16.9 C
General Villegas
lunes, 19 abril, 2021

¿Qué fue de la vida de Miles Schmidt-Scheuber, el alemán que visitaba La Ema?

Miles Schmidt-Scheuber visitó Argentina por última vez en 2007, pero antes realizó 17 visitas desde 1985, casi ininterrumpidamente. Asiduo visitante de la Estancia La Ema, hizo amigos, dejó su sello. Muchos villeguenses lo recuerdan con el nombre de Mike.

Actualmente vive en Alemania, es corresponsal de una de las páginas web de baloncesto más prestigiosas del mundo, eurobasket.com, desde 2008. Tiene su propia página web llamada germanhoops.com desde 2009, donde publica diariamente entrevistas con jugadores de baloncesto y artículos sobre los partidos que se disputan en las diferentes ligas de Alemania, además de escribir retratos de los jugadores. También es locutor profesional de baloncesto “Play by Play” desde 2005, ha transmitido más de 600 partidos y entrevistado a más de 1.400 jugadores. Ha recibido el reconocimiento por su trabajo consiguiendo el premio a la trayectoria del Eurobasket en 2018 e incluso hay un libro que le dedica un capítulo entero por su gran actuación en Alemania. Ha escrito un libro sobre su vida basquetbolística llamado «The Real Deal» que saldrá a la venta próximamente. Si se pregunta a un jugador por él, sólo se oirán palabras de agradecimiento.

«Estoy en Alemania y vivo aquí desde 2001. Acabo de terminar de editar una entrevista con Jerrick Harding, un estadounidense que está jugando en la República Checa esta temporada. Como siempre, estoy trabajando en el basquet», se presentó.

ACTUALIDAD: ¿Cómo fue tu primer acercamiento a Villegas y quiénes fueron tus primeros amigos?

Estuve en la estancia La Ema en 1985 con unos amigos de mi familia, pero fuimos en avión directamente a La Ema y nunca vi la ciudad ese año. Por eso mi primera vez en General Villegas fue en 1986. Pasé dos meses tratando de ser «un gaucho» en La Ema. Odiaba ese trabajo. Así que un día falté y corrí al club de polo La Lucila para jugar al tenis. Allí hice mis primeros contactos con la gente de Villegas. Mis dos primeros amigos fueron Pablo López y el Gaucho Álvarez. Recuerdo haber visto la final del Mundial de 1986 en la casa de Pablo López. Había unas 20 o 25 personas animando a Argentina. Yo era el alemán y estaba callado, pero animaba a Alemania. Argentina iba ganando 2-0. Alemania iba por detrás y cada vez que marcaba un gol yo gritaba y todos los que estaban en el salón me miraban con expresiones de enojo, pero yo no tenía miedo. Entonces Maradona dio el increíble pase decisivo a Burruchaga y el resto es historia. Me uní al pueblo argentino en la celebración posterior en un auto por las calles de Villegas. Nunca olvidaré a Luisa López intentando ponerme una camiseta de Argentina antes del partido. Luisa y Horacio López, Estela y Eduardo Álvarez me recibieron en sus casas más de una vez. Nunca los olvidaré. Siempre les estaré agradecido.

ACTUALIDAD: Sabemos que está a punto de publicarse un libro en el que relatas tu historia personal sobre el baloncesto y le dedicas un capítulo a Argentina, a la que mencionas como un segundo hogar. También hablás de Villegas. ¿Podés contarnos algo sobre ese capítulo?

Argentina era mi segunda casa, así lo sentía en esos años, y aún hoy me siento muy cerca de ella. No podía dejar de escribir un capítulo en el libro sobre Argentina, porque es parte de mi adolescencia y parte de mi juventud. El capítulo, como todo el libro, llamado «The Real Deal», habla de mi vida en el básquet. En Villegas no había mucho básquet, pero en 1994 tuve la oportunidad de conocer a Lucio Schiavi, que jugaba en Ferrocarril Oeste. Seguí yendo a Villegas y luego conocí a Sebastián Mancini, con quien seguimos en contacto y es un gran amigo. Fue en 2004, en Córdoba, visitando a Sebastián, cuando realmente tomé contacto con el básquetbol argentino. Dos años antes Argentina había derrotado a la selección de Estados Unidos formada íntegramente por jugadores de la NBA. Estaba surgiendo una generación de jugadores argentinos que terminaría en la NBA como Manu Ginobilli, Luis Scola, Carlos Delfino, por mencionar algunos. En 2004, estando en Córdoba, vi que Argentina jugaba algunos partidos de exhibición como preparación para los Juegos Olímpicos de 2004. Me encantó cómo jugaba Argentina en equipo, yo estaba acostumbrado a ver equipos de la NBA, un estilo de juego completamente diferente. Un mes antes había visto a los Opel Skyliners de Alemania salir campeones jugando de la misma manera que Argentina. Habla de eso, de anécdotas y de baloncesto. Creo que también menciona la vez que le presté al Gaucho Álvarez unos zapatos amarillos para que bailara Dirty Dancing en un programa de televisión, en el año 1989.

