23.6 C
General Villegas
miércoles, 30 septiembre, 2020

Ricardo Domínguez: «La situación de hartazgo y de falta de representación es lo que lleva a este estado de ebullición»

El ex comisario y actual abogado Ricardo Domínguez fue consultado por Actualidad acerca del conflicto que por estas horas está llevando adelante la Policía Bonaerense en el marco del reclamo por un incremento salarial y por la mejora de las condiciones laborales.

En La Plata se vivieron momentos de mucha tensión cuando un grupo de uniformados protestó en la puerta de la vivienda del gobernador Kicillof. Los efectivos marcharon hasta la gobernación y el reclamo se extendió luego a toda la provincia: muchas ciudades del interior provincial tuvieron su versión de esa caravana policial.

General Villegas por supuesto que no fue la excepción. Los efectivos, en su mayoría retirados, se convocaron para llevar sus reclamos y consignas a las calles de nuestra ciudad, todo al ruido de los bocinazos.

Ricardo Domínguez, retirado desde fines de 2012, manifestó que «la cuestión salarial de la policía tiene años de conflictos y disconformidad. Cuando ingresé en el 82 ya se hablaba de una eventual equiparación con los sueldos de la Policía Federal. Siempre se luchó para llegar a una equiparación con la Federal, que siempre ganaba un 20 o 30% más. Eso nunca se logró. Siempre los reclamos fueron cuidadosos, a través de los jefes, siempre hubo mucha verticalidad: los jefes eran los que llevaban la inquietud del personal a las autoridades políticas. Siempre se iba llevando más o menos bien, los ajustes salariales eran más o menos acordes con respecto al índice inflacionario. Pero esto empezó a quedarse: el detrimento salarial de la policía empezó en la época del gobierno de Scioli y se acentuó mucho más con el gobierno de Cambiemos. Ahí realmente fue un desastre porque en el año 2019 la inflación estuvo alrededor del 55%, la mayoría de los gremios lograron acuerdos del 30, 35 o 40% mientras que a la Policía le tocó un 15% y en tres cuotas. La pérdida del poder adquisitivo del salario fue tremenda. Eso se sumó a que desde el año 2013 no se ajustaron más las horas CORE (Compensación por Recargo de Servicio) que son las horas extras de la policía. Cuando yo estaba en actividad era una entrada muy importante que tenía el personal y todo el mundo quería hacer las horas CORE porque se pagaban muy bien. Ahora se sigue pagando 40 pesos, que es un monto que se puso en el 2013. Es una barbaridad».

«Todo esto lleva a una situación de hartazgo y falta de representación porque la policía no está sindicalizada. El jefe de policía es la mano derecha del ministro de Seguridad. Es él quien le tiene que llevar al ministro el reclamo del personal. Pero como no hay representación, el gobierno aprovecha esa situación para patearla para adelante. El gobierno está utilizando a la policía con esta cuestión del COVID: no importa si el policía está 20 o 50 horas trabajando, o el estado de los patrulleros que son un desastre. Hay policías que no reciben alcohol en gel, ni barbijos. Hace un montón que pasa esto, no es algo que es de ayer. Este hartazgo lleva a que las bases desorganizadas se hayan convocado de esta manera», añadió Domínguez.

Salario pobre y malas condiciones laborales

«Un policía inicial tiene un sueldo de 32 mil pesos. Un empleado de comercio tiene un sueldo inicial de 35 o 37 mil pesos. Históricamente un policía ganaba más. Hay un gran desfasaje. Pero al salario pobre hay que sumarle las malas condiciones laborales (no se proveen los uniformes y equipos de trabajo) y los problemas con la obra social. Todo suma para esta ebullición que ha explotado por estos días», subrayó.

«Todos están preguntando qué agrupación política está detrás de todo esto. Esto surge de las necesidades. Algunos decían que los mandaba Vidal, que los mandaba Macri, que era la derecha. Son todas barbaridades de operadores políticos que salen a bastardear y a tratar de involucrar a los policías con partidos políticos. El gobierno debe preocuparse por esta cuestión porque esto está resintiendo el servicio policial y hay zonas muy calientes donde el delito está a la orden del día. El gobierno tiene que resolver este conflicto en bien de toda la comunidad, no solamente de la policía», concluyó el ex comisario.