11 C
General Villegas
domingo, 9 agosto, 2020

Juan José Pauletto, el gran goleador del Pulpo campeón 1992

Juan José Pauletto es muy recordado y querido por la gente del Pulpo, puesto que fue el goleador de aquel equipo de Sportivo campeón de 1992 (con 6 tantos, a uno de Pablo Rosiere, máximo artillero de ese año).

Ahora, ya retirado como jugador, sigue vinculado al fútbol puesto que es DT desde el año 1999. Está radicado en la provincia de Catamarca, donde dirige al club Jorge Newbery.

«Yo comencé en las divisiones inferiores de River hasta la edad del primer contrato. Tuve partidos en reserva y jugué amistosos en primera, pero no me hicieron contrato. En el 85 yo entrenaba con un equipo de libres y tuvimos la posibilidad de visitar Tres Algarrobos. Ahí me quedé tres temporadas, en los Verdes de Cuenca. Después pasé a jugar en Sarmiento de Catamarca, en un regional importante, y eso me catapultó a Temperley. Luego pasé a Guaraní Antonio Franco, donde estuve dos años», rememora Pauletto.

Luego de todas esas experiencias futbolísticas llegó el turno de Sportivo. «Hicimos unas campañas espectaculares porque salimos bicampeones (dos torneos en el año). Tuve la posibilidad de convertir varios goles, salir goleador y darle el campeonato a toda la gente del Pulpo. Después jugamos en un regional durísimo, contra equipos de Tejedor, Pehuajó, Tres Lomas», señala Pauletto.

«En Sportivo me encontré con Omar Antonio, que habíamos salido campeones en los Verdes. Conocí a Bracciale, a Videla, a un gran amigo como «Chochó» Latorre, a Pelé Ruiz, a Barrios. Siempre me queda la gran alegría del último partido cuando salimos campeones y tuve la oportunidad de hacer el gol del triunfo. Es una alegría inmensa. Esa temporada quedó en la retina de todos los que quieren al Pulpo», añade.

Pauletto destaca la dupla ofensiva conformada con un crack como Omar Antonio: «Con Omar jugamos bastante y nos entendíamos muy bien. Él hacía las cosas muy fáciles en la cancha».

Luego de un paso por equipos de Catamarca y por Desamparados de San Juan, Pauletto colgó los botines. Ahora está dedicado a la dirección técnica, pero siempre recuerda con cariño su paso por el Pulpo y toda la gente que allí conoció: «Estamos lejos, pero siempre con el corazón cerca de Sportivo», se despidió.