12.7 C
General Villegas
jueves, 1 diciembre, 2022

«La policía tiene que actuar y está bien que lo haga»

Adrián Piñel se presentó en la mañana de este miércoles en Actualidad ante la información que hizo llegar sobre su aprehensión el comisario Gustavo Aragundi, jefe del Comando de Prevención Rural (CPR) de General Villegas.

Piñel permaneció aprehendido durante el fin de semana, acusado de Abigeato Flagrante Delito. Según él, fue un malentendido, «hice un favor» y en medio de confusiones aún no aclaradas, terminó imputado en una causa por la sustracción de dos animales vacunos que fueron secuestrados, además de la camioneta en la que los trasladaba.

«La policía tiene que actuar y está bien que lo haga», sostuvo en Actualidad. Las personas que fueron parte de la aparente confusión, ¿hablaron con la policía?, fue la pregunta. «No lo sé, no tengo tiempo de ocuparme de estas cosas, tengo mucho trabajo», fue la respuesta.

Piñel aseguró que su versión es correcta, que dice la verdad, que todo fue una confusión y que está tranquilo con su conciencia. Fue por eso que quiso dar su versión de los hechos.

El relato, en detalle

«Yo vendo maquinarias agrícolas y ando mucho en el campo, llevando y trayendo herramientas. Venía de Blaquier, agarro un camino de tierra, porque soy curioso y por ahí me encuentro con algún contratista para visitarlo. Me encuentro con unos muchachos que andaban a caballo, paro y a uno de ellos lo conozco: Walter Cruceño. Me dice que se le habían escapado dos terneros del campo, que los tenía maneados y me pidieron la ‘gauchada’ de llevarlos, porque sino tenían que ir a buscar un tractor y un carro», comenzó Piñel su relato.

«Le dije que no tenía problema, que los llevaba. No sabía bien dónde estaba el campo, me indicó que había dos tranqueras blancas y un guardaganado. Cuando llego, me choco con un alambre, doblo para la derecha, pero no encontraba la tranquera ni el guardaganado. Veo que venía una camioneta atrás mío y entonces paro, les digo que tenía que llevarle dos terneros a Cruceño y me dijo que era para el otro lado. Di la vuelta y fui para el lado que me indicó», continuó.

«Veo que el muchacho me sigue, me pasa y va hablando por teléfono. A unos 500 metros se detiene, me para y me dice: ‘Don, esos terneros son nuestros’. Le dije que se los estaba llevando a Cruceño y que si era así lo tenía que hablar con él. Me dijo que ya le había avisado a la patrona y ella a la Patrulla Rural, que nos quedemos en ese lugar. Lo llamo a Cruceño, viene, le dice a la mujer que los animales son de él y ella dice: ‘es cierto, míos no son’. Llegó la policía, los terneros quedaron secuestrados y me trajeron a Villegas, donde me explicaron que se iniciaba una causa», siguió el relato.

«Yo no entiendo nada de esto -dijo Piñel-. Creo que la policía actúa bien y como corresponde. Yo venía con una camioneta con dos animales atrás y no es normal, pero así se dieron las circunstancias. La policía hizo lo que tenía que hacer».

Piñel estuvo detenido sábado y domingo en Florentino Ameghino. «El lunes me dan la libertad. No le di importancia, porque estoy tranquilo. No hubo denuncia tampoco, creo que se actuó por oficio. Yo tengo mucho trabajo y no me puedo poner a perder el tiempo con esto. Yo estoy tranquilo», reiteró; y aseguró: «digo la verdad».

«No sé qué habrá declarado Cruceño, supongo que dirá lo mismo. Si dice lo contrario no sé cuáles serán las consecuencias para mí. Espero que diga la verdad, como yo», añadió.

«La policía tiene que actuar y está muy bien que lo haga», insistió, aunque manifestó que «no es nada agradable estar preso, no tanto por uno, sino por los hijos y mi mujer. Ellos sufren más que uno».