15.3 C
General Villegas
lunes, 26 octubre, 2020

«Los partidos más difíciles son cuando los jugadores no quieren jugar»

Gonzalo Clauser es árbitro de la liga de General Villegas y también del Torneo Federal. Hace siete años que imparte justicia en nuestras canchas, en primera división y también en las inferiores.

Al igual que le sucede a los jugadores, Gonzalo sintió mucho este parate del fútbol a causa de la cuarentena por coronavirus. «Es un año difícil. Habíamos arrancado preparándonos a fin del 2019 porque el Torneo Federal se comienza a jugar a principio de año. Teníamos una continuidad y veníamos de pretemporada desde noviembre hasta febrero, teníamos una rutina exigente preparándonos para un año largo. Pero con esto que pasó tuvimos que frenar. Bajamos las cargas de entrenamiento, pero llevamos una rutina de mantenimiento porque tratamos de mantenernos para arrancar diciembre con una pretemporada fuerte, esperando que el próximo año se pueda empezar a competir», manifiesta Clauser.

¿Cómo es la preparación de un árbitro?

«Hacemos mucho trabajo de fondo, es un entrenamiento muy similar al futbolista y le agregamos el estudio previo de los equipos: analizamos los equipos, los jugadores y de acuerdo a eso hacemos una táctica de partido. Nosotros tenemos un entrenamiento físico normal y después tenemos un entrenamiento de posicionamiento dentro de la cancha. Además, se busca corregir errores, se analiza un post partido para ver cuáles fueron los errores porque eso es lo que te ayuda a mejorar», describe Gonzalo.

Como sucede en todos los ámbitos, la experiencia, el roce y el día a día permiten a los árbitros saber dónde ubicarse para anticiparse a la jugada y poder impartir justicia de una manera más eficiente.

«La base es el entrenamiento físico. Si no estás bien físicamente no podés concretar lo que tu cabeza te pide», reflexiona Clauser.

¿Cuáles son las diferencias entre el fútbol profesional y el semiprofesional?

«El fútbol profesional, más allá de lo táctico y lo físico, es un fútbol más rápido y hay un mayor conocimiento de lo que es el reglamento y el juego. Los jugadores saben lo que sucede y lo que podés llegar a cobrar. Los jugadores saben que viven de eso y entonces cuidan su trabajo, son respetuosos. En ese sentido es más costosos en el Federal porque muchas veces los jugadores no saben qué estás cobrando, por el desconocimiento de las reglas», responde.

Árbitro, pero también formador

«Hasta los 18 años jugué al fútbol y dejé por cuestiones laborales y de estudio. Muchas veces como jugador creíamos que lo que hacíamos estaba bien. Después cuando pasas al otro lado te das cuenta que siempre buscás que lo que suceda sea a favor y nunca en contra. Por eso me gusta hablar con el jugador en buenos términos y explicar de buena manera lo que se cobra. Lo hago mucho en inferiores porque creo que es el lugar formativo donde el jugador tiene que entender», expresa Clauser.