12.7 C
General Villegas
jueves, 19 mayo, 2022

Nancy Vizcar: «Nunca nos pasó algo así; nos cayó muy mal»

Nancy Vizcar de Primo es productora agrícola ganadera. El campo de la familia se encuentra a 7 kilómetros de Emilio V. Bunge; y fue uno de los que en los últimos días se llevaron cilindros y válvulas de bronce del molino que se encuentra en el lugar, cerca de la calle.

«El nuestro está al lado de la tranquera de entrada. El domingo estaba todo bien, todo normal; el lunes a la mañana cuando volvimos nos encontramos con que nos faltaba toda la base del molino, donde está el cilindro y la válvula, todo lo que es de bronce», relató Nancy en diálogo con Actualidad.

«Hicimos la denuncia correspondiente, el martes estuvo la Patrulla Rural, tomó los datos y demás. Nosotros la verdad que no miramos si había alguna huella de moto o de camioneta, no nos dimos cuenta de eso. Pero nos rompieron todo, pareciera que con un martillo o algo contundente, nos hicieron un desastre», continuó.

Nancy lamentó el robo, pero también el daño ocasionado, ya que los delincuentes por ser rápidos rompieron la base del molino; y esto se habría repetido en otros establecimientos rurales, tanto en Emilio V. Bunge como en Coronel Charlone.

«Es un gasto que no teníamos previsto, porque la reposición y reparación, con mano de obra incluida, nos cuesta alrededor de 30 mil pesos», dijo.

A su vez comentó que «estamos en época de cosecha y en invierno, entonces los animales no toman tanta cantidad de agua como en el verano. Por suerte nos dimos cuenta enseguida, porque si no nos hubiéramos percatado de esto, el que sufre es el animal».

Un punto en común con los demás hechos que se dieron en la zona, es que ocurrieron en los molinos que se encuentran cercanos a la calle. «Cuando salimos del campo, nos fuimos fijando en los campos vecinos y estaban todos los molinos rotos, les habían robado todo. Estaban todos desarmados», manifestó Nancy.

En su caso es la primera vez que resultan damnificados por un hecho delictivo. «Estamos sorprendidos, nunca nos había pasado algo así y nos cayó muy mal, porque nosotros hace mucho tiempo que trabajamos en el campo, no le pedimos nada a nadie y no le hacemos mal a nadie. Lamento lo que nos pasó», expresó la mujer.

Y también lamentó el costo que para ellos implica reponer lo sustraído, sin que tuvieran ese gasto previsto, comparado con el valor que los delincuentes le pueden dar al bronce sustraído a la hora de venderlo.

«Hoy nos está pasando a nosotros y a un montón de productores de Bunge y Charlone», expresó la productora ganadera agrícola, con la esperanza de que la investigación que está llevando a cabo la policía del Comando de Prevención Rural (CPR) tenga resultados positivos.

El ánimo de Nancy cambió al hablar de su tarea en el campo. «Yo amo lo que hago. Para mí resulta muy productivo -dijo-. Hago de todo. Nosotros tenemos un feedlot, manejo el tractor, le damos de comer a los animales… Estamos muy contentos porque hay mucho trabajo gracias a Dios».

«También tenemos cosechadora y sembramos, así que además hago eso. Salimos con mi marido y hacemos todo el trabajo de siembra, cosecha, rollos, un poquito de todo», agregó, haciendo mención por otro lado a algunas cuestiones con las que se deben enfrentar, como el clima, la economía y el aspecto político. «Pero el productor nunca baja los brazos. Viene una inundación y sigue adelante. Somos porfiados», concluyó.