ACTUALIDAD: Actualmente vivís en Alemania, ¿cuál es tu trabajo?

Soy redactor de eurobasket.com y germanhoops.com. También retransmito partidos por internet, y trabajo para la agencia Weller Sport and entertainment. Allí ayudo a reclutar nuevos jugadores para la agencia, además de hacer trabajos de prensa para ellos.

ACTUALIDAD: En un país en el que el básquet no tenía mucha difusión, ¿cómo conseguiste posicionar este deporte en la radio?

En 2004 trabajaba para la Radio de las Fuerzas Americanas. Sólo hablaban de temas relacionados con las fuerzas, pero yo insistía en que quería hablar de básquet. Finalmente tuve la oportunidad de informar sobre el básquet y los Open Skyliners, como se llamaban entonces. Pronto me preguntaron si quería hacer “play by play” de sus partidos en la radio y por supuesto dije que sí. Desde el 2005 al 2013, transmitía los partidos para la radio Fortuna. En los primeros años aún no existía la radio web como ahora, así que emitía desde un Nokia 1100 hasta que conseguimos mejores equipos de emisión. En aquella época no había mucha gente haciendo radio y básquet, así que puedo decir que fui un pionero. Fui la primera persona que transmitió un partido completo en la radio alemana. También fui el primero en tener un programa de radio semanal llamado «Tipoff basketball Bundesliga magazine», que funcionó desde 2006 hasta 2013. Pero los comienzos fueron duros con el teléfono móvil Nokia 1100. Conseguí el equipo adecuado en 2006. Antes de eso fue una verdadera travesía transmitir un partido, me quedaba sin señal. No siempre fue como es ahora, muchas veces quería arrojar el teléfono a la basura.

ACTUALIDAD: Tengo entendido que se publicó un libro sobre los Fraport Skyliners en el que te dedicaron un capítulo.

Fue un gran honor. En Alemania se han publicado cinco libros sobre los equipos FC Bayern Munich, Brose Bamberg, medi Bayreuth, Alba Berlin y Fraport Skyliners. El concepto de los libros es 111 razones para amar a tu equipo. Nunca he trabajado oficialmente para el Fraport Skyliners, pero he informado sobre los dos equipos profesionales de la organización, así como sobre su equipo sub-19 desde 2004. El club se fundó en 1999 y he informado sobre él desde 2004. Estoy muy contento de que el club me haya reconocido como una parte importante de su historia. Me siento muy bendecido por ser reconocido como una de las 111 razones para amar a los Fraport Skyliners.

Alemania habla de él. De Miles Schmidt-Scheuber. Especialmente las grandes figuras  del básquet nacional.

Jordan Theodore (Unics Kazan, ex jugador de la Euroliga): «A lo largo de los años no ha mostrado más que clase. Cubrir a los deportistas no es fácil, pero cuando se trata de Miles lo hace sin esfuerzo, siempre con las preguntas adecuadas y sabiendo cuándo no hay que presionar. Le estoy muy agradecido, porque siempre me ha mostrado al mundo. No todos los periodistas hacen eso. Muchos sólo quieren historias negativas, pero a Miles le gusta escribir sobre lo positivo. En mi opinión, pasará a la historia como uno de los mejores periodistas deportivos de todos los tiempos. Sólo tengo palabras de agradecimiento por ser un gran periodista y un gran amigo.»

Derrick Allen una leyenda de la BBL: «Siempre le recordaré como el tipo que cambió la forma de hacer periodismo en Alemania».

Murat Didin (ex entrenador de los Skyliner) «Cuando el partido termina, él sigue trabajando”.

Dashaun Wood (MVP de la BBL 2011) «Es un verdadero profesional. Sólo puedo agradecerle los reportajes y las entrevistas, es algo que se quedará conmigo para siempre».

