22 C
General Villegas
domingo, 21 abril, 2024

La importancia de la manipulación de alimentos y de que el comerciante tenga su carnet

El director de Medio Ambiente, Alessandro Tamburi; y Andrea González, del área de Bromatología de la Municipalidad, hablaron con ACTUALIDAD sobre la importancia de la correcta manipulación de alimentos, en el marco de la evaluación que se va a hacer este viernes 16 de febrero, en la Casa de la Cultura, a aquellos comerciantes que realizaron el curso de manera virtual para obtener su carnet.

«Las evaluaciones se están haciendo una vez al mes y requieren sí o sí inscripción previa, porque hay un cupo. Para acceder de manera previa al curso, la información está cargada en la página web del municipio. Son seis módulos donde se encuentra información básica que todo manipulador de alimentos debe conocer, para tener en cuenta a la hora de elaborar, transportar, envasar o fraccionar», explicó González.

«Cada persona lee ese material a su tiempo, luego se inscribe en Bromatología y se presenta a rendir el examen, que es necesario y requisito obligatorio es aprobar para poder obtener el carnet de manipulación de alimentos», agregó.

Asimismo, González explicó que «el carnet tiene una duración de tres años, es de alcance nacional y no tiene costo. Después de ese tiempo, se debe renovar con una nueva evaluación. En la oficina tenemos un registro de todos los que se van emitiendo, pero de todos modos quien lo tenga -como en la licencia de conducir- figura la fecha de caducidad, para que estén atentos a eso. De todos modos, cuando se pide en las inspecciones, se ve si está vencido y deben renovarlo, o si está próximo a vencer».

La modalidad virtual para leer el material llegó en pandemia y quedó instalada. «Lo más práctico para cada uno es ir leyendo la información. A algunas personas les lleva más tiempo que a otras, pero cada uno lo adapta a su comodidad; y es más práctico que tener que asistir a las charlas. La virtualidad continúa a la hora de estudiar el material pero ahora, a diferencia de aquel entonces, se rinde de manera presencial», comentó.

Una vez que la persona aprueba, «se le comunica, se le solicita cierta documentación que tiene que presentar  y apenas tenemos esa información la vamos cargando. La obtención del carnet después de eso, es bastante rápida», detalló.

Tamburi, por su parte, informó que desde el municipio se está viajando dos veces por semana a los pueblos del distrito para hacer un control en este sentido, además de realizarlo en la ciudad cabecera, coordinando el trabajo con el área de Comercio.

«Nos vamos acercando a los comercios y en el caso de que el carnet esté vencido, se lo intima a presentar la documentación cuanto antes. En caso de que eso no ocurra, tenemos que proceder de otra forma que, incluso, puede llegar a la clausura temporal del local. Y de comprobar condiciones insalubres de elaboración, se procede de la misma forma», detalló.

El director de Medio Ambiente sostuvo que «es muy importante saber cómo se trabaja en alimentos, porque nos enfrentamos a agentes invisibles, que son los microorganismos. Por eso es importante prevenir la contaminación cruzada, teniendo en cuenta distintos aspectos en ese sentido, que son observados en las inspecciones».

En caso de que se deba denunciar alguna situación en particular, el vecino debe acercarse a la oficina de Bromatología, ubicada sobre calle Fasciolo s/n, al lado del corralón municipal, de 7 a 19 horas. «Allí tomamos la denuncia, donde quien se acerque debe dejar sus datos en un formulario (nosotros no le damos esa información al comerciante) y luego se actúa», manifestó González.

Los números de teléfono del área son 3388 515212; o 423613. También hay un correo electrónico que es bromatologíagv@hotmail.com. Para el caso de los pueblos, los vecinos se pueden acercar a la delegación de cada localidad.

González manifestó que hay mayor concientización en este sentido, aunque remarcó que «el trabajo que se hace es de hormiga, muy de a poco. En las inspecciones uno trata de educar cuando no son cosas graves, porque hay otras que no se pueden negociar. Estas son herramientas para la gente que sirven para aprender, no es un castigo. Por lo general, uno trata de hacer cumplir las cosas y también explicar».