23.6 C
General Villegas
miércoles, 30 septiembre, 2020

La voz del campo: «No es el momento para impulsar esa reforma judicial»

Actualidad dialogó con Pablo Ginestet, productor de Henderson y prosecretario de CARBAP. Además de la polémica reforma judicial, Ginestet abordó una multiplicidad de temas, tales como la legislación que regula el uso de agroquímicos y las obras del Plan Maestro del Río Salado.

Pablo Ginestet es Ingeniero Agrónomo y productor de Henderson. Es, además, prosecretario de CARBAP y representante de la Zona 1 en la Mesa Directiva de CARBAP. La Sociedad Rural del Partido de General Villegas integra esa Zona 1, junto a las rurales de los distritos de General Pinto, Ameghino, Lincoln, América, Carlos Tejedor, 9 de Julio, Carlos Casares, Pehuajó, Trenque Lauquen, Pellegrini, Tres Lomas, Salliqueló, Guaminí, Daireaux y Henderson.

Desde el decreto del Aislamiento Social, Preventivo y Obligatorio es imposible llevar a cabo reuniones presenciales; pero eso no detiene a los integrantes de CARBAP que, a través de plataformas virtuales, realizan encuentros gremiales y seminarios online.

Uno de esos seminarios, titulado «Legislación y fitosanitarios», se llevó a cabo el pasado jueves. El mismo contó con la presencia de representantes de las rurales de la zona 1 (noroeste bonaerense) y de la zona 2 (norte bonaerense) de CARBAP.

«Desde el año pasado veíamos la demanda de las rurales de información sobre la distintas legislaciones sobre agroquímicos. En varios Partidos se empezaban a discutir modificaciones a las ordenanzas o nuevas ordenanzas. Por eso empezamos con estos talleres virtuales. La charla en sí tuvo tres temas: el primero la legislación nacional, cuáles son las leyes nacionales que regulan y los diferentes organismos que la controlan; el segundo, la ley provincial n° 10699 que regula estos temas; y en una tercera instancia hicimos un pantallazo de las diferentes ordenanzas que hay en los diferentes Partidos con las cláusulas más importantes. También se hizo un repaso de la jurisprudencia de los casos judicializados, se analizaron cuáles fueron los errores de los productores como para tratar de abordar este tema en profundidad y desde lo jurídico. Desde CARBAP consideramos que es importante conocer estas leyes porque como productores tenemos derecho a aplicar los fitosanitarios habilitados por el SENASA, pero también tenemos que cumplir con ciertas obligaciones. Los productores producimos bien, pero podemos producir mejor y tenemos que transmitirle a la sociedad que esté tranquila, que estamos haciendo todo lo que está a nuestro alcance, que se aplica toda la tecnología que está disponible para usar lo menos posible los agroquímicos y sin afectar la salud de los ciudadanos», manifestó Ginestet.

«El que maneja una pulverizadora prácticamente tiene que conocer más de leyes que de lo que tiene que hacer arriba de la máquina, porque pasas de un Partido a otro y son leyes totalmente diferentes. Hay más de 70 ordenanzas diferentes en la Provincia de Buenos Aires. Es una pena que haya pasado eso. Desde CARBAP siempre se trabajó para actualizar la ley que está vigente, que es del año 88/89 y que ya quedó vieja. Lamentablemente los políticos nunca se jugaron para actualizar esta ley. Claramente la Provincia de Buenos Aires le ha dado la potestad a los municipios para que cada uno vaya regulando cómo trabajar en las áreas periurbanas. Muchas veces estas decisiones que toman lo municipios pasan por lo emocional o por las creencias más que por la parte científica y los datos duros de las miles de investigaciones sobre la forma de aplicar agroquímicos de manera segura a distancias cortas. Muchas veces se deja de lado la ciencia y se pasa a una cuestión partidaria. Las cuestiones políticas, los votos, las elecciones son cosas que afectan estas decisiones. Va a ser difícil que hoy podamos unificar una ley en la Provincia que ordene todo esto, porque realmente uno no ve la voluntad política de ningún gobierno. Todos dejan que cada municipio lo maneje. Es un tema que nos preocupa mucho porque entre Partidos cercanos las diferencias son muy grandes», reflexionó.

Obras del Río Salado

Durante las últimas inundaciones que afectaron la zona del noroeste bonaerense, Ginestet fue delegado de CRA en la comisión de Emergencia Agropecuaria. Eso le permitió involucrarse a fondo en el Plan Maestro del Río Salado.

«Las obras del Salado se retrasaron un poco por la pandemia, pero están en marcha. Se está trabajando en la etapa IV. Esa etapa está dividida en 4 partes: la parte 4.1 está en financiamiento y con un plan de acción, mientras que el resto de las etapas están en negociación de fuentes de financiación. Por ese lado, buenas noticias. No obstante, hace 15 días atrás nos enteramos que, entre ‘gallos y medianoche’, en una sesión en la Cámara de diputados y senadores de la Provincia se solicitó que unos 120 millones de dólares, un dinero que el gobierno aduce que es un ahorro, cambien de destino: en vez de destinarse a culminar la obra del Salado se van a destinar a temas de la pandemia. Se está pidiendo información para saber dónde se produjo ese ahorro de 120 millones de dólares, que es muchísimo. Queremos saber si no es una maniobra para retirar los fondos. Esto ocurrió con el beneplácito de todos los partidos políticos. Es una pena que a una obra que viene con 15 años de retraso, y que ahora tenía financiamiento, le empiecen a retirar los fondos. Después, cuando viene el agua, todos nos acordamos de las obras; pero en las épocas de seca, que es cuando hay que avanzar, se desvía la plata para otras cuestiones con más rédito electoral», expuso Ginestet.

La Reforma Judicial y el avance del Estado, preocupaciones de CARBAP

«La Justicia es una pata importante de la República Argentina. Claramente se necesitan mejoras porque no viene funcionando bien, pero la forma que se quiere implementar no es la adecuada. No solo es con la Justicia, sino son todos los avances del Estado sobre los derechos de los ciudadanos. No es el momento para esa reforma que quieren impulsar: primero hay que debatirlo, hay que generar un consenso, hay que buscarle una salida a los problemas y no generar reformas a medida. Todos sabemos el trasfondo político de esto. Claramente el Estado va dando pequeños pasos sobre los ciudadanos: en su momento se quiso avanzar sobre Vicentín, ahora con las comunicaciones poniéndolas como servicio esencial y congelando las tarifas. En este país todo lo que se empieza a regular termina fracasando. Desde CARBAP apuntamos a la defensa de los productores, al libre mercado y a la libertad de comercio», concluyó Ginestet.