5.3 C
General Villegas
jueves, 13 agosto, 2020

La cuarentena no pudo cortarle las alas a los sueños de la gente del Aeroclub

Gabriel Mandrini es piloto recibido en el Aeroclub de General Villegas. Es, además, secretario de dicha institución desde hace 4 años. Durante ese período, el Aeroclub dio un vuelco y son muchos los cambios positivos que se han implementado. El más importante es, sin dudas, el balizamiento de la pista de aterrizaje. Este adelanto ha permitido los vuelos nocturnos, algo que era completamente imposible antes del 2019.

«Cuando ingresé al Aeroclub había un grupo chico de gente. Poco a poco empezaron los cambios, empezó a sumarse gente joven, y empezaron los proyectos como la escuela de vuelo y las mejoras edilicias. Ahora el Aeroclub tiene hangares con pisos nuevos, plataformas nuevas, luminarias y farolas nuevas. Ha cambiado mucho el aspecto. La balización fue algo muy trascendental para la institución. Fue el primer balizamiento que se instaló en la Argentina con materiales hechos por la industria nacional», expuso Mandrini.

La asignatura pendiente es la tan anhelada pista asfaltada. «El asfalto es algo muy necesario porque una lluvia condiciona los vuelos. Siempre se está reclamando a Nación, a Provincia y a Municipio por este tema. Siempre vivimos en crisis y siempre nos dicen que esperemos. Lo que sucede es que es una obra que no ve todo el mundo, que solamente nos acordamos que está en los momentos de extrema urgencia», declaró Mandrini.

La pista clausurada de asfalto tiene los metros necesarios para que un avión sanitario pueda aterrizar, es decir casi 1000 metros. «Esa pista se puede aprovechar como base y se puede reasfaltar tranquilamente. Nos dijeron que llevaría el mismo material que lo que llevarían dos o tres cuadras de asfalto de Villegas. En algún momento alguien se va a tener que poner los pantalones y lo va a tener que hacer», argumentó.

El gran inconveniente es que se necesitan ingentes sumas de dinero. Eso, sumado a las crisis constantes y la inflación permanente de nuestro país, hace que sea un proyecto muy complicado de afrontar únicamente desde el sector privado.

«Este año teníamos pensado realizar un torneo, un festival aéreo, pero eso quedó suspendido por la pandemia. Nuestra idea es seguir con la escuela de vuelo, en la parte de vuelos nocturnos y en la parte comercial. También queremos seguir haciendo mejoras en todo lo que es edilicio. Lo de la pista siempre está latente», concluyó Mandrini.