22 C
General Villegas
miércoles, 22 mayo, 2024

«Estamos ocupados por cumplir promesas de campaña y dejamos a la sociedad a la deriva»

Carlos Monterrosa es propietario de una perfumería que se encuentra en calle Moreno, entre San Martín y Arenales; y en los últimos días fue víctima de un importante robo en su comercio, mientras no se encontraba en General Villegas.

Según le contó a ACTUALIDAD tuvo que viajar el fin de semana a la ciudad de Junín por cuestiones personales y al regresar, este miércoles, se encontró con una importante cantidad de mercadería que había sido sustraída de su local, además de dinero en efectivo.

Perfumes, desodorantes, carteras y billeteras fue lo que se llevaron del comercio, además de plata de la caja registradora y otra suma, importante, que el damnificado tenía guardada en un lugar específico.

«Apenas entré al local y vi el desorden que había, cerré la puerta de nuevo y fui a la comisaría a plantear la situación. Se hizo una pre denuncia hasta que lleve el faltante completo, para poder ampliarla y cerrarla», dijo Monterrosa.

El damnificado no duda de que el o los delincuentes hicieron toda una logística para cometer el hecho, pensando inclusive en que muy pocas personas tiene conocimiento de cómo acceder al lugar (en este caso por la parte de atrás), así como también dónde guarda el dinero necesario para pagar distintos gastos y mantener el comercio en funcionamiento, como son alquiler, internet, energía eléctrica y otros servicios.

«Este comercio tiene un patio interior que da a los fondos de la Escuela 1, el banco Galicia y el Club Sportivo. Tiene un acceso bastante rápido que es por calle Arenales, donde está el Registro Civil. Por ahí se llega muy fácil, saltando un tapial. Destruyeron una puerta de vidrios repartidos, luego hay una reja con una cadena y un candado. A la cadena la cortaron», comentó.

«El local tiene paredes internas, de durlock, porque se respeta un pasillo para pasar al fondo. Probaron con una pared y dieron con un mueble, no pudieron. Al lado del baño hay un espacio donde tengo ubicadas algunas cosas para desayunar (yo vivo arriba) y entraron por ahí. Me hicieron un desastre. Se llevaron muchas cosas que cuesta reponer, más en este momento», agregó.

Carlos Monterrosa.

Indignado, con la impotencia que genera la situación, además de angustia, Monterrosa habló de las horas que le dedica a su negocio «todos los días del año. Solamente me ausento cuando tengo que comprar en Buenos Aires. O por un problema personal como el que tuve, que hizo que tenga que viajar a Junín».

Si bien destacó la atención de la policía y aclaró que no quería señalar a la Fuerza en este sentido, expresó: «estoy a una cuadra de la comisaría, aunque por supuesto nadie tiene la varita mágica».

Para Monterrosa, el o los autores del robo «algún dato tenían, porque fueron al lugar específico donde yo guardaba el dinero. Las personas que sabían de eso no son muchas, me alcanza una mano, son menos de cinco. Lo mismo le dije a la policía. No digo que fueron ellos, pero alguien habló. Me hicieron una logística», insistió, teniendo en cuenta que, además, «en esta ocasión dos o tres personas sabían que yo no iba a estar, porque incluso cuando viajo por un día y medio a Buenos Aires a buscar mercadería, nunca aviso».

Informó que el dinero sustraído fue de 800 mil pesos. «Para mí es mucho», expresó; y valuó lo sustraído en alrededor de los 3 millones de pesos.

«Se llevaron 80 perfumes. El costo de uno ronda hoy los 20 mil pesos, dependiendo de la marca. Me faltaron 120 desodorantes de distintas marcas (Voss, Polo, Kevingston, entre otras), mochilas grandes, bandoleras, carteras, billeteras de las más caras. A medida que voy mirando, voy viendo las cosas que me faltan», detalló.

Monterrosa no tiene muchas esperanzas de recuperar la mercadería o el dinero robado. «Tal vez se encuentra a la persona que cometió el hecho, pero uno nunca recupera lo que se llevaron; y mucho menos el dinero en efectivo. Lo que hay que hacer es agachar la cabeza, seguir adelante y tratar de olvidarse de esto».

«Lo que veo es que en este último tiempo hay muchos casos de inseguridad. En lo que va del año están robando, y mucho, todas las semanas. Estamos ocupados por cumplir promesas de campaña y dejamos a la sociedad de Villegas a la deriva, a que la delincuencia haga lo que quiera. Se encuentra el delincuente, se lo mete preso, pero esa no es la solución. Vamos corriendo de atrás. Hay que prevenir, porque cuando pasan las cosas uno ya perdió. Y el capital que se pierde no se recupera. Estamos dejando solo al laburante, al que aporta todos los días», manifestó el damnificado, quien en algún momento estuvo a cargo de una empresa de seguridad en nuestra ciudad.