13.3 C
General Villegas
miércoles, 30 septiembre, 2020

Final cerrado por el Octogonal y ver quién desafía a Eclipse

Santa Rita abre las puertas del Anyulín Penacino para recibir a Atlético Villegas desde las 16,30 horas, en lo que muchos definen como un clásico de estos tiempos.

Son muchos los partidos importantes que protagonizaron juntos en los últimos tiempos, incluidas finales de torneos no exentas de polémicas.

Empataron en uno hace siete días, y si hablamos de merecimientos está bien. Los nervios, lo mucho que hay en juego hacen que de uno y otro lado peresistan las quejas por el arbitraje de Haedo. Los de Atlético reclaman que un envío de Altamirano fue sacado de adentro del arco por Chapado. Los de Santa Rita que el primer penal -cobrado a instancias del línea- nunca existió.

Llegó el día y nadie del ambiente se anima a arriesgar un resultado. Incluso en los hinchas de uno y otro prima la cautela. Será así entonces. Dos que se respetan. Clima de final por todos lados en el segundo choque de estilos.

Atlético, más combativo, saldrá a atropellar a su rival. A disputarle cada centímetro de terreno. A no dejar pensar a los encargados de generar juego.

Santa Rita, con más variantes, apostará a plasmar en su cancha la sucesión de pases con que suele arrinconar a los visitantes contra sus áreas.

De ahí a que uno u otro lo logre hay un enorme enigma. En esta clase de partidos pesan otras cosas, más allá de la paridad reinante. Es que puede ser el último.

 

Eclipse espera rival

Fuera de la cancha algunos. A través de la radio otros. Jugadores, dirigentes e hinchas del tercero en discordia seguirán con atención lo que pase en Piedritas.

De Eclipse y su gente hablamos. Lejos quedó el domingo en que lo visitó Ameghino y lo eliminó del Octogonal en primera ronda. Un largo descanso, entrenamiento sin ansiedades y algunos amistosos. Y la pregunta: ¿Afectará este parate de más de un mes al bicampeón? ¿Le quitará fútbol, ritmo, soltura? O por el contrario el descanso será fundamental para el mano a mano final con equipos que pueden llegar heridos en lesiones, cansancios y tarjetas. Como siempre, fuera de las canchas sobran preguntas. Las respuestas la tienen ellos, los jugadores.