18.5 C
General Villegas
jueves, 3 diciembre, 2020

Pateó todos los hormigueros: Gilberto Alegre habló con Actualidad y levantó polvareda

El ex intendente de General Villegas, senador provincial y diputado nacional, Gilberto Alegre, visitó los estudios de FM Actualidad luego de pasar un prolongado período alejado de los medios de comunicación. Fiel a su estilo, opinó de todo y de todos. Disparó munición gruesa y apuntó desde Cristina Kirchner para abajo: pasando por el jefe comunal Eduardo Campana, todo el kirchnerismo local, e incluso se despachó contra Horacio Pascual, quien en otras épocas fue un fiel ladero y actualmente camina en veredas opuestas. (Ver: «Gilberto Alegre sobre Horacio Pascual: «Yo pensé que era otra cosa»»).

Tocó los temas más múltiples y variados, con opiniones que escapan a lo que estas épocas señalan como lo «políticamente correcto», consciente de que sus palabras despertarán la polémica y levantarán polvareda, pero siempre argumentando férreamente sus razonamientos. Desde el peronismo, la derecha y la izquierda, el ajuste y hasta el aborto, Alegre pasó por todos los temas. Pateó todos los hormigueros.

Actualidad: Lo vimos en una reunión junto a Pichetto y Monzó. ¿Están armando un nuevo espacio?

Gilberto Alegre: Fue una reunión del peronismo opositor, del peronismo sin cargos en el actual gobierno. Muchos de los que estábamos presentes éramos los originarios integrantes del grupo de los 8. De esos 8 éramos 5 o 6 los que estábamos ahí. Seguimos sosteniendo nuestra posición. Nosotros no somos opositores, nosotros somos peronistas. Podemos ser opositores a la gestión. Lo que nunca queda claro es que el kirchnerismo no es peronismo. El partido de Cristina Kirchner se llama Unidad Ciudadana, y todo lo que representa al sector del kirchnerismo y La Cámpora es Unidad Ciudadana. El peronismo está siendo el furgón de cola de un proyecto que no nos pertenece y está en un estado aletargado con los cargos: a todos los peronistas que quieren aparecer enseguida les dan un cargo a nivel provincial o nacional y se acaba la disidencia.

El peronismo burocrático cerró el debate interno y lo resuelven vía cargos. El peronismo hizo un acuerdo con Cristina Kirchner e hicieron el frente que se llama Frente de Todos. Ese Frente de Todos lo integra Unidad Ciudadana y el peronismo. Pero nosotros pertenecemos a otra rama del peronismo. Desde que Perón dijo ‘Mi único heredero es el pueblo’ se terminó eso de que alguien pueda digitar a dedo quiénes son los candidatos. Lo tiene que resolver la gente. Este debate lo dimos con Cafiero cuando enfrentamos a toda la burocracia sindical. Lo enfrentamos a Herminio Iglesias, que tenía una tradición peronista muy fuerte, pero lo enfrentamos por su apoderamiento de las estructuras partidarias como propias. Lo derrotamos en aquel entonces en la famosa interna donde Antonio iba de candidato a diputado.

Tuvimos una actitud similar con el Frente Renovador cuando quisimos ponerle límite al cristinismo para que no buscaran una nueva reelección modificando la Constitución. Esa elección nos fue muy bien. Firmamos un convenio donde dijimos que nadie iba a firmar nada que le diera la reelección a Cristina. Ese fue el concepto del Frente Renovador que se vio diluido en esta última etapa, cuando Massa decidió arreglar con el kirchnerismo. Eso dividió al Frente Renovador y quedaron diferenciadas las aguas. Parte de ese espacio es el que está intentando reconstruir el peronismo militante que no participa de la idea del kirchnerismo. El kirchnerismo es un partido de centro-izquierda y el peronismo no es de centro-izquierda, el peronismo es de centro o de centro-derecha. Lo ha dicho Perón expresamente. El peronismo no es izquierda. Esos sectores de la izquierda están conduciendo el espacio de Unidad Ciudadana como si fuera todo el peronismo, con un peronismo adocenado que sigue como furgón de cola ese proyecto que le está haciendo mucho daño al país.

Nosotros queremos dar un debate y armar una estructura para las próximas elecciones. En el resto de las provincias el peronismo está armado, pero no tiene autonomía porque dependen de la chequera del gobierno. Ningún gobernador, de ninguna provincia, va a iniciar ninguna epopeya si en la provincia de Buenos Aires no hay un espacio político que pueda aliarse y tenga representación. Nosotros hemos hablado con gobernadores de provincia, pero nos dicen que el problema es la provincia de Buenos Aires. Primero hay que arreglar en Buenos Aires y luego damos el debate a nivel nacional. Tenemos que construir en la provincia de Buenos Aires un espacio que se identifique con el peronismo federal. En la elección pasada el peronismo federal era una alternativa importante, pero terminó diluida cuando Massa decide pasarse al Frente de Todos.

