12.7 C
General Villegas
jueves, 7 julio, 2022

El delegado de Villa Saboya sostuvo que se está gestionando un acceso a la Ruta 33

Este domingo se celebró el 119º Aniversario de la fundación de Villa Saboya y después de los actos y la fiesta, que coincidió además con el festejo del día del padre, Actualidad conversó con el delegado de la localidad, Eduardo Vuillermet.

Vuillermet llegó al pueblo del Partido de General Villegas en el año 1957 y forma parte de una familia grande, con profunda raigambre en Saboya. «En un tiempo mis papás tuvieron una panadería en Santa Eleodora, pero en 1957 volvió a Saboya y nunca más nos fuimos», cuenta Eduardo.

El día del pueblo, el acto protocolar dio comienzo a las 10.30 y los festejos se extendieron hasta alrededor de las 3 de la madrugada, cuando terminó el baile en el Club Argentino, que estuvo repleto de gente. En medio hubo danzas y un maratón del que participaron atletas de Venado Tuerto, La Pampa, Rufino y la zona. «El ganador fue un saboyano», acota orgulloso el delegado.

«Saboya es un pueblo de mucha actividad. Durante estos últimos años, la pandemia nos mantuvo un poco parados, pero el domingo volvió a ser el pueblo que todos conocemos», dice Vuillermet.

Las palabras alusivas por parte del gobierno municipal estuvieron a cargo de la secretaria de Gobierno, Alicia Laino, sobre quien Vuillermet expresa que «fueron muy lindas. Alicia es una persona muy capaz, muy activa y en buen momento que esté representado al Ejecutivo.»

«La localidad -dice el delegado- está comenzando a movilizarse con pequeñas cosas», porque Saboya no escapó a la pandemia y «a las inundaciones que sufrimos como nunca en la historia, donde siete veces en los últimos seis años se inundó la planta urbana del pueblo, lo que nos demoró en algunas cosas»; y agrega que encima de todo eso, «tuvimos un tornado, que no es normal.»

«Ahora empezamos con pequeñas cosas, algunas que hemos logrado y otras que nos faltan y, si Dios quiere, no vamos a parar. El 10 de junio inauguramos una plazoleta, ubicada a una cuadra de la plaza principal, para el acto que todos los años organiza la Escuela Secundaria Nº 9», afirma el funcionario.

Acceso a la ruta nacional 33

Pero la mirada está puesta en un objetivo mayor: «Estamos gestionando, como se ha hecho siempre, un acceso a la ruta nacional 33, para poder entrar y salir cuando queramos; y no como muchas veces nos sucede, que tenemos que estar pendientes de los pronósticos para ver si llueve», asegura Eduardo.

Según el delegado del pueblo, «nos acompañan mucho los colegios. La escuela secundaria tiene una cooperadora que nos da ideas, como pasó con la plazoleta, que hizo que al otro día estuviéramos limpiando el terreno, haciendo bancos, haciendo el monolito y el 10 de junio llegamos a disfrutar de una fiesta hermosa».

Saboya, capital de la gauchada

En su discurso ante los vecinos, Vuillermet habló de unión y solidaridad. Esas fueron las dos palabras con que definió a la gente de su terruño: «Saboya es un pueblo muy solidario y unido, por eso propuse que se lo declare ‘capital de la gauchada'», expresó.

De vecino a delegado

Para Eduardo Vuillemet, ser nombrado delegado no ha cambiado las cosas. «Yo sigo siendo un vecino más. No es necesario que me llamen, yo voy adonde hay algún problemita. Hay que dar una mano, siendo delegado o no. No salgo ahora, que soy delegado, a mostrar algo que no era antes, sigo siendo la misma persona. No cambia para nada mi vida.»

Y es que Vuillermet, sabe, haya jugado o no alguna vez al ajedrez, que terminado el juego, el rey y el peón vuelven a la misma caja.