Uno de los actuales jugadores del Fraport Skyliners, Quantez Robertson: «Miles es un gran tipo, sus entrevistas son divertidas, se preocupa por conocernos y siempre termina la entrevista preguntando cuál es la última película que hemos visto. Creo que le he regalado camisetas después de casi todas las temporadas. Todo el mundo en el básquet alemán sabe que es fan de los Boston Celtics y de los New England Patriots. Sí, Miles es un gran tipo».

Todos esos son comentarios muy agradables. Sólo puedo dar las gracias, y no, no es habitual escuchar ese tipo de comentarios. Y también las palabras de Tez (Quantez Robertson), como le llamamos aquí, que es un gran jugador y siempre está dispuesto a hablar conmigo, incluso después de una derrota. Llevo cubriéndolo desde que empezó su carrera profesional en Alemania en 2009. Y sí, me gusta escribir artículos positivos. La verdad es que en esta profesión no se reciben comentarios así todos los días, a veces cuando los escucho es bonito. Por ejemplo, el otro día escribí un artículo sobre Oscar Da Silva, que va a ser drafteado este verano por un equipo de la NBA. El entrenador de Oscar recibió buenos comentarios de algunos equipos de la NBA que habían leído mi artículo y me lo hicieron saber enseguida. Sólo puedo dar las gracias.

ACTUALIDAD: ¿Cómo afectó el Covid al desarrollo de tu trabajo?

Lo único que me afectó es que no pude transmitir tantos partidos como de costumbre. Se cancelaron dos ligas que cubro, la Liga Regional y la NBBL (sub-19). Pero aparte de eso he estado tan ocupado como de costumbre. He seguido haciendo entrevistas y artículos a un ritmo muy productivo y constante. Creo que no ha habido muchos otros periodistas de baloncesto en Alemania que hayan sido tan activos como yo en el día a día desde 2008. Tengo un 100% de pasión y me encanta informar. Para mí, informar sobre baloncesto es algo natural. Nunca me tomo un día libre. Siempre estoy activo y trabajando.

ACTUALIDAD: En medio de la pandemia descubren que estás enfermo. ¿Cómo ha sido atravesar la enfermedad en confinamiento casi total y cómo ha afectado eso el trabajo?

No ha sido fácil, pero siento que podría haber sido peor. Tuve una gran actitud desde el primer día creyendo que iba a superar la enfermedad. Los médicos me dijeron que tenía muchas posibilidades de superar la enfermedad. Siento que mi familia, mis amigos y el baloncesto me ayudaron mucho a superar este tiempo. Siento que trabajé aún más estando enfermo. El baloncesto hizo un buen trabajo para mantener mi mente alejada de la enfermedad. Cuando empezó y estuve en el hospital durante dos semanas, caminaba hasta el otro extremo del hospital sólo para poder tener conexión a Internet, que no tenía en mi habitación. Tuve que trabajar con el baloncesto. Es como una droga. No puedo sentarme en mi cama y compadecerme de mí mismo. Recuerdo haber entrevistado al ex jugador de la NBA Darrun Hilliard, del equipo de Euroliga del CSKA de Moscú, a las 10:30 de la noche por teléfono. Todas las enfermeras me miraban sin saber por qué un alemán hablaba en inglés con una voz tan excitada. Hillard me estaba contando una historia exclusiva sobre la leyenda de la NBA Kobe Bryant. Cómo no iba a estar emocionado.

ACTUALIDAD: También he oído que tuviste conversaciones con un club muy importante de Argentina para que tu página sea la vidriera de los jugadores de ese club en Europa. ¿Se ha cerrado ya algo?

No, lamentablemente ha habido un freno en nuestras conversaciones. Pero confío en que nos reuniremos y sellaremos algo.

ACTUALIDAD: Para finalizar, cuando pensás hoy en General Villegas, ¿qué es lo primero que le viene a la mente? Mucha gente estará leyendo Diario ACTUALIDAD y te recordará. ¿Hay algo que te gustaría decirles?

Estuve la última vez en Villegas en 1999-2000 celebrando el Año Nuevo. Tengo muy buenos recuerdos. Nunca tuve un mal momento allí. Conocí a mucha gente agradable. Allí aprendí que era correcto dar los besos en la mejilla a izquierda y derecha. Es algo que me gustaba hacer al saludar a las chicas… jajaja. Me encantaría volver algún día. Sé que la ciudad ha cambiado mucho. Espero que algunos viejos amigos lean esto y espero que tengan tan buenos recuerdos de mí como yo los tengo de ellos.

Con la colaboración de Valentina Farrell