A: ¿Alcanza con ese armado provincial? Da la sensación de que Pichetto tiene un pie en el peronismo y otro en Juntos por el Cambio…

GA: Nosotros queremos armar el peronismo en la provincia de Buenos Aires. Este peronismo disidente y opositor, que tiene una clara identificación con la historia. Esa clara identificación con la historia es una clara identificación frentista. El peronismo no es ni sectario ni excluyente. Somos responsables de muchas cosas malas que le suceden al país, pero se ha cerrado el debate y no se pueden discutir estas cuestiones. Hay que volver a debatir esas cosas. Desde el 83 hasta ahora, la mayor parte del tiempo la ocupó el peronismo y no debemos perder de vista que cuando se fue la junta militar el nivel de pobreza del país era del 5% y hoy estamos casi en el 50%. Eso es responsabilidad no solo del peronismo, sino de toda la democracia. Hemos retrocedido socialmente de manera extraordinaria durante el período democrático y esta es una deuda importantísima que tiene la democracia con la sociedad.

Este gobierno está haciendo un ajuste que es necesario hacerlo, hay que tratar que sea lo menos cruel posible, pero el responsable no es el gobierno que hace el ajuste, el problema son todos los gobiernos que hicieron el desajuste. A esto se llega porque alguien hizo un desajuste enorme y gastó mucho más de lo que puede gastar un país. Si la clase dirigente no entiende que no se debe gastar más de lo que se tiene, estamos condenados. Ahora sacamos el impuesto a la riqueza, pero… ¿Es para contener el gasto público o vamos a seguir gastando? Si nosotros no logramos contener el gasto público este país tiene un futuro muy negro. Acá hay que bajar el gasto público.

Ahora nos encontramos con un problema: no le podemos vender nada a nadie porque nuestros productos son carísimos por la presión impositiva que tienen. Una camioneta fabricada en Argentina es mucho más barata en Chile que en Argentina. Hay una diferencia de 10.000 dólares. Por la presión impositiva. Nosotros no somos competitivos. Mientras nosotros creamos que solucionar el problema es gritar ‘vamos a dar esto o aquello’ nos estamos equivocando, estamos cometiendo errores que se van a pagar muy caro. Estamos empobreciendo a nuestra población porque no estamos generando trabajo. Lo que se está generando es el cierre de las pocas empresas productivas por la presión impositiva.

A: En este país las palabras derecha o ajuste parecen ser malas, pero usted las reivindica.

GA: Son malos los que desajustan, y nadie habla de los que desajustan. Hablan del que tiene que hacer el ajuste. El tema del aborto es un tema que tiene que ver con esto. El aborto es inconstitucional en la Argentina. Que lean el artículo 4 de la Constitución Nacional. El artículo 4 de la Constitución Nacional establece que hay persona desde la concepción en el seno materno y no se puede interrumpir de ninguna manera. Mandar esta ley al Congreso requiere previamente reformar la Constitución. Se mandó al Congreso esta ley que es mala junto con otra ley que es muy buena. La otra ley establece la protección a la mujer embarazada que antes eran 300 días y ahora son 3 años. Antes la mujer tenía asistencia solamente durante el período del embarazo y ahora se lleva a 1.000 días: son 3 años para que la criatura que esté en el vientre esté bien alimentado hasta los 2 años. Eso lo garantiza el Estado y está muy bien. Lo que no está bien es lo del aborto. El aborto es un crimen. Es una persona. En el peronismo no se podría estar debatiendo esto porque la persona por nacer es la persona más vulnerable que menos derechos tiene. ¿Por qué si queremos cuestiones gratuitas no hablamos de que las quimioterapias sean gratis? La quimioterapia es un proceso que no es voluntario, pero para llegar al aborto tienen infinidad de oportunidades para cuidarse. ¿Y vamos a pagar el aborto gratis? ¿Por qué no pagamos las quimioterapias de la cantidad de gente que no tiene forma de resolver este tema? Busquemos cuestiones que sean justas. Salió una noche de fiesta y quedó embarazada, mala suerte. Tienen elementos para cuidarse, no es una cuestión de salud pública el aborto. ¿Para quién es la salud? ¿Y la persona que matan? Es un debate muy profundo. El código civil establece que desde la concepción la persona tiene derechos, los derechos sucesorios. Tranquilamente alguien puede hacer un aborto para dejar a esa persona fuera de una herencia. El código establece que los derechos de las personas empiezan desde la concepción en el seno materno. Si hay una herencia la persona por nacer tiene derechos hereditarios.

A: ¿Están los votos para aprobarlo?

GA: En Diputados dicen que sí, en el Senado no sé. Tiene que ver con la soberanía, el debate de país que queremos, no es un tema del derecho a la salud solamente. En este país nadie discute: gana uno y el resto automáticamente pasa a ser oposición. Cuando se dicta la ley de Macri para fijar cómo se iba a hacer el pago a los jubilados, el kirchnerismo destrozó la plaza del Congreso para que la Ley no prosperara. Ahora traen una ley donde están destruyendo a los jubilados. ¿Cómo puede ser que el ajuste lo estén pagando los jubilados? ¿Cómo puede ser que un jubilado cobre menos que lo que cobra un preso? Hay cosas que no están del todo claras y hay que resolverlas.