18.7 C
General Villegas
martes, 24 noviembre, 2020

La voz del campo: Otra mirada sobre la ordenanza de Feedlot

En el espacio «La voz del campo» dialogamos con Patricio Reviriego, director ejecutivo de la Cámara Argentina de Feedlot, quien hizo un análisis de la ordenanza municipal para regular la actividad de engorde intensivo a corral que fue aprobada en la última sesión del Concejo Deliberante de General Villegas.  

«Revisamos la ordenanza puertas adentro de la institución con los distintos profesionales con los que trabajamos y no nos parece que sea una ordenanza adecuada para la actividad. Creemos que finalmente sucedió lo que veníamos advirtiendo desde el año pasado, que por un caso concreto se terminó sancionando una ordenanza a las apuradas para regular toda una actividad y que lo único que va a generar -por el marco normativo legal al que hace referencia- es que sea de difícil o imposible cumplimiento para los productores. Estamos convencido que se podía hacer algo mejor, algo más completo y aplicable a la actividad», comenzó diciendo Reviriego.

«Entre los considerandos ya se da por hecho que la actividad contamina. La ordenanza está encarada de forma errónea desde los considerandos. Hay productores que hacen bien las cosas, otros las hacen regular y otros que las hacen mal, como en todas las actividades. No compartimos parte de los considerandos. Se habla de la magnitud del impacto ambiental y se dice que se encuentra directamente relacionado con la concentración de la cantidad de animales con respecto a la superficie, pero nosotros creemos que eso tampoco es acertado. Un productor de 2.000 cabezas que hace muy bien las cosas e implementa las acciones para mitigar las cuestiones negativas puede ser menos perjudicial que uno de 500 cabezas que no trabaja con la responsabilidad que amerita la actividad, que de por sí tiene una carga ambiental importante. Desde la Cámara siempre instamos para que se realicen todas las acciones dentro de los establecimientos para mitigar estas cuestiones», añadió.

Ordenanza de imposible cumplimiento

«Adhieren a una ley que no está reglamentada, que no se está aplicando. Actualmente esto es de imposible cumplimiento porque los productores deberían inscribirse en un registro que hoy no existe a nivel provincial. Estamos trabajando como Cámara para poder reglamentar esa ley, poder tener ese registro y que los productores que hacen las cosas bien puedan inscribirse. Pero hoy no existe y no se reglamentó, con lo cual el municipio va a exigir determinados requisitos que no se pueden cumplir, ni en el registro provincial ni en el OPDS. Esto choca con la ley de Ambiente de la Provincia, que actualmente exige presentar el estudio de impacto ambiental en el municipio y no en el OPDS. Hemos presentado sinfines de estudios de impacto ambiental en el OPDS y no logramos obtener la declaración de impacto ambiental justamente porque no son ellos la autoridad competente de acuerdo a lo normado. Hoy por hoy el productor queda en el limbo sin poder tener una habilitación definitiva. No era necesario atarse a una ley que no está reglamentada», detalló el director ejecutivo de la Cámara Argentina de Feedlot.

«Creemos que la ordenanza complica más la producción para los productores que ya venían desarrollando la actividad y cumpliendo con todos los requisitos. La ordenanza crea un registro municipal que no sabemos quién lo va a manejar, cómo es el procedimiento de inscripción o cómo va a ser ese permiso definitivo. Hay muchas cosas que se podrían haber saneado con un buen debate técnico, que era lo que pedíamos desde el año pasado. Ojalá que el día de mañana se reglamente la ley provincial, que se cree el registro y que todos podamos atarnos a ese registro provincial porque al productor que hace bien las cosas le va a dar una seguridad jurídica mayor», añadió Reviriego.

«No hay un vacío legal, sino una superposición de requisitos»

«Siempre bregamos porque se regule la actividad. De esa manera se cuida al ambiente y a la ciudadanía. Necesitamos que esté regulada, pero que esté bien regulada. La actividad de engorde a corral en Argentina está cruzada y superpuesta por un montón de normas. A nivel nacional está la habilitación de SENASA, está el RUCA dentro del Ministerio de Agricultura, Ganadería y Pesca, están los registros fiscales dentro de AFIP. A nivel provincial están los distintos organismos ambientales que tienen sus requisitos, como la Autoridad del Agua y el OPDS. En el territorio local hay muchos municipios que tienen ordenanzas específicas y otros tienen un permiso de uso de suelo o de zonificación. Con lo cual lejos de haber un vacío legal hay una superposición de requisitos que se deben cumplir», expuso.

«Nosotros trabajamos para que la actividad se desarrolle en forma sustentable y responsable porque es una actividad con una carga importante en los distintos recursos naturales. Somos conscientes que tenemos que dar los pasos necesarios para no generar molestias en las ciudades y pueblos cercanos. Desde la cámara creemos que una buena ordenanza debe tener la zonificación correspondiente de parte del municipio para saber dónde se puede instalar un feedlot y contemplar hacia dónde van creciendo determinados barrios. Por otro lado, es fundamental el estudio de impacto ambiental: si tengo un buen estudio de impacto ambiental, con un buen consultor, es más que suficiente para prever todas las contingencias. De nada sirve que me digan que tengo que estar a 3.500 metros o a 5.000 si el viento predominante es para el lado del pueblo más cercano. De nada sirve que los que tienen 500 cabezas no tengan que presentar nada y los que tienen 1.000 sí, porque la contaminación y el cuidado del ambiente es el mismo. Además, hay que prever la parte de cortina forestal y ver dónde instalarla: tiene que haber un consultor que me diga cómo ponerla, donde ubicarla para que eso no genere barro y más humedad. También hay que hacer una debida limpieza de corrales, los tratamientos para roedores y moscas, el tratamiento de canales y lagunas debidamente impermeabilizadas. Hay un montón de cuestiones con las que, si están bien hechas, debería ser suficiente», aseveró.

A manera de cierre, Reviriego destacó que «se podría haber aprobado algo más completo y no solamente atarlo a una ley que hoy no está reglamentada, porque además el municipio tiene potestad para hacerlo. Siempre se apunta al engorde a corral, pero se podría haber pensado en todas las actividades intensivas que hay en Villegas y que tienen la misma carga y connotación negativa para el ambiente. Podría haber sido una ordenanza más completa pero, por la urgencia de un caso específico y por la urgencia de sacar una ordenanza, se terminó sacando algo que creemos que es de imposible cumplimiento».

 

Patricio Reviriego, director ejecutivo de la Cámara Argentina de Feedlot.