5.2 C
General Villegas
martes, 27 julio, 2021

La Pampa: Fuerte caída de los traslados de carne vacuna a Liniers

Entre enero y junio las remesas de animales del abasto doméstico hacia el mercado concentrador de Liniers se redujeron un 21,8% respecto del año pasado, lo que representó 9.525 cabezas menos. La Pampa es una provincia netamente ganadera que abastece al 7,2% de todas las carnicerías y frigoríficos del país.

Con valores sostenidos para criadores, la ganadería local tuvo un primer semestre con menos animales transportados. En la segunda parte del año caería más aún a consecuencia del cepo exportador decretado por el gobierno nacional en el intento de bajar los precios en góndola y desacoplarlos de los internacionales, así como también por el bajísimo consumo interno. Por esos motivos, y tal como informa el diario pampeano «La Arena», entre enero y junio las remesas de animales del abasto doméstico hacia el mercado concentrador de Liniers se redujeron un 21,8% respecto del año pasado (9.525 cabezas menos). En total salieron 34.121 versus las 43.646 de 2020 y las 38.387 cabezas de 2019.

Reactivar la demanda es el principal objetivo del gobierno para llegar mejor parado a las elecciones, luego de una primera parte del año marcada por la elevada inflación, el cepo cárnico y nuevos cierres de actividad. Sin embargo, la faena de cabezas de ganado bovino cayó 11,2% interanual y el consumo descendió al nivel más bajo de la historia: 45,3 kilos per cápita.

Esta merma afecta no sólo al productor, sino a todos los actores de la cadena cárnica: transporte, frigoríficos y exportadores.

Traslados en caída libre

De acuerdo a la información provista por «La Arena», en La Pampa el traslado de cabezas en enero llegó a las 5.739; en febrero a las 6.447, en marzo 6.765 y en abril fue de 5.878. En mayo tuvo su pico histórico más bajo con apenas 3.580 cabezas comercializadas y junio cerró con 5.722, lo que hace un total de 34.121 animales.

Desde 2007 la cadena de la carne bovina se encuentra desarticulada, con una muy baja integración entre sectores primario, industrial y comercial. Como consecuencia de esto se evidencian los elevados costos de transacción, la falta de incentivos para lograr una mayor calidad y la poca transparencia.

Por su parte, el gobierno presentó el Plan de Desarrollo Ganadero y discute el proyecto con frigoríficos y exportadores (no con los productores) para incrementar la producción de carne y pasar de los 3 millones de toneladas actuales a los 5 millones. Por el momento, la medida del cierre de exportaciones no logró el objetivo buscado (bajar el precio de la carne en góndola) puesto que en junio el precio de la carne vacuna tuvo un incremento promedio del 5,9%.