12.7 C
General Villegas
viernes, 7 octubre, 2022

Un barrio, una plaza y ¿una pelea política?

En la mañana de este jueves se produjo una situación en el Barrio Ex Quinta Migliore, que fue advertida a nuestro medio por vecinos.

Según los comentarios, funcionarios municipales estaban retirando de la plaza del barrio algunos juegos que habían sido colocados horas antes..

Llegado el móvil de Actualidad al lugar, encontramos a la concejal Sol Fernández (FdT), quien se manifestó «preocupada por situación que estamos viviendo», ya que «como espacio político, hace unos meses venimos trabajando en este barrio con OPISU, organismo provincial.»

La dirigente expresó que de todos los barrios populares, «éste es el que menos intervención municipal tiene» pese a que, «según relevamiento, viven muchas familias. No se ha trabajado seriamente.»

Por esa razón, «decidimos en conjunto empezar a trabajar en forestación, recibimos plantas y pedimos autorización para forestar, a través de una nota que aún no fue respondida. Además, pedí hablar con el intendente, o la secretaria o jefa de Gobierno, sin respuesta», comentó.

Ante la situación de este jueves, intentó comunicarse telefónicamente, pero «Campana no me atendió, Justo tampoco, aunque Laino sí, siempre lo hace y debo destacarlo», aseguró Fernández.

«Hasta ayer (miércoles) estaba todo bien, vinieron a colocar luminaria pública en la plaza y en otro sector del barrio, acomodaron algunas cosas que se les fue pidiendo y esta mañana nos encontramos con que los juegos que se habían conseguido y colocado la Municipalidad, con el director de Servicios Urbanos, Lucas Orden, a la cabeza; y su equipo, los estaban sacando», afirmó.

Según Sol Fernández «es un tema político que deja de rehenes a los vecinos del barrio. Si a Campana no le gusta que hagamos cosas para la comunidad, directamente que nos diga que no.»

«Quienes se perjudican con esto son los chicos Migliore», manifestó la concejal, quien remarcó que el intendente «no atiende el teléfono y da mucha impotencia».

Al mismo tiempo, reconoció que para el caso de los juegos en la plaza «no pedimos autorización por escrito, porque no sabíamos cuántos eran los que iban a llegar.»

Y volvió a quejarse de que el intendente «no me atiende el teléfono, ni él ni nadie que tome decisiones»; mientras planteó la posibilidad de mantener los juegos que ya se habían colocado «hasta que tengan su proyecto de plaza, porque las casas están desde 2015 y hasta ahora nunca tuvieron un proyecto. No seamos hipócritas, si realmente tuvieran ganas ya lo hubieran hecho».

«En esta situación estamos, estas son las autoridades que tenemos. Nosotros seguiremos trabajando con el proyecto de forestación para el día sábado, salvo que nos notifiquen por escrito que no están de acuerdo en que forestemos el barrio», finalizó.