eso Juntos deberá salir a la calle para estar más cerca de la gente y tratar de recuperar votos que eran propios y se fugaron.

Pero, además, Juntos deberá convocar a todos los que votaron en blanco y a los que no fueron a sufragar a que se acerquen a las urnas. Para ello reacomodaron su discurso -un tanto light- de las PASO y apuntaron todos los cañones a la lucha contra el «populismo». La lógica de esta estrategia es mostrarse como la única fuerza política con posibilidades de frenar al actual modelo de país. Así, la idea es convocar a los que votaron en blanco, a los que no fueron a votar y a los que votaron partidos minoritarios para ponerle un freno al «populismo».

También ilusiona la marea amarilla que cubrió al país y a la provincia. Algunos creen que esa ola podría convencer a indecisos y beneficiar a Juntos General Villegas.

Especulaciones que se comprobarán el 14 de noviembre.

El resto de las agrupaciones (Villegas Avanza, Vamos con Vos y Acción Vecinal Villegas) también deberán trabajar para convencer al votante en blanco o a quien no se acercó a las urnas. Villegas Avanza deberá revalidar la magnífica elección que hizo (o mejorarla) para asegurarse, como mínimo, un concejal. Las otras fuerzas tienen un panorama más complicado, pero deberán hacer el esfuerzo.